Economía | EmpresasGUÍA PARA NO PERDERSE CON EL NUEVO ETIQUETADO DE LOS COMBUSTIBLES

Revolución en las gasolineras: cambian todos los nombres de las gasolinas y los gasóleos

Las estaciones de servicio de toda España empiezan a utilizar ya las nuevas denominaciones de los combustibles. Se da el primer paso para la desaparición de la gasolina 95, la gasolina 98, el diésel…

logo
Revolución en las gasolineras: cambian todos los nombres de las gasolinas y los gasóleos
Nueva nomenclatura de combustibles en las gasolineras

Nueva nomenclatura de combustibles en las gasolineras

Resumen:

Los conductores van a presenciar en pleno puente una auténtica revolución en todas las gasolineras. Desde el 12 de octubre, las estaciones de servicio tienen que mostrar el etiquetado con las nuevas denominaciones con las que empiezan a comercializarse las gasolinas, los gasóleos y los gases de automoción. Desde ya.

La Unión Europea impone el cambio para unificar las denominaciones ante la proliferación de nuevos tipos de combustibles y por los continuos modificación en la composición de los carburantes para hacerlos más sostenibles

Las nuevas etiquetas, unificadas para todos los países de Europa, describirán cuál en la composición del combustible. Las gasolinas pasan a llamarse E5 (con un 5% de etanol), E10 (con un 10%) y E85 (con un 8% de este componente).

Los diferentes tipos de gasóleos se denominarán B7 (con un 7% de biocombustible), B10 (con un 10% bio) y XTL (diésel parafínico o sintético, que no es un derivado del petróleo).

Además, los combustibles gaseosos que utilizan algunos vehículos llevarán etiquetas como H2 (hidrógeno), CNG (gas natural comprimido), LPG (gas licuado del petróleo) y LNG (gas natural licuado).

Además del nombre, para diferenciar los distintos tipos de combustible las etiquetas tendrán formas distintas. El nombre de las diferentes gasolinas estará rodeado por un círculo, los gasóleos por un cuadrado y los combustibles gaseosos por un rombo.

Desde este 12 de octubre las nuevas etiquetas deben figurar en todos los surtidores y boquereles de las estaciones de servicio de acceso público, en los concesionarios de venta de vehículos, en el tapón de llenado o la tapa del depósito de combustible de los coches que se vendan o se matriculen desde ese día, así como en los manuales físicos y online de los vehículos.

Los conductores van a presenciar en pleno puente una auténtica revolución en todas las gasolineras. Desde el 12 de octubre, las estaciones de servicio tienen que mostrar el etiquetado con las nuevas denominaciones con las que empezarán a comercializarse las gasolinas, los gasóleos y los gases de automoción. Desde ya.

La Unión Europea impone el cambio para unificar las denominaciones ante la proliferación de nuevos tipos de combustibles y por la continua modificación en la composición de los carburantes para hacerlos más sostenibles y menos contaminantes con nuevos biocomponentes, variando de unas petroleras a otras.

Y ahora mi coche consume…

Las nuevas etiquetas, unificadas para todos los países de Europa, describirán cuál en la composición del combustible. Las gasolinas pasan a llamarse E5 (con un 5% de etanol), E10 (con un 10%) y E85 (con un 8% de este componente), y así se reflejarán en los puntos de venta y también en los vehículos nuevos –turismos, vehículos comerciales ligeros y pesados, autobuses, ciclomotores, motos…-, en los que se reflejará qué tipo de combustible (o tipos, pueden ser varios) puede utilizar cada automóvil.

Los diferentes tipos de gasóleos se denominarán B7 (con un 7% de biocombustible), B10 (con un 10% bio) y XTL (diésel parafínico o sintético, que no es un derivado del petróleo). Además, los combustibles gaseosos que utilizan algunos vehículos llevarán etiquetas como H2 (hidrógeno), CNG (gas natural comprimido), LPG (gas licuado del petróleo) y LNG (gas natural licuado).

Dónde estarán las etiquetas

Además del nombre, para diferenciar los múltiples tipos de combustible las etiquetas tendrán formas distintas. El nombre de las diferentes gasolinas estará rodeado por un círculo, los gasóleos por un cuadrado y los combustibles gaseosos por un rombo.

Desde este 12 de octubre las nuevas etiquetas deben figurar en todos los surtidores y boquereles de las estaciones de servicio de acceso público, en los concesionarios de venta de vehículos, en el tapón de llenado o la tapa del depósito de combustible de los vehículos que se vendan o se matriculen desde ese día, así como en los manuales físicos y online de los automóviles.

El objetivo es que lo conductores conozcan la composición de los carburantes en cualquier país de Europa y adaptar su repostaje al combustible para el que sea apto su vehículo.

Usted seguirá teniendo su gasolina 95… de momento

De momento, sólo de momento, no desaparecen las actuales denominaciones basadas en el octanaje del combustible. Seguirá habiendo en las gasolineras la gasolina 95, la gasolina 98 y los diferentes tipos de diésel como hasta ahora.

Durante un tiempo, aún por determinar, convivirán ambos tipos de etiquetaje. Habrá un periodo de transición para que los conductores se acostumbren a la nueva fórmula. Pero se trata del primer paso para acabar con el actual etiquetado. El adiós a las gasolinas 95 y 98 es cuestión de tiempo.

No existe una correlación exacta entre las etiquetas antiguas y las nuevas denominaciones. Cada fabricante cuenta con octanajes y composiciones diferentes. Por ejemplo, tanto la gasolina 95 como la 98 que comercializa Repsol pasarán a estar integradas en la categoría E10, porque cuentan con un 10% de etanol. Sin embargo, los diferentes tipos de gasolina 95 de Repsol serán E5 (5% de etanol), mientras que su gasolina 98 será E10.

En el caso de los gasóleos, la mayoría del diésel comercializado en estaciones de servicio llevará la etiqueta B7, pero algunos productos serán B10. En caso de duda, la asociación de petroleras recomienda pedir asesoramiento del fabricante del vehículo para qué tipo de combustible necesita, aunque la desaparición de las actuales etiquetas tardará en producirse.