Un escándalo imprevisto rodea a Johnson & Johnson (J&J), una de las multinacionales más grandes Estados Unidos. Una investigación llevada a cabo por la agencia Reuters ha concluido que la compañía líder en productos de higiene Johnson & Johnson lleva 40 años usando amianto en sus polvos de talco.

El amianto contiene fibras cancerígenas y los polvos de talco son uno de los productos estrella de la compañía. Lo peor es que la compañía estadounidense ha admitido que era consciente, lo cual ha propiciado un tremendo varapalo a sus acciones en Wall Street.

El valor de la farmacéutica se precipitó este viernes un 10% en el parqué neoyorquino, lo que supone una pérdida de 40.000 millones de capitalización mercantil. Según Reuters, la multinacional tiene conocimiento de la contaminación por amianto en sus polvos de talco desde 1971.

En concreto, se trata del producto Johson’s Baby Powder. En estos momentos, la empresa encara varias demandas millonarias, y un jurado de Saint Louis (Missouri) habría condenado a la firma a pagar 4.690 millones de dólares a 22 mujeres y sus familias que habrían enfermado tras utilizar el producto, informa la agencia.

10.000 demandas pendientes

Siempre según Reuters, J&J encargó los estudios acerca de los polvos de talco a una de sus franquicias, y éstos no arrojaron supuestamente presencia de amianto. Tampoco estudios de las autoridades sanitarias norteamericanas. La multinacional ha afirmado que cualquier afirmación sobre ocultación de información por parte de la compañía es “falsa”.

Hay otras 10.000 demandas pendientes de resolver, por lo que el revés puede ser todavía más cuantioso económicamente para la empresa privada. La de este viernes es la mayor caída bursátil de la empresa en los últimos 16 años. Los inversores han dejado de confiar en las bondades de los productos de Johson & Johnson.