Economía

Bruselas aprueba la normativa de derechos de autor en internet: ¿adiós a la Wikipedia?

Sede del Parlamento Europeo, durante una sesión. EFE

Ha tenido que ser al segundo intento, pero el Parlamento Europeo ya ha aprobado la nueva directiva sobre derechos de autor que a partir de ahora será de obligado cumplimiento en el Viejo Continente.

Los 438 votos a favor que ha recibido el informe de Axel Voss, europarlamentario del Partido Popular Europeo, han superado ampliamente a los 226 noes y a los 39 diputados europeos que han decidido abstenerse.

Esto no significa que la normativa vaya a aplicarse de un día para otro. Como ya es normal en asuntos continentales, se abre ahora un periodo de negociaciones en el Consejo de la Unión Europea, donde están representados todos los Estados miembro, para elaborar y aprobar formalmente el reglamento.

Los artículos decisivos de la normativa, los que han suscitado más problemas y han provocado esta segunda votación, son tanto el 11 como el 13. En el caso del primero, permite a los editores de prensa reclamar indemnizaciones si se comparten sus artículos o vídeos en plataformas digitales como Facebook o Twitter. Tendrían, para reclamar, un periodo máximo de hasta 20 años.

Por su parte, el artículo 13 obligará a los gigantes de internet a poner coto a los contenidos que comparten sus millones de usuarios, y deberán asegurarse de que no se incumple la normativa en materia de derechos de autor. Tendrán que tomar «medidas adecuadas» para estar conforme al «correcto funcionamiento de los acuerdos», dice el informe del eurodiputado popular.

Grosso modo, estos dos puntos de la normativa obligan a que se limite el uso de los artículos de prensa y además obligará a los grandes actores de internet, como YouTube, Facebook, Twitter o Google, a controlar de manera más eficiente y efectiva los contenidos que suben sus usuarios.

Algunos de estos, como Facebook, ya tienen instalados mecanismo de inteligencia artificial para identificar los contenidos. Sin embargo, las herramientas tienen un problema: necesitan el vídeo o imagen original para tomarlo como referencia y construir a partir de ahí la identificación.

¿Es el fin de los memes y la Wikipedia?

Todavía queda algo de tiempo para aprobar la directiva, pero sí que podríamos estar ante los últimos meses de vida de los memes y de la famosa Wikipedia, a la que recurren ministros y estudiantes con la misma frecuencia.

La idea que tiene la Comisión Europea es que todo esté listo antes del final de este año para «conseguir beneficios tangibles para los ciudadanos, investigadores, educadores, escritores, artistas, prensa e instituciones culturales», ha dicho el vicepresidente Ejecutivo comunitario para el Mercado Único Digital, Andrus Ansip, tal y como recoge Efe.

¿Quiere decir esto que es el fin de la Wikipedia y de los memes? Habrá que esperar hasta la aprobación definitiva, pero podría ser así. En el caso de la vasta red de conocimiento compartido, quedaría afectada por el artículo 11, que prohíbe la difusión de artículos de prensa. Su gran atractivo, citarse a sí misma para mantener al usuario dentro de la rueda, podría verse afectado.

Por su parte, el artículo 13 choca directamente con los populares memes. Ahora, cuando el usuario decida subir a su perfil de Facebook una de estas imágenes el algoritmo la analizará y, si coincide con una de las que están en su base de datos, no permitirá subirla. Es similar a lo que ocurre en, por ejemplo, Instagram cuando alguien añade una foto en la que se ve un pezón.

La siguiente pregunta, toda vez que el reglamento parece ya encaminado, es cómo podremos evitar los usuarios que Facebook, Twitter o YouTube no instalen herramientas en sus algoritmos para eliminar toda información perjudicial para ellos. Puede que, con esta normativa, la Comisión Europea se haya dado un tiro en el pie y haya instalado una suerte de censura moderna dejando el poder en manos de los gigantes de internet.

Comentar ()