Economía

El banco de Iglesias y Montero, un símbolo patriota para los independentistas catalanes

Caja de Ingenieros es el banco de los secesionistas: extendió el cheque que sacó de la cárcel a Forcadell y mantiene su sede en Barcelona, pese a la fuga masiva de la banca

logo
El banco de Iglesias y Montero, un símbolo patriota para los independentistas catalanes
Oficina de Caixa d´Enginyers.

Oficina de Caixa d´Enginyers. Wikipedia

Resumen:

Caja de Ingenieros, la cooperativa que financia la vivienda de 600.000 euros adquirida por Pablo Iglesias e Irene Montero, se ha convertido en un símbolo para los independentistas catalanes.

Es, a día de hoy, la entidad financiera que encarna los ideales patrióticos de quienes quieren desvincularse de España, al resistirse a trasladar su sede de Cataluña, pese a la inestabilidad política que reina en la región.

Tras la salida de Cataluña de CaixaBank, Sabadell y el resto de firmas financieras, Caja de Ingenieros es, pese a su discreto tamaño, el mayor grupo financiero español en la comunidad.

Caja de Ingenieros, la cooperativa que financia la vivienda de 600.000 euros adquirida por Pablo Iglesias e Irene Montero, se ha convertido en un símbolo para los independentistas catalanes. Es, a día de hoy, la entidad financiera que encarna los ideales patrióticos de quienes quieren desvincularse de España, al resistirse a trasladar su sede de Cataluña, pese a la inestabilidad política que reina en la región. Mantiene su sede en Barcelona, siendo, junto a Caixa Guissona, dos excepciones en el territorio.

Tras la salida de Cataluña de CaixaBank, Sabadell y el resto de firmas financieras, Caja de Ingenieros es, pese a su discreto tamaño, el mayor grupo financiero español en la comunidad. Célebre entre los secesionistas por ser el nuevo símbolo de la resistencia al Estado, la cooperativa ha sido receptora en los últimos meses de fondos y depósitos procedentes de los bancos ‘traidores’ que trasladaron sus sedes fuera de la región.

Es el mayor grupo financiero español en Cataluña, tras el traslado de sede de CaixaBank, Sabadell y el resto de entidades

Caja de Ingenieros está ahora en la primera línea de la actualidad por conceder una hipoteca a los líderes de Podemos para formar su familia. En noviembre también estuvo en el punto de mira, ya que la Asamblea Nacional de Cataluña abonó la fianza para que Carme Forcadell, la expresidenta del Parlament, saliese de prisión con un cheque de la Caja de Ingenieros. El hecho de que el citado cheque fuese extendido por la pequeña entidad fue considerado una declaración política por parte de la ANC.

Durante los momentos de máxima tensión política, Caja de Ingenieros fue, probablemente, la única entidad que no se pronunció abiertamente sobre un cambio de sede. En un comunicado, sin embargo, sí dejó claro que tiene un plan de contingencia listo para implementar y tomar las medidas necesarias para seguir operando dentro de la Eurozona, formando parte de las entidades supervisadas por el BCE.

Caja de Ingenieros, fundada en 1967, es una sociedad cooperativa de ahorro y crédito que cuenta con más de 150.000 socios, cuya característica distintiva es que el socio es a la vez cliente y propietario de la entidad. Aunque nació como firma para prestar servicio a ingenieros, actualmente trabaja con profesionales de cualquier colectivo.

Algunos colegios profesionales han desempeñado un papel clave durante el procés. El septiembre pasado se publicó un manifiesto de adhesión abierto a todos los colegios profesionales de Cataluña para que se unieran en apoyo a la consulta ilegal del 1-O.  Collegis X Referèndum fue suscrito por más de 80 colegios catalanes, entre ellos la Demarcació de Catalunya del Col·legi d’Enginyers de Camins y Canals i Ports (Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos). Sin embargo, algunos de estos colegios son federaciones territoriales de instituciones a nivel nacional, y en algunos casos, como en el Colegio de Ingenieros, la Junta de Gobierno tuvo que desmarcarse de la declaración dejando en evidencia una guerra en los colegios profesionales por la adhesión al procés