EconomíaEL GOBIERNO ULTIMA cambios en las ayudas

El nuevo bono social: más luz con rebaja y medidas contra la feminización de la pobreza

El Ejecutivo amplía un 15% la cantidad de electricidad consumida a la que se aplica los descuentos y relaja los criterios de renta para que hogares 'monomarentales' y ancianos que viven solos puedan acceder a las ayudas.

logo
El nuevo bono social: más luz con rebaja y medidas contra la feminización de la pobreza
Interruptor de la luz. Compañías eléctricas.

Un interruptor de la luz. Flickr | Carlos Reusser Monsalvez

Resumen:

El Gobierno ultima una reforma del nuevo bono social de la luz que está en vigor desde hace un año. Tras la reforma, el plan de ayudas a hogares vulnerables empezó a vincularse más directamente al nivel de renta familiar.

Ahora el Gobierno pretende elevar las propias ayudas al ampliar la cantidad de electricidad consumida a la que se aplica los descuentos (de entre 25 y el 40%, y que puede llegar al 100% en casos extremos) y también flexibilizará los criterios de renta para les sea más fácil acceder al bono social a los hogares monoparentales y a los ancianos que viven solos.

El Gobierno ultima su plan de choque con medidas para frenar las subidas de luz y para mejorar la protección de los colectivos vulnerables antes estos incrementos del recibo eléctrico. Las negociaciones entre los Ministerios para la Transición Ecológica, Economía, Hacienda e Industria aún no están cerradas, pero probablemente el paquete de medidas se aprobará en el Consejo de Ministros de esta semana.

Como parte del plan, el Ejecutivo pretende mejorar el nuevo bono social de la luz que está en vigor desde hace un año. Tras la reforma, el plan de ayudas a hogares vulnerables empezó a vincularse más directamente al nivel de renta familiar.

Ahora el Gobierno pretende elevar las propias ayudas al ampliar la cantidad de electricidad consumida a la que se aplica los descuentos (de entre 25 y el 40%, y que puede llegar al 100% en casos extremos) y también flexibilizará los criterios de renta para les sea más fácil acceder al bono social a los hogares monoparentales y a los ancianos que viven solos.

Un 15% más de electricidad con descuento

Los descuentos del bono social sólo se aplican a una cantidad de electricidad consumida, no a todo el consumo. La rebaja de entre el 25 y el 40% se aplica a los primeros kilovatios hora (kWh) consumidos cada mes: 100 kWh si los beneficiarios son familias sin menores; 140 kWh si tienen un menor o son pensionistas; 170 kWh si tienen dos menores; y 300 kWh si son familias numerosas.

La reforma del bono que aprobará el Gobierno elevará esos topes máximos de consumo un 15% en todos los casos, según confirman a El Independiente fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica. Los nuevos topes pasan a ser de 115 kWh al mes para hogares sin hijos; 161 kWh para familias con un menor o pensionistas; 196 kWh a los hogares con dos menores; y 345 kWh para familias numerosas.

Más facilidades para hogares ‘monomarentales’

El Gobierno calcula actualmente si un hogar tiene derecho al bono social y con qué descuento en función del nivel de renta familiar. Como otras ayudas públicas, el cálculo se realiza aplicando un múltiplo al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Este año este indicador está fijado en ingresos de 537 euros al mes, y se realizan los cálculos en unos casos con doce pagas anuales (6.454 euros) y en otros con catorce pagas (7.519 euros al año).

Por ejemplo, una familia sin hijos tiene acceso al descuento del 25% del recibo eléctrico si sus ingresos son inferiores a 1,5 veces el IPREM, esto es 11.279 euros; en las familias con un menor el requisito es que la renta no supere el doble del IPREM, o 15.039 euros; y si son dos los menores, el tope de renta es de 2,5 veces el IPREM, o 18.799 euros anuales. Para acceder al descuento del 40% de la factura,

Actualmente, ya se contemplan algunos colectivos para los que se relaja esos criterios de renta, y se les permita mayor renta para acceder a las ayudas. A consumidores con una discapacidad mayor al 33%, víctimas del terrorismo y víctimas de violencia de género se les permite 0,5 puntos más de IPREM en cada una de las categorías.

La reforma del Gobierno contempla incluir como colectivos con esta consideración especial a los hogares monoparentales y a los ancianos que viven solos. En ambos casos, desde el Ministerio para la Transición Ecológica se subraya que se trata de medidas para combatir la feminización de la pobreza energética.

Y es que, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 85% de los hogares monoparentales en realidad se trata de monomarentales, porque el cabeza de familia (y responsable del único ingreso del hogar) es una mujer. Y como el sueldo medio que perciben las mujeres es un 23% inferior al de los varones, este tipo de hogares están más expuestos la vulnerabilidad económica. En paralelo, una mayoría de los ancianos que viven solos también son mujeres, según esgrime el Ejecutivo.

Un nuevo bono para la calefacción

El Gobierno también creará un programa de ayudas específicas para la calefacción, para paliar los problemas de los hogares pobres para mantener su vivienda a una temperatura adecuada en invierno.

Este nuevo programa para la calefacción se articulará a través de ayudas monetarias directas -una suerte de cheque- que recibirán hogares que ya perciben el bono social eléctrico pero que utilizan otras fuentes de energía para calentar su casa (singularmente butano y gas natural). El dinero transferido ha de servir para facilitar afrontar el coste de la calefacción.

La cuantía de las ayudas dependerá del grado de vulnerabilidad de los hogares y del clima del lugar en que está ubicada la vivienda. El Ejecutivo dividirá España en cinco zonas climáticas y para cada una de ellas establecerá más o menos ayudas en función de las temperaturas medias en invierno.