Economía | Empresas

Repsol salta al sector eléctrico: compra activos a Viesgo por 750 millones y se queda con 750.000 clientes

logo
Repsol salta al sector eléctrico: compra activos a Viesgo por 750 millones y se queda con 750.000 clientes
El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz. EFE

Resumen:

Repsol da el salto al sector eléctrico. La petrolera liderada por Josu Jon Imaz ha alcanzado un acuerdo con los fondos Macquarie y Wren House para adquirir activos de Viesgo valorados en 750 millones de euros. En concreto, la compañía absorberá negocios no regulados de generación de electricidad de bajas emisiones de Viesgo, y su comercializadora de gas y electricidad. El acuerdo supone la adquisición de una capacidad de generación de bajas emisiones de 2.350 megavatios (MW) y una cartera de cerca de 750.000 clientes, con lo que Repsol refuerza su posición como proveedor multienergía.

Repsol da el salto al sector eléctrico. La petrolera liderada por Josu Jon Imaz ha alcanzado un acuerdo con los fondos Macquarie y Wren House para adquirir activos de Viesgo valorados en 750 millones de euros. En concreto, la compañía absorberá negocios no regulados de generación de electricidad de bajas emisiones de Viesgo, y su comercializadora de gas y electricidad.

El acuerdo supone la adquisición de una capacidad de generación de electricidad con bajas emisiones, que suma 2.350 megavatios (MW). También una cartera de cerca de 750.000 clientes. La operación es muy importante para la petrolera, ya que implica su inmersión de lleno en el negocio del kilovatio. Es decir, competirá a partir de ahora con gigantes de la talla de Iberdrola, Endesa o Gas Natural Fenosa.

Gracias a la operación, Repsol absorbe los activos no regulados de Viesgo, como el negocio de comercialización, que cuenta con contratos de electricidad y gas con 750.000 hogares y empresas. En el paquete de generación figuran 700 MW para producir electricidad con energía hidráulica convencional (tanto centrales de bombeo como de agua fluyente); y también dos plantas con turbinas de gas de ciclo combinado con una capacidad instalada total de 1.650 MW.

Los fondos de inversión mantendrán los negocios regulados de Viesgo, como la red de distribución de electricidad, que abarca 31.150 km en el norte de España, uno de los activos de distribución de energía más importantes de la Península iIbérica. Además, Viesgo mantendrá una capacidad eólica terrestre de 462 MW en 23 parques eólicos en España y Portugal y 25 MW en plantas hidráulicas a pequeña escala, así como dos centrales eléctricas de carbón ubicadas en Andalucía.

«Repsol da un paso significativo en su objetivo estratégico de ser operador en un negocio de bajas emisiones y con gran potencial de crecimiento y rentabilidad», señala la compañía. «Pasa a ser un actor relevante en el mercado español de generación de electricidad, con una capacidad total instalada de 2.950 megavatios», añade la petrolera en el comunicado remitido en la noche de este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

«Esta operación estratégica permitirá a Viesgo centrarse más en su base de activos regulados de cara a asegurarse una posición óptima para aprovechar las nuevas oportunidades que se deriven del aumento de la electrificación de la economía y la actual transición energética», añade, por su parte, el comunicado conjunto emitido por Macquarie y Wren House.

Los planes de Repsol

El Plan Estratégico de Repsol marca como objetivos alcanzar 2,5 millones de clientes minoristas de gas y electricidad en 2025, y una capacidad de generación baja en emisiones de alrededor de 4.500 MW. A la consecución de esas metas contribuirá la desinversión acometida recientemente por la petrolera, que vendió su participación en Gas Natural Fenosa. La empresa vendió en junio el paquete del 20% que conservaba en la eléctrica por 3.816 millones de euros.

Y ahora parte de esa inyección la invertirá en convertirse en rival directo de las grandes eléctricas entrando en el negocio de la comercialización de luz y gas natural a hogares y empresas. “Nuestro compromiso contra el cambio climático es absoluto. Queremos ser parte de la solución, y vamos a serlo. Reducir nuestra huella de CO2 es una prioridad”, aseguró el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, en la presentación de la actualización del plan estratégico de la compañía hasta 2020.