Los sindicatos CCOO y UGT mantienen su apoyo a la manifestación planteada para el próximo 15 de abril en Barcelona junto a organizaciones ‘indepes’ como Òmnium o ANC –integrados todos en la plataforma Espacio Democracia y Convivencia–, pese a que la mayoría independentista se ha impuesto en la Junta de Portavoces para impedir la validación en el Parlament del decreto del Gobierno que recuperaba la paga extra de los funcionarios catalanes suprimida en 2012.

JxCat, ERC y la CUP se han amparado a la negativa del Gobierno a comparecer ante el pleno para defender el decreto, junto a otro que permitía la prórroga de los Presupuestos, para pedir un informe a los letrados y posponer su aprobación. La cámara tiene hasta el 25 de abril para aprobarlos, si no el Gobierno debería iniciar de nuevo el proceso.

El portavoz del PP, Alejandro Fernández, ha destacado el sinsentido de la maniobra recordando que el pasado noviembre ya se dio un precedente de aprobación de un decreto del Gobierno, en aplicación del 155, sin que nadie lo defendiera ante la Diputación Permanente, y ha recordado que “el Gobierno comparece ante las Cortes, pero no en un parlamento autonómico”.

Por su parte, los portavoces de JxCat, ERC y la CUP han insistido en que hay tiempo hasta el 25 de abril para validar los decretos y han argumentado que “unos decretos firmados por el Gobierno del 155 se tienen que examinar”.

Los sindicatos se mantienen neutrales

Por su parte, fuentes de CCOO en Cataluña aseguran que la versión que les ha llegado es que la ausencia del Gobierno en la Junta de Portavoces ha impedido técnicamente validar los decretos, pero concluyen que la responsabilidad de los ocurrido «es de las dos partes».

En este sentido, el sindicato no se plantea retirar su apoyo a la manifestación en la que participan organizaciones ‘indepes’ el próximo 15 abril, más aún cuando sostiene que la movilización, que aún se está perfilando, se ha presentado en favor de las instituciones catalanas, la convivencia, la cohesión social y los derechos y libertades fundamentales de la ciudadanía.

«Una cosa no tiene que ver con la otra», añaden. No obstante, el acto también está claramente dirigido a la defensa de los miembros de la cúpula independentista que aún está en la cárcel y desde CCOO en Cataluña reiteran que «la prisión preventiva es excesiva» en estos casos.

Del lado de UGT la situación es algo más comprometida, puesto que una de las personas encarceladas es la diputada de JxSí Dolors Bassa, que ha sido en los últimos años la cabeza visible del sindicato en Girona.

Desde la central ugestista en Cataluña coinciden en que la manifestación del 15 de abril es una llamada al entendimiento y el diálogo entre las partes, y aseguran que lo ocurrido en la Junta de Portavoces es una «cuestión estética y política» de la que culpa tanto de los independentistas como al Gobierno central. «Confiamos en que vuelva el ‘seny’ y se acabe el postureo por parte de unos y otros», añaden.