Economía

Fomento negocia la compra de viviendas del "banco malo" para ponerlas en alquiler

El ministro José Luis Ábalos aboga por abordar la problemática del mercado del alquiler, "donde hay una cierta burbuja en algunas zonas y los precios se han disparado"

Fomento negocia con el "banco malo" la compra de 20.000 viviendas para ponerlas en alquiler.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos. EFE

El Gobierno avanza en sus planes para intervenir en el mercado del alquiler inmobiliario. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha explicado este jueves que mantienen abiertas negociaciones con la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) para comprarle un paquete de viviendas e incluirlas entre las 20.000 que prevé destinar al alquiler.

«Las políticas de vivienda estaban ausentes», ha lamentado el ministro de Fomento en una entrevista en RNE, en la que ha asegurado que el objetivo del Ejecutivo es desarrollar una política activa en la materia vinculada al derecho básico a la vivienda. En este sentido, ha subrayado la importancia de centrarse en la problemática que afecta al mercado de alquiler, «donde hay una cierta burbuja en algunas zonas y los precios se han disparado».

Ha abogado por acabar con la idea de que todo tenga que ser compra y preservar la posibilidad de alquiler en una sociedad «que va teniendo otros valores». Por ello, con el objetivo de contribuir a rebajar la subida de los alquileres, se podrá un plan a cuatro años para promover 20.000 viviendas en alquiler.

La idea es que las autonomías y municipios con las que ya hay firmados conciertos doten suelo público para la construcción de esas casas, así como «sacar» un paquete de viviendas de la Sareb, el conocido como banco malo. «Habrá posibilidades para hacerlo, no sólo de suelo sino de viviendas que ya existen y podemos procurar su adquisición», ha apuntado.

Huelga de Ryanair

Ábalos también se ha referido a la huelga de tripulantes de cabina de Ryanair, asegurando que prevén fijar este viernes los servicios mínimos y recordando que, al tratarse de un conflicto privado la actuación del Gobierno se limita a procurar que el servicio «no se vea afectado del todo».

La huelga, convocada para los días 25 y 26 de julio en España, Portugal y Bélgica, implicará la cancelación de unos 600 vuelos (400 de ellos con origen o destino en España) y afectará a unos 100.000 usuarios en toda Europa. «La huelga no depende del Ministerio, es un conflicto de la compañía con sus trabajadores», ha dicho Ábalos en una entrevista con RNE, en la que ha subrayado que, en este caso, el papel de Fomento se limita a procurar que el servicio público «no se vea del todo afectado» y a velar por los derechos de los pasajeros.

El ministro ha descartado, en cualquier caso, que la licencia de operación de Ryanair en España pueda estar en peligro por los conflictos laborales de la compañía.

El Gobierno establecerá este viernes los servicios mínimos que debe cumplir Ryanair

En relación al recurso que prevé presentar Fomento contra el reglamento aprobado por el Ayuntamiento de Barcelona para las licencias de vehículos de alquiler con Conductor (VTC), ha asegurado que su intención no es mantener una actitud «rígida» para intentar «normalizar» la situación a través del diálogo.

Por ello, convocarán al Ayuntamiento de Barcelona a una reunión de carácter técnico-jurídico para explicar el contenido del informe emitido por la Abogacía del Estado, en el que resuelve que el reglamento invade competencias estatales. «El secretario de Estado de Infraestructuras conversó anteayer con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y vamos a mantener un reunión sobre el particular», ha apuntado Ábalos.

El objetivo, ha insistido, es que se mantenga el «equilibrio» conseguido en el congreso entre taxistas y conductores con licencias VTC y que se respete el marco competencial para que no se genere inseguridad jurídica u otros ayuntamientos se animen a «copiarlo».

Comentar ()