Economía

El banco suizo UBS calienta la venta del 9,5% que controla CaixaBank en Repsol

Señala que los niveles a los que cotiza la petrolera, cerca de máximos de cinco años, abren la veda a una operación corporativa

Oficina de CaixaBank.

Oficina de CaixaBank. CaixaBank

CaixaBank, el primer accionista de Repsol con el 9,46% del capital, podría empezar a plantearse vender su participación en la petrolera. Al menos, según la opinión de UBS, el mayor banco de Suiza.

En un informe al que ha tenido acceso El Independiente remitido a grandes clientes, UBS señala que el hecho de que la petrolera cotice cercano a niveles máximos de cinco años abre la veda a una operación corporativa. Apuntala esta teoría señalando que, durante el primer semestre, el grupo catalán ha estado cubriendo con derivados el riesgo de una caída de la acción de Repsol, tras el rally de los últimos años eb Bolsa.

«Tomando como referencia el coste de la participación de CaixaBank en Repsol, cifrada en 2.700 millones al cierre de diciembre, y la pequeña reducción en la participación desde el 9,64% hasta 9,46%, CaixaBank lograría el equilibrio en su inversión en la petrolera a un precio de 18,5-19 euros por acción», señala la firma helvética.

La escalada del petróleo ha impulsado el precio de los títulos de Repsol -en el momento de emitir el informe, cotizaba en 17,3 euros, actualmente a 16,7 euros-, por lo que una venta a estos niveles supondría para el banco que dirige Gonzalo Gortázar una «moderada pérdida bruta de 250 millones», calcula la firma. Al precio de cotización actual, la pérdida sería ligeramente superior. «Este alza de la cotización abre la puerta a la posibilidad de que CaixaBank considere vender su participación», opina el banco suizo.

Junto a ello, UBS subraya que durante los últimos seis meses CaixaBank ha estado cubriendo en torno al 5% -de su paquete de 9,47%- de la exposición al grupo que preside Antonio Brufau. «Ha utilizado swaps para evitar las pérdidas en el caso de que la acción caiga por debajo de los 15 euros y, a cambio, cede la parte de los dividendos pagados por Repsol a CaixaBank a la contraparte», señalan los analistas. En 2017, la entidad recibió 120 millones en concepto de dividendo de su participada.

CaixaBank ha cubierto el 5% de la exposición que tiene a la petrolera del riesgo de una caída en Bolsa

Desde su punto de vista, este movimiento tiene dos implicaciones: «En términos de ganancias, CaixaBank ‘regala’ entre 70 y 75 millones al año (precio de los swaps), pero protege su capital y valor en libros contra el riesgo de una caída de la acción».

En lo que respecta al capital, UBS estima que la venta del paquete en Repsol generaría un impacto positivo sobre la solvencia de 15 puntos básicos, derivada de liberar 4.000 millones de euros en activos ponderados por riesgo (175% sobre los 2.700 millones del coste de la participación) que compensaría el impacto sobre el capital CET1 de 250 millones.

La firma suiza señala que la venta tendría un impacto positivo sobre la solvencia del banco catalán

UBS estima que la participación del banco en la energética le reportará este año un beneficio de 213 millones este año y 266 millones en 2019, descontando el coste de los swaps. 

La venta de Repsol tendría sentido en el marco del plan estratégico del grupo que ambiciona reducir el consumo de capital de la cartera de
participadas. Sin embargo, frente a la posición de UBS, otras fuentes del mercado señalan que no vislumbran a corto plazo movimientos en este sentido. «CaixaBank está cómodo en el accionariado de Repsol y la previsión del consenso de analistas es que los títulos de la energética sigan revalorizándose. El propio UBS aumentó recientemente el precio objetivo de la petrolera de 17 a 17,5 euros, por lo que no tendría sentido una venta a los niveles actuales», explican.

Otros expertos señalan que tiene más sentido que CaixaBank, en el caso de que se plantee una venta, espere a la salida a Bolsa del gigante Aramco. La saudita, que preveía estrenarse en el parqué en el segundo semestre de este año, ha aplazado de momento la operación sine díe.

Vínculos históricos

CaixaBank, con el 9,47% del capital, es actualmente el mayor accionista de Repsol, por delante de Sacyr (7,88%), BlackRock (4,54%) y Temasek (3,4%). Ha ocupado históricamente, desde su fundación, una posición relevante en su accionariado y en su consejo de administración. El Presidente de CaixaBank Jordi Gual es miembro del consejo de Repsol, de la comisión de nombramientos y de la comisión de sostenibilidad. `Por su parte, Gonzalo Gortázar, consejero delegado del banco, es consejero, vicepresidente primero, miembro de la comisión delegada y de la de retribuciones de la petrolera.

Te puede interesar

Comentar ()