Economía

El juez inhabilita a Victorio y Lucchino para administrar empresas durante dos años

Un juzgado Mercantil de Sevilla califica de culpable el concurso de acreedores de las empresas que dirigían los diseñadores y acepta la sanción propuesta por la administración concursal por el desorden de la contabilidad

logo
El juez inhabilita a Victorio y Lucchino para administrar empresas durante dos años
Los diseñadores andaluces Victorio y Lucchino, en la Mercedes Benz Madrid Fashion Week 2017.

Los diseñadores andaluces Victorio y Lucchino, en la Mercedes Benz Madrid Fashion Week 2017. EP

Resumen:

Un juzgado de lo Mercantil ha inhabilitado a los diseñadores andaluces José Víctor Rodríguez Caro (Victorio) y José Luis Medina del Corral (Lucchino) para administrar empresas durante un periodo de dos años tras calificar como culpable el concurso de acreedores de las dos sociedades con las que operaban: V&L Costura, Diseño y Moda SA y Patrimonio de Moda SL.

En un auto fechado el pasado 18 de abril, notificado este martes a las partes, el Juzgado de lo Mercantil 1 de Sevilla accede a la sanción solicitada por la administración concursal, después de que la propuesta hubiera sido apoyada por la Fiscalía y de que los propios empresarios se hubieran allanado.

En su artículo 164, la Ley Concursal establece que el concurso de acreedores se calificará como culpable «cuando en la generación o agravación del estado de insolvencia hubiera mediado dolo o culpa grave del deudor o, si los tuviere, de sus representantes legales y, en caso de persona jurídica, de sus administradores o liquidadores, de hecho y de derecho, apoderados generales, de quienes hubieren tenido cualquiera de estas condiciones dentro de los dos años anteriores a la fecha de declaración del concurso». La inhabilitación de las personas afectadas por la calificación para administrar bienes oscila entre los dos y los 15 años.

De esta forma, la sanción impuesta a Victorio y Lucchino se sitúa en el rango más bajo. Según ha podido conocer este periódico en fuentes jurídicas, el reproche se deriva del desorden que presentaban las contabilidades de las empresas concursadas y la diferencia registrada en el activo y pasivo declarado en la petición de auxilio judicial y lo que la administración concursal -dirigida por Deloitte Legal- constató posteriormente.

Los administradores dejan claro que «no parece imputable a los actuales administradores la generación de la situación de insolvencia, sin perjuicio de que no hayan desempeñado sus cargos con la diligencia debida en cuanto a obligaciones contables o administrativas se refiere».

Los diseñadores dicen que, por su «perfil profesional», no llevaron a cabo las labores de «funciones de control y seguimiento» necesarias

En un comunicado emitido en la tarde de este martes, los diseñadores reconocen que han aceptado la calificación del concurso como culpable y la sanción de inhabilitación propuesta por la administración concursal, al tiempo que han justificado no haber realizado las «funciones de control y seguimiento» debido a su «perfil profesional». «Aun habiendo tenido grandes estructuras internas y equipos directivos cualificados, nosotros no gozábamos de esa capacitación profesional y técnica», sostienen.

El 28 de enero de 2013, el Juzgado de lo Mercantil 1 de Sevilla declaró en concurso voluntario de acreedores a V&L Costura, Diseño y Moda SA y a Patrimonio de Moda SL, dos de las compañías con las que operaban José Luis Medina del Corral y José Víctor Rodríguez y que acumulaban un pasivo de casi 10 millones de euros. Las empresas solicitaron el auxilio judicial debido a los «momentos de dificultad económica» que sufrían como consecuencia de la «profunda crisis» y con la confianza de poder diseñar un plan de viabilidad que les permitiera continuar con la actividad, lo que finalmente no fue posible: el concurso ha terminado en liquidación.

Uno de los dos administradores ahora inhabilitados creó una empresa casi tres años después de que el juez declarara en concurso la empresa

Ello ya le llevó a perder la marca por la que los diseñadores andaluces son conocidos a nivel internacional y otro de los principales activos de V&L Costura, Diseño y Moda SA: el estudio-taller de los modistos desde hace más de 30 años, ubicado en la casa natal de Velázquez (en el número 4 de la céntrica calle sevillana Padre Luis María Llop).

Como desveló El Independiente el 7 de febrero de 2017, el juzgado que tramita el concurso de Victorio y Lucchino autorizó la entrega de este inmueble al Banco Popular en dación en pago para saldar la deuda hipotecaria que la empresa mantenía con esta entidad financiera y que ascendía a 1.250.000 euros. La autorización alcanzaba un anexo en la cercana calle Sales y Ferré.

Nueva empresa

Casi tres años después de entrar en concurso, uno de los dos administradores ahora inhabilitados -concretamente José Luis Medina del Corral- creó otra empresa: Barocasi SL. Ésta comenzó sus operaciones el 25 de noviembre de 2016, su capital social es de 3.000 euros y tiene por objeto «la tenencia y explotación de activos inmobiliarios y mobiliarios» y «otras actividades de consultoría de gestión empresarial».

Medina del Corral y Rodríguez Caro siguen ejerciendo en el número 20 de la sevillana Plaza de Burgos, según se promocionan en las redes sociales. Su colección primavera-verano 2018 lleva por título ‘Sueños velados’. También comercializan perfumes bajo la marca ‘Aguas de Victorio y Lucchino’.

Comentar ()