Economía

Renfe se garantiza quince años más de monopolio en Cercanías y Regionales

Sólo tendrá que competir con nuevos operadores en AVE y Larga Distancia cuando el transporte de viajeros se liberalice en 2020

Renfe se garantizará quince años más de monopolio en Cercanías y Regionales

Tren de Renfe a su entrada en una estación. Europa Press

Renfe se blinda ante la competencia. El operador nacional del transporte ferroviario podrá seguir explotando en monopolio durante los próximos 15 años las líneas consideradas como servicios públicos y que trasportan un mayor número de viajeros, como es el caso de los trenes de Cercanías y Regionales.

Así se establece en el contrato-programa que Renfe firmará con el Estado el próximo mes de junio y que representa una garantía para el operador público ante la próxima apertura del transporte de viajeros en tren en toda la Unión Europea desde finales de 2020.

Este nuevo contrato-programa tendrá una vigencia de diez años, prorrogable para otros cinco, según informaron fuentes del sector a Europa Press. Esto significa que, en el caso de que dicha prórroga se acabe ejecutando, Renfe seguirá siendo hasta 2033 la única operadora que preste el servicio de Cercanías y de Regionales, unos servicios que  que reciben una subvención pública de unos 1.000 millones de euros al año.

La normativa europea permite a los Estados fijar un periodo de transición para liberalizar el sector

Por lo tanto, cuando se produzca la liberalización del sector en 2020, la operadora pública solo se enfrentará a la competencia privada en los negocios del AVE y la Larga Distancia.

Esta situación no entra en contradicción con la normativa europea, porque en ella se establece un periodo de transición en el que los gobiernos pueden mantener la gestión de los servicios ferroviarios en manos de los operadores «incumbentes o dominantes» de cada Estado, esto es, de los que los gestionan actualmente.

En concreto, esta norma comunitaria permite a los Estados seguir encomendando estos servicios al operador público directamente y sin competencia hasta el año 2024. A partir de ese año, los países ya no pueden adjudicar directamente estos tráficos, pero sí podrá seguir con su explotación la empresa dominante que ya los tuviera encomendados en esa fecha.

Líneas no rentables

El nuevo contrato-programa entre Renfe y el Estado llega seis meses después de que el Gobierno aprobara un nuevo listado de trenes de Cercanías y Regionales considerados de servicio público, que por vez primera en muchos años supuso un aumento de estas circulaciones. Se trata de líneas que no son rentables económicamente, pero sí socialmente, dado que garantizan ciertas conexiones y la movilidad de los ciudadanos.

Asimismo, la firma tendrá lugar tras anunciarse importantes planes de inversión pública en Cercanías, tanto en las estaciones como los trenes. De hecho, está previsto que los vehículos de este tipo constituyan una parte importante del ‘macroplan’ de compra de trenes que ultima Renfe.

Los trenes de Cercanías transportaron 423,65 millones de viajeros el pasado año, un 3,6% más, y los regionales otros 23,3 millones, lo que supuso un incremento del 1,5%, frente a los 21,10 millones de pasajeros que viajaron en el AVE y los 11,7 millones de Larga Distancia.

Comentar ()