Las becas y ayudas a estudiantes contarán en 2018 con un presupuesto de 50 millones de euros más que el año anterior. Serán en total 1.575 millones, de los que 1.450 millones – 30 más que en 2017 – se destinarán a becas generales. Esta partida se complementa con otros 20 millones que irán destinados a otro tipo de becas, como las de excelencia. Dentro del total de becas y ayudas se incluyen también la financiación de las becas del programa Erasmus+ y la cobertura de libros de texto y material escolar, que se mantiene con 50 millones de euros.

Educación recibe un 3% más que en 2017

El presupuesto de becas y ayudas a estudiantes supone el 60,6% del gasto que el Gobierno prevé realizar este año en Educación y que ha dado a conocer hoy en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018. La Educación recibe de forma global 2.600 millones, un 3% más que en 2017 aunque la misma proporción (0,7%) del gasto total previsto en los presupuestos. Hay que tener en cuenta que Educación – al igual que Sanidad- es un área donde las competencias están transferidas y el gasto del Estado tan sólo supone el 6% del total.

La lucha contra el fracaso escolar, en un programa de refuerzo educativo cofinanciado por el Fondo Social Europeo, contará con 10 millones más y un total de 40 millones de euros, que irán enfocados a alumnos procedentes de centros de entornos desfavorecidos.

La lucha contra el fracaso escolar se centrará en alumnos de entornos desfavorecidos

El presupuesto destinado a Educación infantil y primaria – para el ámbito donde el Gobierno tiene competencias, Ceuta y Melilla – aumenta en seis millones hasta los 164 millones de euros. Sin embargo, la eduación secundaria, la formación profesional y las escuelas de idiomas pierden ocho millones de euros y recibirán 421 millones. La Comunidad Autónoma de Canarias recibirá 109 millones de euros en fondos para financiar infraestructuras educativas dentro del Plan Especial de Empleo de la región, una cuantía muy superior a la del año pasado, que fue de 10 millones.

El presupuesto sanitario aumenta un 3,9%

En unos presupuestos expansivos por lo general, la Sanidad también aumentará sus fondos en un 3,9% respecto a 2017, hasta los 4.251 millones de euros. Un gasto que seguirá representando el 1,2% del total del presupuesto estatal, tal como fue en 2017.

Las mututalidades (la cobertura sanitaria de los funcionarios), que representan el grueso del gasto sanitario – transferido también a las comunidades autónomas – crece un 3,3% hasta los 2.249 millones de euros, una partida a la que sigue en importancia los 174 millones de euros que el Estado destina a los organismos sanitarios de carácter estatal, como la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, la Organización Nacional de Trasplantes y a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Un millón más para actuaciones contra las enfermedades raras y prevención del SIDA y otras ETS

Además, este año se destinarán cinco millones de euros (uno más que en 2017) a actuaciones contra las enfermedades raras o la prevención y control del SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual, así como al fomento del trasplante y donación de órganos.

Este año el Gobierno destina por primera vez una partida a las víctimas de la talidomida (un fármaco que generó posteriores malformaciones en bebés de mujeres que la tomaron estando embarazadas). Una cuantía que, sin embargo, ha sido considerada insuficiente por la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España, que denuncian que estas ayudas – que equivaldrán a 56 euros al mes por afectado, son 10 veces menores que las de otros países del entorno.

Las víctimas consideran insuficientes las ayudas para víctimas de la talidomida

En materia de protección social, la atención a la dependencia recibirá 1.401 millones de euros, un 3,4% más que en 2017. Por otro lado aumentará de forma más importante la partida destinada a la prevención integral de la violencia de género, con 40 millones de euros, un 24% más que el año anterior. Dentro de este ámbito crece también de forma importante el presupuesto para dispositivos de seguimiento de medidas de alejamiento y campañas de información y prevención, cuyo gasto aumentará un 21,4%, hasta los 13 millones.