Cabify le ha mandado un mensaje a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y al sector del taxi de la manera más clara posible: a través de un enorme cartel en la Gran Vía, una de las arterias mas transitadas de la capital española.

En la enorme manta que cubre unos andamios de un edificio en obras, Cabify se dirige directamente a “Manuela” y a los taxistas y les recuerda que “juntos podemos hacer que la vida en Madrid sea realmente fantástica” y acaba con una pregunta muy directa: “¿Hablamos sobre cómo mejorar nuestra ciudad?”.

Este anuncio promociona un evento que la compañía española va a organizar el próximo 12 de abril a las 11 horas de la mañana, en el que intentará juntar alrededor de una mesa a la alcaldesa, al sector del taxi y a los servicios de movilidad. Esa “conversación pública”, como lo han llamado, se retransmitirá a través de streaming en la página web www.haciadondenosmovemos.es.

La plataforma de transporte también ha publicado un vídeo en el que recuerdan que “en las ciudades hay espacio para todos” en clara alusión al sector del taxi.

“¿Sabíais que en España circulan más de 30 millones de vehículos particulares? ¿Que Bruselas ha dado un ultimátum a varias ciudades por su alta contaminación? ¿O que sólo utilizamos el coche particular el 1% del tiempo de forma efectiva?”, reza el comunicado de Cabify, que apunta que “este es el verdadero enemigo”.

Agresiones e incidentes

Lo cierto es que Madrid no es una ciudad especialmente agresiva contra el sector de las VTC, el sistema de vehículos con licencia con el que operan Cabify y Uber. De hecho, las principales agrupaciones del Taxi han reclamado en más de una ocasión un cambio en las políticas de movilidad del Ayuntamiento que dirige Carmena y del departamento que comanda Inés Sabanés.

Sin embargo, el sector del taxi sí que se lo ha puesto difícil a Cabify en Barcelona, Sevilla y también en la capital. En el vídeo publicado por la compañía se dirigen directamente a los taxistas y les señalan que “hemos tenido nuestras diferencias. Incluso hemos perdido algún coche por el camino”, recordando los múltiples ataques que han sufrido los conductores de la plataforma en las calles de las ciudades en las que operan.

El suceso más grave, en cualquier caso, tuvo lugar en Sevilla, cuando un grupo de asaltantes entró en una finca en la que dormían una decena de conductores de Cabify y prendieron fuego a nueve vehículos de la compañía, obligando a los bomberos a intervenir para evitar males mayores. Los agresores incluso bloquearon las puertas para evitar la salida de los trabajadores, que descansaban en el interior tras completar su jornada laboral.

Ahora Cabify quiere aparcar estas diferencias y mejorar la situación y la convivencia en sus principales mercados españoles, reuniendo por primera vez a todos los implicados. “El objetivo es intercambiar puntos de vista, proponer soluciones constructivas y alcanzar un marco regulatorio que no deje atrás a los sectores tradicionales pero que, sobre todo, beneficie al conjunto de las ciudades”, explica la compañía en un comunicado.

Además, ha habilitado una sección en la página web del evento en el que se responde a las polémicas con las que se suele atacar a Cabify. El pago de impuestos en paraísos fiscales como Delaware, la procedencia de la compañía, la captación de usuarios o la relación con las trabajadores son algunas de ellas, a las que responden en un glosario con hasta 23 puntos.