Economía | Empresas

Facebook se hunde más de un 20% ante las señales de que su crecimiento se agota

La compañía defrauda las previsiones de crecimiento tras el impacto de los escándalos de privacidad como el de Cambridge Analytica

Facebook se desploma más de un 20% ante las señales de que su crecimiento se estanca.

Distintivo de la aplicación de Facebook en un móvil. EFE

Un gigante se derrumba sobre el parqué. Facebook, una de las mayores empresas del mundo por valor en bolsa, con un valor superior al medio billón de euros, sufre un desplome superior al 20% en las negociaciones after hour de la Bolsa de Nueva York -las operaciones posteriores al cierre oficial del mercado- tras presentar unas cuentas que han encendido las alarmas de los inversores.

La compañía dirigida por Mark Zuckerberg registró unas cifras a priori espectaculares: sus ingresos se elevaron un 45% durante los seis primeros meses del año, hasta los 25.197 millones de dólares (21.467 millones de euros) y sus beneficios aumentaron en la misma medida, hasta los 10.093 millones de dólares (8.611 millones de euros).

Sin embargo, tras este aparente éxito, los inversores empiezan a detectar síntomas de que el modelo de crecimiento de Facebook se agota. La empresa de redes sociales defraudó por primera vez en tres años las expectativas de los analistas, al presentar unas tasas de crecimiento inferiores a las estimadas por el mercado. Y alertó de que estos ritmos se desacelerarán aún más en los próximos trimestres.

La compañía ha advertido de que sus ritmos de crecimiento se frenarán en los próximos trimestres

Facebook se ha enfrentado en los últimos meses a una serie de escándalos sobre la privacidad de sus usuarios, entre los que destaca la filtración masiva de datos que fue empleada por la consultora política Cambridge Analytica para interferir en las campañas del Brexit o en la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses.

En opinión de los expertos estos fallos de seguridad podrían haber deteriorado su imagen, alejando de la red a un buen número de internautas. Los cambios regulatorios en materia de privacidad en Europa y los ajustes realizados para evitar la propagación de información política falsa a través de sus plataformas también son también vistos como algunos de los frenos a los que se ha enfrentado la compañía en los últimos meses.

La compañía había capeado hasta ahora estas dificultades con fortaleza, como demuestra el hecho de que alcanzaba la presentación de resultados en máximos históricos, tras anotarse más de un 23% en el año. Pero las débiles cifras presentadas en la noche del miércoles han avivado la inquietud de los inversores, que temen que más que un bache temporal la compañía este empezando a afrontar un cambio de tendencia que le impida mantener los ritmos de crecimiento vistos hasta la fecha.

De hecho, la base de usuarios diarios de Facebook apenas experimentó crecimiento durante el trimestre, con un descenso, incluso, en las cifras de Europa. «La plataforma principal de Facebook está en declive», apuntó Brian Wieser, analista de Pivotal Research Group, en declaraciones recogidas por la agencia Bloomberg.

Desde hace tiempo existe el temor entre los expertos a que el elevado alcance de Facebook, que llega a más de 2.000 millones de personas en el mundo, obliga a la compañía fundada por Zuckerberg a fiar su crecimiento al resto de sus plataformas, entre las que se encuentran Instagram, WhatsApp y Messenger, pero aunque el potencial de éstas es muy elevado existen dudas sobre si podrán tomar el relevo de la red social original.

Asimismo, Facebook mantiene desde hace varios trimestres una fuerte apuesta por impulsar los contenidos en vídeo, como una forma para elevar su atractivo publicitario sin cargar de propaganda su plataforma para no ahuyentar a los usuarios. La realidad virtual y la inteligencia artificial también forman parte de las palancas esenciales del crecimiento futuro que ha diseñado la compañía.

Estas iniciativas han sido aplaudidas de forma generalizada entre los analistas, aunque también se reconoce que están plagadas de incertidumbres y precisan de una inversión elevada de rendimientos poco visibles a corto plazo.

Comentar ()