Economía | Empresas

Telepizza firma la paz con sus franquiciados y desactiva la batalla judicial

La Asociación de Franquiciados de Telepizza ha decidido retirar la demanda presentada hace un mes para que se anulara la aprobación del acuerdo entre Telepizza y Pizza Hut

Telepizza firma la paz con sus franquiciados y desactiva la batalla judicial.

Junta general de accionistas de Telepizza. Europa Press

Bandera blanca en Telepizza. La compañía de restauración ha desactivado la amenaza de una batalla judicial con sus franquiciados, tras llegar a un acuerdo con éstos en relación a la alianza con Pizza Hut. De este modo, la Asociación de Franquiciados de Telepizza, que representa a más de 100 restaurantes de la firma, ha decidido retirar la demanda que había presentado para la anulación del acuerdo, que había sido recientemente aprobado por la junta de la compañía de pizzerías.

Los franquiciados se habían mostrado hasta la fecha receloso sobre las implicaciones que el acuerdo con Pizza Hut tendría para sus negocios, llegando a denunciar la posibilidad de que el grupo ejerciera «competencia desleal», saltándose los términos contractuales. Sin embargo, tras más de un mes de intensas negociaciones, la compañía que dirige Pablo Juantegui se ha comprometido con este colectivo a una serie de condiciones que garanticen el desempeño sin cortapisas del negocio de sus franquiciados.

El acuerdo garantiza, básicamente, el mantenimiento de la marca de Telepizza en España, su desarrollo y su reconocimiento, con independencia del desarrollo que se pueda dar a la enseña del grupo estadounidense Yum Brands en el territorio nacional. Esto supondrá que durante la vigencia de los contratos de los franquiciados, estos no se verán obligados en ningún momento a reconvertir la marca de sus tiendas ni a abrir restaurantes de Pizza Hut y ni siquiera a variar sus menús para dar entrada a productos de la cadena norteamericana. También que los fondos de publicidad generados por los cánones pagados por los franquiciados de Telepizza se seguirán destinando de manera exclusiva y aislada para la promoción de la propia enseña.

Del mismo modo, el líder de las pizzas en España se compromete a que no se abrirá ningún Pizza Hut en los territorios de influencia de los franquiciados, de modo que la expansión de la cadena americana no se haga a costa de una mayor competencia para los propietarios de franquiciados de Telepizza. No obstante, los franquiciados que así lo deseen sí podrán acordar la apertura de una tienda de la marca norteamericana en dichas zonas de exclusividad.

Telepizza se compromete con los franquiciados a que las nuevas aperturas de Pizza Hut no se realizarán en sus territorios de influencia

La noticia del arreglo entre Telepizza y sus franquiciados era recibida este miércoles en bolsa con avances superiores al 2% por parte de la cadena de restauración española. Aunque el acuerdo con Pizza Hut había sido recibido con un aplauso casi generalizado por parte de los analistas su impacto en bolsa hasta la fecha ha sido bastante modesto. Tras una fuerte reacción al alza en los primeros días, los títulos del grupo que dirige Juantegui habían ido perdiendo fuelle en las últimas semanas, hasta situarse al cierre del martes apenas un 1,3% por encima de los niveles previos al anuncio, en un movimiento que los expertos no dudaban en achacar a las incertidumbres generadas por los conflictos internos que había destapado la operación.

Así, recientemente Beltrán de la Lastra, director de Inversiones de Bestinver, reconocía que, aunque la operación les parece muy positiva para la compañía -y por ello habían tomado posiciones en su capital-, es indudable que algunos colectivos, como el de los franquiciados, podían tener motivos para recelar, por lo que permanecían vigilantes sobre las implicaciones de estos sucesos sobre el negocio del grupo.

El acuerdo con Pizza Hut supone para Telepizza elevar su número de establecimientos desde los 1.600 actuales a más de 2.500 y expandir su presencia internacional a un total de 37 países, con más de 500 millones de consumidores potenciales, acelerando un crecimiento internacional que se veía frenado en mercados como el latinoamericano por el poco arraigo de la enseña española.

Con esta visión, los analistas de UBS observaban tras la firma de la alianza que «el nuevo Telepizza es ahora más interesante en términos de perfil de crecimiento, exposición regional y sesgo de franquiciado” y elevaban su precio objetivo hasta los 7 euros, un 25% por encima de los niveles actuales.

Comentar ()