Cataluña y Madrid invirtieron sus papeles en 2017 con relación a la compraventa de vivienda: la segunda se disparó el año pasado en términos anuales (19,09%) frente a la región catalana, que registró una evolución anual del 15,95%. Sin embargo, el año anterior el fenómeno era al revés: la compraventa en Cataluña creció un 21,11% en 2016, frente al 13,85% de la comunidad madrileña.

Así lo establece la Estadística Registral Inmobiliaria elaborada anualmente por el Colegio de Registradores: la evolución media de la compraventa de vivienda en todo el país escaló un 14,98%: ambas comunidades, sobre todo Madrid, están por encima, por lo que la crisis actualmente abierta por el procès ha podido ralentizar la situación del mercado inmobiliario en Cataluña. Pero nunca frenarlo del todo, a raíz de los datos.

Sí es cierto que se desacelera bastante el crecimiento en Cataluña: hasta cinco décimas menos de un año a otro, frente a más de tres décimas de aumento en las transacciones realizadas en Madrid. Y con todo, la vivienda nueva crece más en Cataluña: un 21,46% frente al 14,26% de Madrid. La clave está en la vivienda usada, donde la comunidad madrileña sube un espectacular 20,47% frente a poco más del 15% interanual en la comunidad intervenida a finales de octubre pasado por la aplicación del artículo 155.

Metro cuadrado desatado en Madrid

La situación refleja una recuperación inmobiliaria desatada en Madrid, y más modesta en Cataluña. En 2017 el valor del metro cuadrado pasó de 2.149 euros en 2016 a 2.469 euros en la Comunidad de Madrid, frente a números más bajos en Cataluña: 1.663 euros el metro cuadrado el año pasado (1.372 €/m² en 2016).

Según la estadística, estas dos comunidades además de la Valenciana y Andalucía,  «han alcanzado el 65,62% del mercado de compraventas de vivienda nacional». Un número que continuaría al alza de incluirse en esta lista el número de operaciones realizadas en Baleares y Canarias, dos destinos turísticos.