Economía | Empresas

El mercado da un respiro a Dia tras atravesar "el periodo más duro" de su historia

Las acciones del grupo de supermercados se disparan más de un 10% a pesar de registrar una caída del beneficio cercana al 90% en el primer semestre

El mercado otorga un voto de confianza a Dia tras atravesar "el periodo más duro" de su historia.

Productos de la marca Dia.

Resulta casi un reto encontrar en las cuentas que Dia presentó este jueves un solo dato que no sugiera una situación alarmante. No en vano, su consejero delegado, Ricardo Currás, definió los primeros seis meses del presente ejercicio como » el periodo más duro para el grupo desde que salió a bolsa». Los beneficios de la compañía se redujeron en un 88,7% a tan solo 6 millones de euros, el resultado operativo (ebit) se contrajo en más de la mitad y las ventas brutas experimentaron un retroceso del 10%, los márgenes volvieron a padecer la dura competencia. «El modelo de negocio de Dia sigue afrontando dificultades», observaban de forma elocuente los analistas de Bankinter.

Por todo eso resulta tan llamativo el soberbio desempeño que mostraron las acciones del grupo de supermercados en la sesión de este jueves. La cotización de Dia registró un avance próximo al 10,5%, en su mejor jornada en casi un año. Tras doce meses fatídicos sobre el parqué en los que había visto esfumarse casi dos tercios de su valor, los inversores concedieron a la compañía que preside Ana María Llopis un llamativo alivio que apenas, restaña, no obstante, las heridas acumuladas en este turbulento periodo.

Precisamente, ese castigo sufrido previamente en bolsa es un elemento clave para entender el por qué de la positiva reacción de este jueves. Dia, sin duda, se ha enfrentado durante la primera mitad de 2018 a un entorno notablemente adverso, casi una tormenta perfecta. En un escenario de fuerte competencia en España y Portugal, que ha cercenado su rentabilidad sin impedir una pérdida de cuota mercado, la ruptura de las alianzas comerciales con Eroski e Intermarché han debilitado la posición de negociación de Dia con sus proveedores.

Tras perder dos tercios de su valor en el último año, Dia confía en remontar el vuelo en los próximos trimestres

Asimismo, en Brasil la compañía se ha visto fuertemente golpeada por la huelga de transportistas que paralizó el país durante el trimestre. «La muy ajustada cadena de suministro y fuerte concentración geográfica de Dia en el país provocó un fuerte impacto, con un elevado número de faltas en mayo y en junio, lo que nos llevó a un significativo deterioro en las ventas y en la rentabilidad en el trimestre», reconocía Currás. Y tanto en Brasil como, sobre todo, en Argentina, el colapso de las respectivas divisas impactó de forma significativa el valor del negocio en ambos mercados. Pero nada de esto puede pillar por sorpresa a unos inversores que ya habían dado rienda suelta al pesimismo sobre el negocio de la compañía.

En cambio, la dirección de Dia se ha esforzado en dibujar un escenario más esperanzador para los próximos trimestres y los inversores parecen haber optado por otorgarle un voto de confianza. «Ya hemos casi terminado nuestro ambicioso plan de remodelaciones de tiendas para el año, con más de 900 establecimientos ya renovadas en Iberia con buenos resultados. Estamos empezando a ver el impulso de estas transformaciones en una buena tendencia de las ventas en julio y esperamos mantener la trayectoria positiva en la segunda mitad del año en la que también empezaremos a abrir nuevas tiendas Dia, La Plaza y Clarel», indicó Currás, quien también anunció la vuelta a la normalidad del negocio en Brasil.

La compañía presentará en octubre un nuevo plan estratégico sobre el que imperan las incertidumbres

Con este positivo inicio de trimestre, los directivos de la compañía se han sentido alentados para emitir previsiones de cara al resto del ejercicio, al tiempo que confirmaron la intención de presentar un nuevo plan estratégico el próximo mes de octubre. «Los resultados se han situado por debajo de nuestras estimaciones y las del consenso y continúan poniendo de relieve la debilidad operativa por la que atraviesa la compañía. Sin embargo, creemos que la comunicación de previsiones de márgenes en Iberia para el resto del ejercicio y del objetivo de Capex (4% sobre ventas netas), así como la confirmación de que el plan estratégico se presentará en el mes de octubre, han mejorado ligeramente la escasa visibilidad a la que veníamos haciendo referencia», comenta Ana Gómez, analista de Renta 4.

El mercado viene especulando desde hace tiempo con ese nuevo plan estratégico, que debe contar con el beneplácito del magnate ruso Mijaíl Fridman, máximo accionista de Dia desde inicios de año. Poco se conoce sobre los planes de la compañía, más allá de la intención, desvelada por El Independiente, de vender su negocio de cash & carry en España Max Descuento. Pero son muchas las hipótesis que se manejan y no todas son positivas. No en vano, el previsible foco en aumentar las ventas aún a costa de los márgenes es visto con inquietud entre los expertos.

«Creemos que la prioridad será la expansión del like for like (en línea con los comentarios de la compañía desde la conferencia de resultados del primer trimestre), que exigiría un incremento del Capex,con el consiguiente posible aumento de los niveles de endeudamiento y previsible deterioro adicional de los márgenes en Iberia. Tampoco descartamos que se adopten medidas relacionadas con el dividendo o desinversiones (como la ya anunciada venta de la enseña Max Descuento) con el fin de evitar (o moderar) el incremento en los niveles de deuda», observan a Renta 4.

Para Dia aún quedan muchos retos por delante. Y las garantías de éxito son escasas. Pero el mercado ha optado por concederle una tregua. Al menos, por ahora.

Comentar ()