Economía | Empresas

S&P duda de la capacidad de Dia y sitúa su deuda en niveles de alto riesgo

La agencia advierte de que, incluso si logra refinanciar su deuda a corto plazo, la compañía enfrenta un escenario muy complejo para saldar su crisis

S&P desconfía de los planes de Dia y sitúa su deuda en niveles de alto riesgo.

Tienda del grupo de supermercados Dia. EFE

El turbulento escenario en que se mueve el Grupo Dia vuelve a agitarse un poco más este miércoles. La compañía de supermercados ha recibido un nuevo mazazo por parte de la agencia de rating, S&P, que ha anunciado una nueva rebaja de la calificación de su deuda, la tercera en apenas dos meses.

Los analistas de la agencia han situado la nota con la que califican la deuda de Dia en niveles de CCC+, una calificación reservada a emisores con riesgo considerable de impago.

S&P justifica su decisión por las dudas en torno a la capacidad del grupo que dirige Antonio Coto para hacer frente a las elevadas cargas de deuda a las que se enfrenta en el corto plazo. «La rebaja de calificación refleja el muy débil perfil de liquidez y financiación de Dia, con una deuda a corto plazo de más de 760 millones de euros en los próximos siete meses y una incertidumbre y un riesgo de ejecución significativos vinculados a los planes del grupo para lograr una estructura de capital sostenible a través de una ampliación de capital de 600 millones de euros y un nuevo acuerdo de refinanciación bancaria a largo plazo de su deuda pendiente de 1.000 millones de euros», explican.

La agencia resalta que la dirección, enfrascada en las necesidades financieras, no está afrontando los desafíos operativos

Aunque Dia ha comunicado recientemente que está en conversaciones avanzadas con la banca para lograr un acuerdo que alivie su situación financiera, y que supondría además de la citada ampliación de capital, la apertura de nuevas líneas de financiación a corto plazo y una serie de desinversiones, los analistas de S&P llaman la atención sobre el elevado riesgo de que estos planes no lleguen a buen término e incluso si salieran adelante no supondrían, ni mucho menos, el fin de los desafíos para el tercer mayor operador de tiendas de alimentación en España.

Además de necesitar una refinanciación a más largo plazo y de los riesgos de que la ampliación de capital no salga según lo previsto, «Dia también tendrá que administrar las presiones operativas significativas que afectan sus operaciones, incluido un mercado muy competitivo en España y una debilidad monetaria significativa en Brasil y Argentina, mientras que la administración está invirtiendo tiempo y recursos significativos para lograr su plan de recapitalización».

La agencia de calificación augura que el débil desempeño operativo de Dia se extenderá en 2019, con un recorte del Ebitda de hasta el 40% y un incremento de la deuda, ante la necesidad de acometer reformas que le permitan lidiar con garantías ante la elevada competencia en el mercado español, liderada por su rival Mercadona.

Ante este complejo escenario, en el que S&P ve un riesgo significativo de que Dia no cuente con la liquidez necesaria para atender sus obligaciones en los próximos siete meses, la agencia ha decidido, además, mantener la nota de la compañía en perspectiva negativa.

Mantiene el rating en perspectiva negativa ante sus dudas sobre la capacidad del grupo para reconducir su negocio

«La perspectiva negativa refleja las presiones a corto plazo sobre la liquidez de Dia, el riesgo de ejecución de su plan de recapitalización y las incertidumbres en torno a la capacidad del grupo para dar un giro al negocio», advierten.

Esta decisión se produce, además, en un momento delicado en el seno de la compañía, tras la salida este martes del consejo de todos los hombres que representaban a su máximo accionista, LetterOne -el brazo inversor del empresario ruso Mikhail Fridman- que evidenciaría los diferentes puntos de vista entre éstos y la compañía sobre la estrategia a seguir para reconducir el negocio de Dia.

Aunque desde la compañía aseguran que no existe ningún enfrentamiento con Fridman y sus hombres, éste habría manifestado ya a la dirección del grupo, encabezada por Antonio Coto, su discrepancia con el plan de refinanciación planteado e, incluso, habría manifestado sus dudas sobre la capacidad de la actual dirección para abordar los cambios que la empresa necesita, según una carta citada este miércoles por el diario Expansión.

Comentar ()