En noviembre llegará Madrid Central, el área del centro de la capital española restringido a los coches. Muy pocos hablan de esta actuación; por eso El Independiente ha querido elaborar una guía para que los conductores no desesperen. Y para que no sean multados.

¿Cómo se llamará el área restringida?

El nombre que finalmente parece haber calado es Madrid Central, y es una iniciativa del Ayuntamiento que se enmarca en el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático. Hasta ahora no se ha publicitado el nuevo nombre. En concreto, Madrid Central es la primera de 30 medidas llamada Área Central Cero Emisiones. El Plan A abarca otras acciones, como fijar en 70 kilómetros por hora el máximo de velocidad en la M-30 o crear una red ciclista que, cuatro años después de la llegada de Ahora Madrid, todavía brilla por su ausencia.

El área restringida a vehículos privados se llamará Madrid Central

¿Por qué se aprueba?

La justificación del Consistorio de Manuela Carmena es, principalmente, medioambiental: «En el medio urbano las emisiones de gases de efecto invernadero y de contaminantes atmosféricos tienen en muchos casos el mismo origen, principalmente fuentes difusas como el tráfico rodado, el sector residencial o los residuos», se puede leer en la memoria del plan, de 200 páginas. «Resulta por tanto lógico la actuación sobre estas fuentes», concluye.

En otras palabras, el objetivo del equipo de Gobierno municipal, dirigido por Ahora Madrid, es adoptar acciones «contundentes» (en opinión de las fuentes consultadas), en lugar de restricciones puntuales al coche. Éstas alcanzaron su clímax a finales de diciembre de 2016, cuando, por culpa de la contaminación, solo se permitió circular a coches con matrícula par o impar en función de si el día era igualmente par o impar.

¿Quiénes se verán afectados?

En teoría, todos los vehículos de conductores no residentes. Con excepciones para los vehículos autorizados (por el motivo que fuere: una actividad en el centro que precisa de la ayuda de una furgoneta o camión, por ejemplo), taxis, vehículos con licencia VTC (Uber, Cabify), motos (hasta determinada hora por la noche), vehículos cero emisiones, «iniciativas de vehículo compartido» (este medio no ha podido descifrar qué significa esto, pero todo apunta a plataformas como Blablacar), transporte colectivo y propietarios de alguna plaza de aparcamiento, tanto público como privado, y finalmente aquellos que se dediquen a la carga y descarga y similares.

Uber, Cabify, vehículos cero emisiones, taxis, carga y descarga… podrán acceder

Dentro de Ahora Madrid hay muchas voces críticas con tanta autorización. Muchos de los interrogados no entienden por qué los VTC deberían de tener esa exoneración.

El área afectada por Madrid Central será más o menos así.

El área afectada por Madrid Central. AYUNTAMIENTO DE MADRID

Entonces, ¿si no soy residente del Distrito Centro no puedo circular?

Una duda generalizada y una respuesta que no muchos saben todavía: sí, sí se podrá acceder, y la condición será llevar el coche hasta alguno de los párquines y garajes públicos y privados que hay en el área central. Automáticamente, el garaje apercibe la matrícula mediante un sistema analógico o digital y la sanción administrativa quedará automáticamente suprimida.

Pero, ¿de qué perímetro estamos hablando?

Otra de las grandes cuestiones. En principio, prácticamente todo el distrito Centro, esto es, 5.000 metros cuadrados. Esto excluye alguna zona, como el aparcamiento de El Corte Inglés entre Princesa, Alberto Aguilera y Serrano Jover, en el extremo noroccidental del mapa. ¿Favoritismos? Según ha sabido este medio, no es nada de eso: en esa zona hay un túnel que se desdobla hacia el Parque del Oeste y las calles de Ferraz y Pintor Rosales (que quedan fuera de Madrid Central) y obligaría al Ayuntamiento a recoger la matrícula de todos los que entran en ese acceso para después quitarles, uno por uno, la multa, algo inoperativo.

Al entrar en uno de los párquines, públicos o privados, se suprime la multa

Los lindes de Madrid Central serán: Alberto Aguilera, Glorieta de Ruiz Jiménez, Carranza, Glorieta de Bilbao, Sagasta, Plaza de Alonso Martínez, Génova, Plaza de Colón, Paseo de Recoletos, Plaza de Cibeles, Paseo del Prado, Plaza de Cánovas del Castillo, Paseo del Prado, Plaza del Emperador Carlos V, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Glorieta de Embajadores, Ronda de Toledo, Glorieta de la Puerta de Toledo, Ronda de Segovia, Cuesta de la Vega, Mayor, Bailén, Plaza de España (lateral, continuación de la Cuesta de San Vicente), Princesa y Serrano Jover. Por esta frontera, en principio, sí se podrá circular.

