El Sepblac, el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales, ha iniciado una investigación por un posible delito de lavado de dinero en Crédit Suisse España. La inspección de la agencia adscrita a la Secretaría de Estado de Economía ha provocado la salida de uno de sus banqueros más prominentes, Jaime Armada, confirman a El Independiente fuentes conocedoras.

Credit Suisse es una de las entidades europeas con mayor presupuesto en multas en los últimos años. En diciembre de 2016, llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos para asumir una sanción de 5.054 millones de euros. La cifra se sumaba a otros 5.100 millones abonados por irregularidades desde 2011, derivadas, entre otras cuestiones, de su participación en un caso de evasión de impuesto por parte de ciudadanos estadounidenses.

El banco acumula más de 11.000 millones de euros en sanciones durante los últimos años

Aunque la investigación de Sepblac está en curso y no hay resolución, Armada está bajo la lupa, de ahí que el grupo suizo haya decidido prescindir del directivo, activando el código interno que ‘invita’ a salir de la entidad a cualquier empleado que pueda comprometer su reputación. Armada se incorporó recientemente a Banca March.

El Sepblac, que colabora estrechamente con el Banco de España (algunos de sus empleados están destinados en el Sepblac), actúa según un estricto protocolo.

“Como Unidad de Inteligencia Financiera, una vez recibidas las comunicaciones por indicios de los sujetos obligados, analiza una multiplicidad de fuentes de información y produce informes de inteligencia financiera en los casos en que aprecia la existencia de indicios o certeza de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo”, explica el organismo a través de su web.

Armada, hombre de confianza de Matossian, acaba de incorporarse a March, tras ser ‘invitado’ a dejar el grupo

Como Autoridad Supervisora, “tiene la misión de asegurar el cumplimiento por parte de los sujetos obligados de sus deberes de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo”.

Armada, jefe de equipo y banquero de confianza del director general de banca privada en España Miguel Matossian, acaba de incorporarse a Banca March. En su entorno señalan que su entrada en el banco de la familia March le habría sido facilitada por la propia firma helvética, donde había trabajado durante los últimos 14 años.

El Sepblac y el Banco de España colaboran estrechamente y comparten personal

Armada era uno de los nombres que sonaba en las quinielas para sustituir a Borja Martos, responsable de la división de UHNWI  (Ultra High Net Worth Individuals, que a mediados de febrero, se incorporó a Deutsche Bank Wealth Management para dirigir la división en España, tal como adelantó El Independiente. 

La salida de Martos desencadenó varias bajas en el banco suizo. Fichó a su primo Nicolás Cotoner y a otros banqueros privados como Ignacio González, Rocío Cerón y Jorge Rocafort Lasheras.

Reveses

Más allá de las salidas y de la investigación en curso, el gigante suizo está atravesando un periodo convulso en España. Entre los reveses, figuran las pérdidas generadas por un crédito fallido por importe de más de 15 millones de euros en 2017 y una multa de 1,2 millones de euros, impuesta por la CNMV “por la percepción de terceros de incentivos no permitidos con ocasión de la inversión en Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) extranjeras, en el ámbito de la gestión de carteras y del asesoramiento en materia de inversión”.

Credit Suisse no desglosa sus resultados en España y, aunque no hay cifras oficiales, en el sector apuntan que cuenta con entre 8.000 y 9.000 millones de euros de activos bajo gestión. De éstos, la gestora administra 1.666 millones a través de fondos de inversión y 1.671 millones a través de 162 Sicav, según consta en los registros de Inverco.