Economía | Empresas

Cepsa repartirá más de 1.400 millones de euros en dividendos en tres años

La petrolera, que regresará al parqué el próximo 18 de octubre, contempla realizar operaciones corporativas para crecer

logo
Cepsa repartirá más de 1.400 millones de euros en dividendos en tres años
Cepsa regresará a la bolsa el 18 de octubre con una valoración máxima de 8.100 millones.

Sede de Cepsa en Madrid. Europa Press

Resumen:

Cepsa protagonizará el próximo 18 de octubre la mayor salida a bolsa del mercado español en 2018, con una valoración máxima de casi 8.100 millones de euros, que la situaría entre los veinte mayores valores de la bolsa española.

La compañía petrolera, propiedad del fondo de Abu Dabi Mubadala prevé captar algo más de 2.000 millones de euros con la venta de un 25% de su capital.

El precio definitivo de la oferta se fijará el próximo 16 de octubre, tras establecerse una horquilla de precios de entre 13,1 y 15,1 euros por acción.

La compañía planea repartir 450 millones de euros en dividendos en 2019, otros 475 en 2020 y casi 500 millones en 2021. Estas cifras situarían a Cepsa como uno de los valores españoles más atractivos por remuneración al accionista.

El grupo que preside Pedro Miró reconoce que su estrategia de crecimiento pasa, en cierta medida, por su capacidad para sacar adelante operaciones de adquisición e integración.

Comienza la cuenta atrás para el gran estreno del mercado bursátil español en 2018. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha registrado este martes el folleto de la oferta pública de venta (OPV) de Cepsa, según el cual la petrolera regresará al parqué, siete años después de su salida, a partir del próximo 18 de octubre.

La compañía, propiedad de Mubadala -el fondo soberano de Abu Dabi- ha fijado un rango de precios de entre 13,1 y 15,1 euros por acción, lo que implica que la compañía alcanzaría una valoración de entre 7.010 y 8.080 millones de euros, de modo que aspiraría a situarse entre las veinte mayores compañías del mercado español. Mubadala, que pretende colocar un 25% del capital de la compañía, obtendría de este modo unos 2.019 millones de euros.

La compañía sale al mercado en un momento que ofrece luces y sombras para su negocio. La fortaleza de los precios del petróleo, que recientemente ha superado los 80 dólares por barril, por primera vez en cuatro años, representa un apoyo fundamental para los intereses de Cepsa. Pero, a más largo plazo, prevalecen algunas dudas sobre la demanda de crudo, en un entorno de creciente preocupación por el impacto ambiental de las energías fósiles y la tendencia hacia la electrificación del transporte, como la propia compañía reconoce.

En ese contexto y para atraerse el interés de los inversores, la firma que dirige Pedro Miró sale al parqué con el propósito de repartir entre sus accionistas unos dividendos nada desdeñables. La petrolera propone el pago de 450 millones de euros en 2019 -a pagar al 50% entre diciembre y junio del año siguiente-, que se elevarían a 475 en 2020 y otro 5% (hasta rozar los 500 millones de euros).

En total, unos 1.423 millones de euros en tres años, que situarían a la compañía como una de las más atractivas por dividendo del parqué nacional. No en vano, solo el pago previsto para 2019 supondría una rentabilidad por dividendo superior al 5,5% si la empresa se colocara en la parte alta del rango de valoración fijado en la oferta y de casi el 6,5% si se situara en el rango bajo. Además, la compañía ha manifestado su propósito de mantener una tendencia creciente en los años sucesivos de estos pagos, de los que, en cualquier caso, un 75% irán a parar a manos de su máximo accionista.

Aún con este gancho, las valoraciones presentadas por Cepsa se sitúan claramente por debajo de los 10.000 millones de euros de valoración con los que se había especulado en los últimos meses, e incluso de estimaciones más modestas como las realizadas por los analistas de Bankinter, que consideraban razonables niveles en torno a 8.900 millones de euros. El precio final de venta se fijará tras el término del periodo de prospección de la demanda, el próximo 16 de octubre, con vistas, a realizar su reestreno en bolsa el jueves 18 de octubre.

Mubadala obtendrá un máximo de 2.019 millones con la venta del 25% de la petrolera

Cepsa cerró el primer semestre de 2018 con un beneficio de 446 millones de euros, un 6,7% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, que saldó con ganancias finales de 759 millones. La compañía reconoce que la ralentización del ritmo de crecimiento de la demanda de petróleo y la suficiencia de fuentes de abastecimiento limitará el potencial de crecimiento a futuro de la industria. En esa coyuntura, la compañía considera que su salto al parqué puede ser un elemento clave en su estrategia de crecimiento, al permitir “la entrada en el capital de inversores institucionales a largo plazo, así como de una base diversificada de accionistas internacionales, mejorando así el acceso a los mercados oficiales de capitales (incluyendo a los mercados de instrumentos de deuda) y facilite de esta forma el futuro crecimiento de la sociedad”, según se detalla en el folleto.

A este respecto, Cepsa reconoce que su estrategia pasa por crecer mediante operaciones corporativas. “El éxito de nuestra estrategia depende, en parte, de nuestra capacidad de crecer mediante adquisiciones, inversiones y empresas en participación (joint venture)”, indican.

La compañía ha anunciado su intención de sustituir a su presidente, Suhail Mohamed Faraj Al Mazrouei, que es también ministro de Energía e Industria de los Emiratos Árabes Unidos, por Musabbeh Al Kaabi, que ocupa un puesto en el consejo de la firma desde 2017. Además, ha fichado al consejero delegado de Merlin Properties, Ismael Clemente, y al ex consejero delegado de CaixaBank Juan María Nin, en calidad de consejeros independientes.

Regreso siete años después

El pasado 17 de septiembre, la petrolera, propiedad al 100% de Mubadala, ya anunció su intención de solicitar la admisión a negociación de sus acciones ordinarias en las bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia, con al menos ese 25% del capital. La operación incluye una oferta de venta de acciones a inversores cualificados internacionales dentro y fuera de España, así como un paquete limitado de títulos destinados a empleados de Cepsa y de sus filiales en España, que en este caso representará aproximadamente un 0,40% del total de acciones ofrecidas iniciales.

Banco Santander, Citigroup Global Markets, Merrill Lynch International y Morgan Stanley actúan como coordinadores globales y joint bookrunners en la oferta; mientras que Barclays Bank, BNP Paribas, First Abu Dhabi Bank PJSC, Société Générale y UBS han sido joint bookrunners adicionales y BBVA y CaixaBank BPI han ejercido de co-lead managers. Rothschild actúa como asesor financiero exclusivo de la sociedad y de Mubadala en relación con la oferta.

El de Cepsa será el mayor estreno en la bolsa española desde el de Aena a inicios de 2015

En 2011, el fondo de Abu Dabi Ipic se hizo con el 100% de Cepsa tras adquirir el 48,8% del capital que estaba en manos de la francesa Total por unos 3.650 millones de euros. Así, la valoración entonces de la compañía, que posteriormente fue sacada de bolsa por el fondo, ascendía a unos 8.000 millones de euros.

Desde entonces, Cepsa ha mantenido una línea de crecimiento tanto en el sector químico, con la puesta en marcha de las plantas de Shanghai (China) y Dumai (Indonesia), así como en exploración y producción. En esta línea, a finales de 2013 adquirió la norteamericana Coastal Energy Company por más de 1.600 millones de euros.

La de Cepsa no solo será la mayor salida a bolsa en España en 2018, muy por encima de la de Metrovacesa, sino que representa el mayor estreno en el mercado nacional desde el debut de Aena en febrero de 2015.