Economía | Empresas

Dia se hunde un 63% en un año dramático y el mercado augura "más sufrimiento"

Las casas de análisis recortan sus previsiones sobre la compañía ante el débil escenario que envuelve su negocio en el mercado ibérico y en Latinoamérica

Dia se hunde un 63% en un año dramático y el mercado augura "más sufrimiento" por venir.

Supermercado La Plaza, del Grupo Dia. EFE

Mucho ha cambiado el escenario para el Grupo Dia en los últimos 12 meses. Hace casi un año, el 28 de julio de 2017, el optimismo se desbordaba en torno a la compañía con la entrada en su capital del magnate ruso Mikhail Fridman, a través del fondo Letterone. Aquel día las acciones del grupo de supermercados se dispararon casi un 15% y alcanzaron los 6 euros por acción. Pocos podían imaginar entonces la debacle que experimentaría la debacle que se avecinaba para la compañía.

Este viernes, las acciones de Grupo Dia sufrían un revés del 8,16%. Una serie de informes por parte de distintas casas de análisis han agravado la desconfianza que se ha instalado en el parqué sobre la firma que dirige Ricardo Currás. Una desconfianza que ya ha pulverizado más de 2.370 millones de euros de capitalización. El 63,4% de su valor se ha esfumado y lo más preocupante es que la mayoría de los analistas considera que lo peor está por llegar.

Dia se mueve en un escenario difícil. La elevada competencia en un sector maduro, cuyas tasas de crecimiento son muy limitadas, obliga a una intensa guerra de precios que se ha llevado por delante buena parte de la rentabilidad de los distintos operadores, que deben hacer frente, además, al auge de un comercio online que resulta nocivo para sus márgenes.

En este contexto, además, el modelo de Dia, que había basado su atractivo en la proximidad al cliente -con numerosas tiendas en el centro de las ciudades- se ha visto superado por nuevos competidores que también han optado por expandirse en los núcleos urbanos con precios agresivos y una experiencia de compra más satisfactoria. Así, mientras enseñas como Mercadona o Lidl no han hecho sino ganar terreno en los últimos tiempos, la compañía que dirige Currás ha visto menguar constantemente su cuota de mercado, a pesar de sus esfuerzos por retener al cliente a base de sacrificar sus márgenes.

La difícil situación en los mercados ibéricos y en Latinoamérica hacen prever unas débiles cuentas semestrales

La propia compañía parece haber puesto el foco, para los próximos trimestres, en defender su cuota de ventas, más que en mejorar la rentabilidad. Una estrategia que no parece convencer al mercado. Dia es con diferencia el peor valor del Ibex en el año, con recortes que se acercan ya al 50% y los expertos se preparan para una próxima presentación de resultados, que está prevista para el 26 de julio, cargada de notas negativas. «Esperamos un conjunto difícil de números, tanto fundamentalmente (tendencias débiles de ventas en mercados clave combinados con la presión en los márgenes) como ópticamente (significativos vientos de en contra de las divisas de Latinoamérica», observan los analistas de Barclays en un informe titulado Sufrimiento por venir.

La entidad británica ha rebajado considerablemente sus expectativas sobre el valor, tras recortar entre un 8 y un 10% sus proyecciones de Ebitda para el periodo 2018-2020. El cuadro que pintan sus analistas sobre el segundo trimestre de Dia es desolador: «Esperamos que las ventas comparables (like for like) en Iberia caigan un 0,8% después de dos trimestres en territorio positivo. Las ventas en Latinoamérica se verán afectadas por las huelgas en Brasil y, en términos de euros, por un impacto muy negativo en el tipo de cambio. Los márgenes pueden verse afectados por el desapalancamiento operacional, por el actual entorno competitivo y por la finalización del acuerdo de compra con Eroski«.

Con todo esto, Barclays se cuestiona si la compañía podrá mantener su actual dividendo (de 0,18 euros por acción) y, de hecho, recorta su previsión al respecto a 0,10 euros. En su opinión, la idea de poner el foco en las ventas «en lugar de las ganancias, podrían ser (más) malas noticias para las estimaciones a corto plazo. El modelo de Dia, ligero en activos, significa que las protección a la baja puede ser limitada si las estimaciones están bajo presión».

Los expertos esperan que presente un nuevo plan estratégico que ponga el foco en el crecimiento de las ventas

El banco británico es solo una de las muchas firmas de análisis que han pronosticado en los últimos días un escenario oscuro para el grupo español de supermercados. Jefferies, Santander o Alantra también han emitido recientemente informes poco alentadores. Las expectativas del mercado se centran en los planes futuros que puede comunicar la compañía tras el reciente refuerzo de Letterone en su capital.

«Esperamos que Dia (liderada por su accionista principal Letterone) anuncie un nuevo Plan estratégico después del verano, con un enfoque en la recuperación del crecimiento de las ventas like for like y las ganancias de cuota de mercado, y en la venta de activos. Dicho esto, esperamos que Letterone priorice el crecimiento de las ventas sobre los márgenes y el flujo de caja libre, por lo que esperamos más sufrimiento antes de que haya una ganancia», observan en Alantra.

Difícil escenario para una compañía a la que, al menos, a corto plazo, no le queda otra que «aguantar el chaparrón», observa Paula Sampedro, analista de Link Securities. Con una visión más a futuro, tal vez pueda encontrar un entorno más propicio, ya que «el posicionamiento de Dia, su apuesta por la proximidad y el precio, sigue siendo válido. Creo que en España el modelo de cercanía es una mejor apuesta frente al de los hipermercados», añade Sampedro.

Lo que queda por ver es si el mercado le concede una tregua hasta alcanzar ese escenario más benigno para su negocio.

Comentar ()