¿Se podrá circular por la Gran Vía?

No, excepto los autorizados. Hubo un debate en el seno de la formación que gobierna y se decidió así. La Gran Vía es la actuación urbanística que más protagonismo ha tenido durante la legislatura de Carmena. Y sin embargo, Gran Vía es solo la guinda del pastel, una minucia: en tiempos de Alberto Ruiz-Gallardón ya se ampliaron aceras (Príncipe de Vergara, por ejemplo). La medida estrella de Ahora Madrid es Madrid Central.

Gran Vía es una minucia comparada con Madrid Central, la medida estrella

«Hay que acabar con la Gran Vía como vía de paso, porque la Gran Vía tiene cinco alternativas», dice un alto cargo. «Y en adelante habrá que resolver la carga y descarga, porque en esta arteria prácticamente solo hay cadenas de ropa, hoteles y servicios de comida rápida», añade la misma persona. El Corte Inglés de Preciados (entre Callao y Sol) realiza estas labores de noche, al hallarse en un entorno completamente peatonal. Una de las salidas para la carga y descarga de Gran Vía podría tender a la nocturnidad.

¿Qué otras medidas habrá?

Algunas bastante importantes. Por ejemplo, todos los vehículos que circulen por Madrid Central no podrán exceder los 30 kilómetros por hora. Y a partir de 2020 solo se podrá acceder a la Almendra Central (interior de la M-30) con un certificado o etiqueta ambiental. Se persigue que por el interior de la capital solo circulen coches que no contaminan, especialmente híbridos o eléctricos.

¿Cuándo entrará en vigor?

Cada vez el Ayuntamiento de Madrid lo retrasa más. En 2016 se iba a llegar en 2018 con la medida ya aprobada. En la memoria justificativa se dice que en el primer trimestre, lo que no sucederá. Se comunicó entonces que iba a ser en «junio», pero la fecha se movió del 1 al 30, es decir, coincidiendo con el verano. Se prevén errores de software (con los párquines y garajes, por ejemplo), por lo que se necesita un tiempo de adaptación.

Iba a entrar en vigor a comienzos de 2018 pero cada vez se retrasa más todo

¿Madrid actúa a su aire o imita a otras ciudades globales?

Madrid copia la tendencia de las grandes capitales iniciada por Londres hace casi 20 años, donde circular por el centro implica pagar un peaje diario de unas 15 libras esterlinas. París, Copenhague, Oxford, Nueva York, San Francisco, Bogotá, México, Bruselas han restringido el tráfico del coche.

¿Está informando adecuadamente el Consistorio?

No. En este capítulo, Ahora Madrid suspende de largo: mucha gente desconoce que el centro de la capital se cerrará al tráfico privado. La pedagogía municipal está centrándose en la Gran Vía y no en lo que vendrá. Previsiblemente se producirán atascos en los lindes (hoy ya los hay, como por ejemplo a la altura de la Plaza de España con Princesa, o en la Glorieta de Carlos V en Atocha).

¿Es la primera restricción a los vehículos particulares?

En absoluto. Durante los 24 años de mandato del PP se hicieron cuatro APR (Área de Prioridad Residencial): Ópera, Cortes, Letras y Embajadores. Ahora se unifican y se amplían.

¿Será una medida rentable políticamente?

Está por ver. Probablemente muchos conductores estarán en contra, pero los residentes agradecerán la medida. Durante las restricciones por el número de matrícula, los vehículos actuaron disciplinadamente y una mayoría apoyó la decisión de Carmena, según todos los sondeos.

Ahora Madrid sigue la tendencia de otras capitales europeas y mundiales

La oposición calla por el momento y aún se siguen produciendo cambios con bisturí dentro del Ayuntamiento. Se prevé que el tráfico rodado caiga, como poco, un 20%-30%.

En Ahora Madrid se cree que Ciudadanos o PP rechazarán Madrid Central alegando la «libertad del conductor». El arma de Carmena es la elevada contaminación. En cualquier caso, Madrid Central tendrá pocos meses por delante antes de las elecciones municipales de 2019.