Economía | Empresas

El Ibex pierde otro de sus pilares: Viscofan se estrella en China y se hunde en bolsa

El fabricante de envolturas cárnicas borra todas sus ganancias en 2018 al desplomarse cerca de un 20% tras defraudar con sus resultados trimestrales

El Ibex pierde otro de sus pilares: Viscofan se estrella en China y se hunde en bolsa.

Instalaciones de Viscofan en China. Europa Press

La bolsa española sigue perdiendo apoyos. Asediado por las turbulencias internacionales que mantienen en vilo a los parqués de todo el mundo, el mercado español se ve, además, golpeado incesantemente por problemas particulares que, poco a poco, van mellando a sus distintas compañías.

Mucho se ha escrito en los últimos tiempos sobre las dificultades de la banca, a las que la polémica sentencia del Tribunal Supremo sobre los impuestos hipotecarios ha supuesto el tiro de gracia definitivo, en un año aciago. Otro sector importante, el energético, ha sufrido recientemente las dudas ocasionadas por los planes regulatorios del Gobierno español. Y, en paralelo, compañías de los más diversos negocios, como las televisiones -Atresmedia y Mediaset-, Dia u OHL han ido aflorando argumentos para que los inversores les den la espalda.

Con todo esto, al Ibex le quedan pocos valores a los que agarrarse para evitar el que va camino de ser su peor ejercicio desde, al menos, 2011. Y este viernes ha perdido otro de esos pocos soportes. La compañía de envolturas cárnicas se había mostrado hasta la fecha incólume a las turbulencias generales. Abrigada en las favorables expectativas de un sector impulsado por el creciente consumo de carne procesada a nivel mundial y alentada por una estrategia de subida de precios que debía reactivar sus márgenes de negocio a pesar del creciente coste de las materias primas, Viscofan llegaba a la antesala de sus resultados del tercer trimestre con ganancias en el entorno del 15%.

La estrategia de elevar sus precios para defender sus márgenes ha provocado una pérdida de cuota de mercado en Asia

Unas ganancias, que solo unas horas después se habían evaporado por completo. La compañía sufre este viernes una caída histórica, con recortes que por momento llegan a rondar el 20%. El mercado reacciona con esta brusquedad a unas cifras que constatan que no todo es tan brillante como parecía en Viscofan.

«Creemos que ha habido una discrepancia entre las expectativas del mercado y la valoración del mercado con respecto al valor razonable de Viscofan. La reciente reevaluación implica que Viscofan debería ofrecer rendimientos y crecimiento mucho más altos de lo que prevemos actualmente. Como tales, estos resultados deberían actuar como una verificación de la realidad», observan en Santander.

El grupo ha reportado unas cifras de ventas comparables muy inferiores a las expectativas de los inversores, un nuevo deterioro de sus márgenes y un beneficio de 88 millones de euros, un 3% por debajo del mismo periodo del año anterior. Asia, con China a la cabeza, se ha convertido en el gran quebradero de cabeza del grupo. «Los menores volúmenes en Asia explican el bajo rendimiento de Viscofan en el tercer trimestre. Los competidores en China aprovecharon la oportunidad de los precios más altos de Viscofan para ganar cuota de mercado en volúmenes. Esto también podría significar menores volúmenes en el cuarto trimestre si los competidores deciden mantener los precios sin cambios», prosiguen los analistas de Santander.

En esta situación, el mercado se ha apresurado ya a rebajar sus expectativas sobre la compañía, dando por hecho que no alcanzará los objetivos marcados previamente. «Estamos rebajando nuestras estimaciones de Ebitda para 2018 en un 3% para reflejar los menores volúmenes y la evolución del traslado de la inflación a los clientes en Asia, parcialmente compensado por un mejor desempeño en América del Norte», indican en Alantra.

La compañía podría encontrar problemas para defender sus márgenes en un entorno de inflación al alza y fuerte competencia

A estas cuestiones, Viscofan suma lo que va camino de convertirse en un problema de calado para un creciente número de compañías: el incremento de los costes energéticos en España.

Este cúmulo de desafíos han puesto en estampida a los inversores, llevando a Viscofan de ser una de las pocas compañías del Ibex que resistían con alzas superiores al 10% -ya solo quedan tres-, a situarse directamente en terreno negativo. «Nos gusta Viscofan desde un punto de vista fundamental, pero los desafíos actuales (inflación de costos y un entorno competitivo difícil) están reduciendo la visibilidad a medio plazo, y la valoración es muy exigente», advierten en Alantra.

Y es que, lo que parecía ser un camino muy favorable para el negocio de las envolturas cárnicas, se muestra ahora mucho más incierto. «Aunque creemos que los precios deberían ser un importante motor de ganancias en el cuarto trimestre, las acciones pierden momentum, ya que el tercer trimestre demostró que, independientemente del resultado positivo muy probable a largo plazo del aumento de los precios, habrá algunos obstáculos en el camino».

Comentar ()