Economía | Empresas

España disparó la venta de armas a Arabia Saudí en los últimos meses de Rajoy

Las exportaciones al país del Golfo alcanzaron los 183 millones en el primer semestre del año, tres veces más que en la primera mitad del año pasado.

Fragata construida por Navantia

Fragata construida por Navantia EFE

Durante meses se ha ido avivando la polémica sobre la venta de armas a Arabia Saudí. La defensa de los derechos humanos frente a la necesidad de mantener el empleo de la industria. Entre los ideales y la realpolitik, el Gobierno de Pedro Sánchez optó por esta última y decidió continuar con el polémico contrato de venta de 400 bombas a Arabia en mitad de críticas de parte de la oposición, en pleno escándalo del asesinato del periodista Jamal Khashoggi y con la guerra en Yemen como trasfondo.

Pero el negocio de venta de material de defensa a Arabia ya se había acelerado antes. En el primer semestre de este año, la última etapa del Gobierno de Mariano Rajoy –Sánchez tomó posesión el 2 de junio-, España exportó armamento por importe de 183,4 millones de euros a Arabia Saudí, prácticamente el triple que los 66 millones registrados en el mismo periodo del año anterior.

Así se recoge en el informe Exportaciones españolas de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso en el primer semestre de 2018 que la Secretaría de Estado de Comercio ha remitido al Congreso de los Diputados para su control. En el conjunto de 2017, España vendió a Arabia material de defensa por importe de 270,2 millones de euros, así que ya en la segunda mitad del pasado ejercicio las ventas ya se aceleraron (214 millones en el último semestre).

En el primer semestre de este año, el valor total de las exportaciones de material de defensa desde España fue de 1.705 millones, un 16,5% menos que en 2017. Las exportaciones representan un 39,7% del total autorizado, con 4.296 millones.

Como sucede tradicionalmente, las exportaciones a países de la UE supusieron el 65,2% del total (1.112,8 millones de euros). La mayor parte tuvo como destino países con los que España mantiene proyectos industriales militares en común, singularmente el avión de transporte militar A400M del consorcio europeo Airbus. Las exportaciones totales a Alemania, Reino Unido, Francia e Italia ascendieron a 1.074 millones, 62,9% del total.

Las exportaciones a países socios de OTAN supusieron el 76,9% del total, hasta un total de 1.311,4 millones de euros. Sumando las exportaciones a países de la UE y la OTAN, el valor total fue de 1.316,9 millones de euros (77,2%). El resto de las exportaciones (388,3 millones de euros, 22,8% del montante conjunto) se repartió entre 51 países, entre ellos Arabia Saudí (183,4 millones de euros), Turquía (162,5 millones de euros) y Singapur (46,8 millones de euros).

El Gobierno de Pedro Sánchez decidió mantener el contrato de venta de 400 bombas inteligentes al régimen de Riad en plena polémica por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi y a pesar de liderar la coalición militar que bombardea el territorio de Yemen. Y lo hizo, según justificó, “por responsabilidad” ante los “intereses estratégicos” del país: en concreto para garantizar la venta a Arabia de cinco corbetas por parte de Navantia (un contrato de 1.813 millones de euros y del que dependen unos 6.000 empleos) en una zona castigada por el desempleo como la Bahía de Cádiz.

España cuenta actualmente con un total de 27 licencias vigentes de exportación de material de defensa a Arabia Saudí, siete de ellas de munición, según desveló el  Gobierno en una respuesta parlamentaria hace un par de semanas. La Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa (JIMDDU) dio el visto bueno a una venta en el año 2015, a cinco exportaciones en 2016, a un total de 17 en 2017 y a cuatro en 2018. De estas 27 licencias vigentes, siete son de munición.

Además, entre ellas se encuentra la polémica venta al país saudí de las 400 bombas de precisión propiedad de las Fuerzas Armadas que la ministra de Defensa, Margarita Robles, anunció que quedaba en suspenso y que después el Gobierno volvió a autorizar. El Ejecutivo revela que esta venta es la única correspondiente a bombas de aviación de precisión, autorizada el 13 de noviembre de 2015 y que ha renovado su plazo en dos ocasiones en la JIMDDU con posterioridad a esa fecha.

Comentar ()