Economía

Nueva York prepara un plan para legalizar el consumo y la venta de marihuana

Supondría abrir la puerta a un mercado de 3.100 millones de dólares, según el fisco de la ciudad

logo
Nueva York prepara un plan para legalizar el consumo y la venta de marihuana

Planta de cultivo de marihuana medicinal. EFE

Resumen:

En Estados Unidos la marihuana legal ya genera más dinero que toda la industria heladera. Desde que en noviembre del año 2012 se aprobara en el estado de Colorado la regulación para el comercio de esta droga de forma legal, cada vez son más los territorios que se apuntan a esta moda por un motivo muy claro: recaudar más impuestos.

Ni mejorar la vida de los ciudadanos, ni regular una actividad ilegal para proteger a los consumidores ni razones de salud. El motivo por el que un Gobierno, local o estatal, legaliza la venta de marihuana es puramente económico. Han visto negocio, y no van a dejar que se escapen esos preciados millones que bien pueden valer una reelección.

El Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quiere ser el siguiente miembro de un club que ya cuenta con más de una decena de miembros, entrando así en la lista de estados en los que se puede comprar marihuana recreacional sin violar la ley.

El pasado mes de agosto Cuomo formó un equipo de trabajo de 20 personas, que tenían la misión de preparar un informe con las consecuencias legales de aprobar el consumo de esta droga. Además, y según su portavoz, Tyrone Stevens, ha mantenido 17 reuniones con diferentes actores de la industria para conocer sus impresiones de cuál es el mejor camino para llevar a la práctica sus intenciones, según recoge The New York Post.

A nivel legislativo todo parece preparado. El departamento de Salud del estado de Nueva York ya ha dado su aprobación para que una normativa así sea aprobada, aunque todavía está por ver cuáles serán los límites. ¿Se podrá fumar en público? Lo más probable es que no, como ya se hace con el tabaco, pero no hay nada escrito en piedra.

Un mercado de 3.100 millones

Los planes de Cuomo están basados en las estimaciones que ha preparado el fisco de la ciudad de Nueva York, un organismo dirigido por el demócrata Scott Stringer, que es el número dos de facto en la línea de mando del consistorio sólo por detrás del alcalde Bill de Blasio.

Así, Stringer considera que legalizar la venta y el consumo de marihuana recreativa supondrá abrir la puerta a una industria que podría generar un volumen de 3.100 millones de dólares, poco más de 2.700 millones de euros.

La oficina económica de Cuomo ya ha cifrado en 436 millones de dólares, casi 385 millones de euros, los ingresos que llegarán a las arcas estatales en forma de impuestos, mientras que otros 336 millones de dólares, casi 300 millones de euros, irán a parar al erario de la ciudad neoyorquina.

Pese a que la oposición ha criticado con dureza la decisión, recodando que Cuomo calificó como “droga de entrada” la marihuana, y ha pedido que se paren todos los planes. Sin embargo, parece que Nueva York se sumará a una lista en la que ya están la vecina Nueva Jersey o la soleada California.

Nueva York seguiría los pasos de Canadá, donde desde el pasado 17 de octubre es legal la venta y el consumo de marihuana recreacional. El Estado norteamericano es el segundo del mundo en aprobar algo así después de que lo hiciera la pionera Uruguay en julio del año 2017.