La plana mayor de BBVA se reunió el miércoles en Madrid con analistas de Bolsa, en plena tormenta turca. El consejero delegado del grupo, Carlos Torres Vila, y el director financiero, Jaime Sáenz de Tejada, lanzaron un mensaje de tranquilidad: la pérdida máxima en el peor de los casos por su participación en Garanti, donde controla el 49,8% del capital, sería de 4.400 millones. Pese a ello, el valor se deja en Bolsa más de 6.000 millones desde julio.

El encuentro, previsto antes de la crisis otomana, sirvió para que los inversores despejasen algunas dudas en torno a los riesgos de la región. «Como era de esperar, el interés se centró abrumadoramente en Turquía, donde las perspectivas de beneficios a corto plazo son negativas debido a la depreciación de la moneda y al empeoramiento de la calidad de los activos», señalan los analistas de Alantra, que asistieron al encuentro.

Los directivos elevan el coste del riesgo en Turquía hasta 200 puntos básicos por el deterioro de la economía

Los directivos de BBVA reconocieron un incremento de su previsión de coste de riesgo (dotación de provisiones entre crédito total) de 150 a 200 puntos básicos para todo 2018 en Turquía. En positivo, destacaron que las coberturas de divisas están funcionando (una depreciación del 10% de la lira turca tiene un impacto de 2 puntos básicos en ratio de capital CET1 fully loaded de BBVA) y reiteraron que la pérdida máxima es el valor en libros de la participación en Garanti valorada en 4.400 millones, ya que no hay préstamos intercompañía.

Además, ante el gran interés de los analistas por una posible ampliación de capital, los ejecutivos aseguraron que, al menos a corto plazo, no prevén capital Garanti, que cuenta con unos niveles de solvencia muy superiores a los que exige el regulador.

Los puntos clave de la reunión

La dirección de BBVA reconoció un incremento del coste del riesgo hasta 200 puntos para 2018 en Turquía, lo que supone 50 puntos más que su estimación en la presentación de resultados. Esta revisión al alza responde al deterioro de las condiciones macroeconómicas en el país. Un aumento de 50 puntos en el coste del riesgo debería reducir las ganancias en un 25%. BBVA no quiso hacer previsiones sobre la cifra en 2019.

En cuanto al capital, la sensibilidad del ratio FL CT1 de BBVA a una depreciación del 10% de la moneda turca es de 2 puntos básicos y, en el caso del peso argentino, de 1 punto, con las coberturas actuales. «En el peor de los escenarios, si BBVA perdiese toda su inversión en Turquía, el impacto en el capital sería de 30 puntos básicos», calcula Alantra.

Una depreciación del 10% de la lira equivale a una pérdida de 2 puntos básicos de capital

La dirección reiteró que no hay transacciones cruzadas entre BBVA y su filial, por lo que la pérdida máxima en el peor de los casos sería de 4.400 millones, que es el valor contable de la inversión.

Los inversores mostraron su preocupación ante la posibilidad de que BBVA recapitalice Garanti en un escenario muy adverso. Sin embargo, los directivos del banco aseguraron que la probabilidad de que el grupo inyecte capital en Garanti a corto plazo es baja, dado su elevado ratio de solvencia -14% CET1 frente al 8% que requieren los reguladores-, y las nuevas medidas de alivio aprobadas por los reguladores turcos.

Además, reiteraron que no estarán obligados a hacer nada que vaya en contra de sus propios criterios. Torres Vila y Sáenz de Tejada citaron casos como el de Venezuela, donde BBVA no ha capitalizado su filial, o Argentina, donde BBVA diluyó su participación en Banco Francés en 2017 al optar por no participar en la ampliación de capital.

La debilidad del precio de la acción prevalecerá hasta que las autoridades turcas tomen medidas decisivas, según Alantra

Más allá de Turquía, la dirección del grupo se mostró positiva con la evolución en España, México y EEUU.

Los expertos de Alantra consideran que «el mercado ha exagerado el posible impacto negativo de la crisis turca y que BBVA es una atractiva oportunidad de compra». La inestabilidad del país otomano «tiene un impacto negativo significativamente menor en BBVA de lo que el mercado ya ha descontado», aseguran.

Desde finales de julio, BBVA ha perdido 6.000 millones en capitalización de mercado, mientras que Garanti se ha dejado 1.900 en el mismo período, de los que cerca de 1.000 son los atribuibles al grupo que preside Francisco González.

Aun así, Alantra advierte de que «la debilidad del precio de la acción probablemente prevalecerá, al menos, hasta que las autoridades turcas tomen medidas políticas decisivas».

Según las estimaciones de la firma de inversión, BBVA cotizar a un PER (relación precio beneficio por acción estimado) para 2019 de 6 veces. También cotiza por debajo de valor en libro. 0,8 veces precio entre activos netos tangibles con una rentabilidad (ROTE) del 13% y una rentabilidad por dividendo del 6,5%.