Economía Por primera vez desde enero

La tensión por Italia golpea a España: la prima de riesgo vuelve a rozar los 100 puntos

El mercado teme que las políticas del nuevo Gobierno italiano generen fricciones con Europa y dificulten los avances para una mayor integración entre los países de la Eurozona.

logo
La tensión por Italia golpea a España: la prima de riesgo vuelve a rozar los 100 puntos
La tensión por Italia golpea a España: la prima de riesgo vuelve a rozar los 100 puntos básicos.

El líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, tras reunirse con el presidente de Italia, Sergio Mattarella. EFE

Resumen:

El acuerdo de Gobierno en Italia entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte ha elevado el nerviosismo de los inversores, golpeando no solo al mercado trasalpino, sino también contagiando a los mercados periféricos europeos, como el portugués o el español. El interés del bono español a 10 años se elevó este lunes al 1,5%, por primera vez desde inicios de marzo y la prima de riesgo escaló al filo de los 100 puntos básicos, un nivel que no toca desde hace más de cuatro meses. Los inversores muestran de este modo su temor a que las nuevas políticas italianas, que amenazan con elevar el déficit público, provoquen nuevas fricciones en la eurozona y dificulten los intentos de avanzar en una mayor integración en la Eurozona. La capacidad del nuevo Ejecutivo trasalpino de aplicar las medidas pactadas será fundamental en la evolución de la situación y en la visión de la misma por parte de los mercados.

A España se le abre un nuevo frente de incertidumbre desde Italia. El pacto de gobierno alcanzado por el Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte ha agitado el nerviosismo de los inversores, que vuelven a mirar con inquietud no solo al país trasalpino, sino que vuelven a cuestionarse el futuro de la Unión Europea.

El principal reflejo de estas preocupaciones ha tenido lugar, una vez más, en el mercado de deuda, donde los inversores se han alejado de los bonos periféricos, para buscar refugio en los títulos de los países considerados más seguros. En ese movimiento, España se ha visto incluida en el saco de los damnificados, con el interés del bono español a 10 años escalando ocho puntos básicos, hasta tocar el 1,5% por primera vez en casi tres meses. Esto, unido a la entrada de dinero en la deuda alemana, se ha traducido en un llamativo repunte de la prima de riesgo, que ha ascendido once puntos en un solo día y vuelve a rondar la cota de los 100 puntos, situándose en máximos desde el pasado 12 de enero.

Esta situación tuvo su correlato en el mercado bursátil, donde el Ibex siguió la estela del índice italiano Ftse Mib, quedando descolgado de las ganancias que imperaron entre las plazas del centro de Europa, donde los inversores si tuvieron tiempo para celebrar el alivio de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos. En la bolsa española, sin embargo, las turbulencias italianas provocaron un recorte del 0,45%, con ArcelorMittal, Mapfre, Acerinox, BBVA y Sabadell liderando los descensos.

La reacción del mercado muestra que, a sus ojos, el incierto escenario político en el que parece adentrarse Italia representa algo más que un problema interno, para convertirse en una cuestión regional. Aunque el plan de Gobierno aprobado por los principales partidos del parlamento trasalpino deja al margen alguna de las cuestiones más controvertidas de las que contenía el borrador filtrado la semana anterior, «parece que todavía deja a Italia en un rumbo de colisión con la Unión Europea. Con una agenda declarada de ‘Italia primero’, esto significa que el Trumpismo ha llegado a Europa», advierten los analistas de Oxford Economics.

Fitch ha advertido de que las medidas anunciadas en el plan de Gobierno conllevarían un repunte del déficit italiano

El programa con el que las fuerzas antisistema trasalpina esperan gobernar comprende un notable incremento del gasto, a través de medidas como una renta básica universal, una reforma de los impuestos y una modificación de la edad de jubilación, que, según ha advertido la agencia Fitch, conllevará un repunte del déficit público que puede exacerbar las debilidades de un país que carga con una deuda de hasta el 131,8% del PIB.

El notable cambio de rumbo en las políticas que pretende llevar a cabo el nuevo Gobierno italiano es visto como fuente de fricciones con las autoridades europeas, en un momento clave para el futuro de la unión, cuando se espera que se dibujen las líneas que deben conducir a una mayor integración en la región. «Alemania y Francia han estado luchando por encontrar una posición común sobre la profundización de la zona del euro. Ahora hay un nuevo y considerable obstáculo en el camino en la tercera economía más grande de la zona del euro. Es poco probable que un gobierno de Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte respalde pasos importantes hacia una unión más profunda», advierte Jan von Gerich, estratega jefe de Nordea, quien sostiene que el nuevo Ejecutivo trasalpino sería reacio a asumir las nuevas cesiones que implicaría el reforzamiento de la unión. «En consecuencia, cualquier profundización de la zona del euro se convertirá en algo aún más modesto de lo que se pensaba», apunta.

Todo esto ha resultado especialmente nocivo para los activos italianos. En la bolsa, el Ftse Mib cedía este lunes un 1,52% y acumula un recorte del 5% en las últimas cuatro sesiones. La banca ha corrido un día más con la peor parte. Intesa Sanpaolo se ha dejado más de un 7% de su valor y la aseguradora Generali restó algo más del 5%. Más llamativo aún ha sido el movimiento en la deuda, donde la rentabilidad de los bonos trasalpinos a 2 años se disparó cerca de un 400%, hasta el 0,26%. La prima de riesgo trasalpino se acerca ya al nivel de los 200 puntos básicos.

Los analistas, hasta el momento son escépticos sobre la posibilidad de que Italia pueda encaminarse a través de este nuevo gobierno hacia una ruptura total con la Eurozona, que conlleve su salida de la unión. Pero la mera posibilidad de que dificulte una mayor integración vuelve a generar dudas entre los inversores sobre la capacidad de las economías consideradas más endebles para hacer frente a futuras crisis.

En ese contexto, los inversores han vuelto a mirar con cierta desconfianza -aún limitada, pero que representa un cambio de postura significativo respecto a hace apenas dos semanas- a los llamados países periféricos. Además de España, también Portugal ha visto truncada en las últimas jornadas su buena evolución de inicios de año y el interés del bono luso a diez años roza ya el 2%, por primera vez desde el pasado mes de febrero.

Los expertos esperan que el nerviosismo siga presente en los mercados conforme avanza la formación de Gobierno en Italian y se conocen nuevos detalles sobre el mismo y, a medio plazo, permanecerán atentos a la capacidad que muestran los partidos en coalición para sacar adelante su plan de Gobierno.

Comentar ()