Economía

Medio millón de pensiones de viudedad subirán un 7,7% este año tras la 'puja' presupuestaria

Con la subida adicional de 2019 se completará un incremento superior al 15% para este colectivo

Medio millón de viudas verán mejorada su pensión en 2018.

Medio millón de viudas verán mejorada su pensión. Europa Press

Las pensiones subirán más de lo inicialmente previsto en 2018 por una suerte de ‘puja’ en la que Ciudadanos y PNV han competido por arrancar al Gobierno la mayor mejora posible cambio de su apoyo a los Presupuestos de 2018.

Lo que era una subida generalizada del 0,25% al inicio de año, con arreglo a la aplicación estricta de la reforma de 2013, se ha convertido en un alza para todas las pensiones del 1,6% e incrementos específicos del 3% para las pensiones mínimas y algo inferior para otras prestaciones de baja cuantía.

Sin embargo, otra modalidad se verá aún más beneficiada: las pensiones de viudedad, que subirán este año la friolera de un 7,7% y podrían acumular un alza superior al 15% en 2019.

No obstante, no todas las viudas (la presencia de hombres es casi anecdótica en esta modalidad) se verán beneficiadas de este incremento porque estará sujeto a una serie de condicionantes. Por ello, el colectivo quedará reducido finalmente a unas 500.000 personas.

La subida que nunca se concretó

Se trata de una subida que ha costado concretar desde el principio. Vaya por delante que no responde a una decisión puramente política, sino que es un mandato recogido en la reforma de las pensiones de 2011 que se ha aplicado con sumo retraso y aún no en su totalidad.

De acuerdo con la Disposición Adicional 30 de la Ley 27/2011, la base reguladora de las pensiones de viudedad debía elevarse del 52% actual hasta el 60% de forma progresiva antes del 1 de enero de 2019. Sin embargo, solo este año se ha dado el paso para hacerlo.

En un principio, el Gobierno ya tenía preparado en el mes de diciembre un Real Decreto para subir la base reguladora del 52% al 53% este año y hasta el 60% en 2019. De acuerdo con la memoria económica de esa norma, esto se traduciría en una subida de la pensión inicial del 1,92% este año y del 15,38% en 2019.

Posteriormente, Ciudadanos ‘vendió’ un acuerdo con el PP que contemplaba un incremento de la base reguladora del 52% al 54% en 2018, y después, con la irrupción del pacto con PNV, este porcentaje se ha elevado al 56%. Ya en 2019 se completará el incremento al 60%.

En un principio, desde la formación naranja se dijo que la subida de las pensiones de viudedad sería del 2% este año, pero no era así. En realidad ese incremento, como más tarde matizó el Ministerio de Empleo, sería del 4,8%, y lo que no se ha llegado aclarar a viva voz desde el Gobierno ha sido la subida que finalmente se aplicará.

Sin embargo, el portavoz del PP en el Pacto de Toledo, Gerardo Camps, precisaba en el Pleno del Congreso de los Diputados esta semana, antes de la aprobación de las cuentas en la cámara baja, que la subida sería para este año del 7,7% –así lo corrobora un informe de la Universidad de Valencia–. Para el año que viene, el alza superará el 15%, de acuerdo con las fuentes consultadas.

La Cooperativa de pensionistas denuncia un limitado alcance

Sin embargo, es preciso aclarara también que esta subida no afectará a todas las pensiones de viudedad, sino que solo beneficiará a medio millón de personas, de los 2,3 millones de beneficiarios de esta modalidad.

Esto es así porque este incremento va aparejado a una serie de condicionantes: tener 65 años o más; no tener derecho a otra pensión pública española o extranjera; no percibir ingresos laborales;  y no percibir rendimientos del capital, de actividades económicas o ganancias patrimoniales que superen al año el límite de ingresos establecido en la correspondiente Ley de Presupuestos para ser beneficiario de la pensión mínima de viudedad, que para este año es de 7.151,80 euros.

Un ahorro millonario para el Gobierno

Entre tanto, el Gobierno se ahorrará unos cientos de millones de euros por el retraso en la aprobación de los Presupuestos. Y es que, un incremento que se iba a aplicar inicialmente desde el pasado 1 de enero (con la aprobación del decreto), entrará en vigor una vez se aprueben las cuentas públicas, a mitad de año.

Por ello, el informe de la Universidad de Valencia estima que el coste de la medida en 2018 será la mitad de la prevista, y no superará finalmente los 150 millones de euros –en dos años el coste teórico es de algo más de 600 millones–.

Por otro lado,  al incrementarse buena parte de las pensiones de viudedad de menor cuantía, el Estado se va a ahorrar millones de euros en complementos a mínimos, que desde la pasada legislatura se financiación con impuestos. En total, la memoria económica del decreto de finales de 2017 calcula que el ahorro para el Estado rozaría los 562 millones de euros en los próximos dos años.

La Coordinadora Estatal en Defensa de las Pensiones Públicas estima que prácticamente todas las pensiones con un complemento superior a 47 euros mensuales verán absorbido este incremento de la pensión de viudedad para mayores de 65 años sin otra pensión publica y que cumplan el resto requisitos. Por ello consideran que «la medida es discriminatoria con relación a las pensiones más bajas».

Comentar ()