Decenas de inversores españoles preparan una querella criminal contra Euronext -gestora de la Bolsa de París, entre otros mercados- por permitir cotizar en el mercado alternativo francés -Marché Libre- a una compañía que no cumplía los requisitos necesarios y que contribuyó a perpetrar un supuesto delito de estafa.

La expulsión de cotización de DYH (Design Your Home), al igual que las expulsiones de otros valores que cotizaban en mercados alternativos de las Bolsas de Alemania y Londres, formaban parte de un entramado fraudulento que ha golpeado a cientos de personas en varios puntos de Europa y ha generado millones de euros de pérdidas, denuncian a El Independiente fuentes conocedoras de los hechos. En el caso de España, la cifra de afectados asciende a 80 y el montante de las pérdidas ronda los 20 millones de euros.

El caso, instruido por el magistrado Santiago Pedraz, está en el periodo de diligencias previas en la Audiencia Nacional. Es una de las patatas calientes que la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, cedió a su colega cuando ésta fue nombrada titular de la cartera.

Chiringuitos financieros comercializaban acciones de la compañía DYH y posteriormente eran excluidas de cotización

Según denuncia la acusación, “un equipo de estafadores recomendaba comprar acciones de valores poco estables que cotizaban en mercados alternativos de Francia, Alemania y Reino Unido. Al poco tiempo dejaban de cotizar porque eran expulsadas por el correspondiente gestor del mercado, Xetra y Euronext”.

Explican que los supuestos estafadores exigían de forma agresiva a los clientes que comprasen acciones de compañías prometiendo falsas rentabilidades del 20%.

La acusación relata que las víctimas eran contactadas por teléfono desde Barcelona, aunque simulaban que la llamada procedía de Alemania. Los telefonistas leían un discurso preparado por la dirección en el que ofrecían los servicios y recababan permiso para enviar un correo con información de la entidad de Servicios Investment Synergy Group (ISG), que posteriormente fue cambiando de nombre a European Financial Markets, Avante Bravos y HK Capital.

Dolores Delgado instruía este caso antes de ser nombrada ministra de Justicia y pasó la ‘patata caliente’ al juez Pedraz

No se tiene la certeza de que estas entidades estén involucradas en la estafa. De hecho, una de ellas, ISG, formuló una denuncia contra uno de los miembros más activos de la banda, alegando que se trataba de un ex empleado que estaba utilizando el nombre de la empresa sin autorización.

Por otro lado, la acusación sí señala directamente como parte de la trama a Marketing Ready, Celeste Network y Mainscala, dado que recibieron transferencias de dinero de First Trend Management, Deep Space Media y Capital Kennedy, las empresas que cotizaban en mercados alternativos y cuyas acciones recomendaban comprar.

La propia CNMV advirtió de que estas firmas se hacían pasar por asesores financieros, pero eran, en realidad, chiringuitos financieros sin licencia. Actuaron entre finales desde 2009 hasta los primeros meses de 2016.

Operativa

La banda, radicada en Barcelona, enviaba por correo presentaciones de empresas de asesoramiento, haciendo ver que los gestores pertenecían a dichas firmas, aunque era falso.

Cuando los telefonistas obtenían la conformidad del cliente para el envío de las presentaciones, los comerciales hablaban a los interesados de mercados alternativos, donde cotizaban empresas que iban como “un tiro”. El anzuelo era que los supuestos asesores solo cobrarían por sus servicios, un 5%, si ganaban dinero.

Un equipo radicado en Cataluña llamaba a las víctimas por teléfono y ofrecía falsas rentabilidades del 20%

No contaban al cliente que iban a invertir en empresas que realmente no tenían liquidez, ni volumen de negocio, ni eran transparentes, ni rentables. Para pergeñar el engaño, “trucaban” la información que enviaban como si fueran gráficas oficiales de las empresas.

Posteriormente, siempre según fuentes de la acusación, exigían de forma muy insistente que los clientes acreditasen haber hecho la inversión en su banco mediante el envío del justificante de compra de acciones. Después, el cliente pasaba a ser contactado por gestores de cuentas.

Éstos eran quienes ejercían más presión para que comprasen más acciones de las compañías que ofrecían en cada momento: First Trend Management, Deep Space Media, Capital Kennedy y, en el caso de la compañía que se comercializó en España, DYH.

La CNMV advirtió de los falsos asesores cuando ya llevaban varios años defraudando

Los gestores disponían de periodos cortos de colocación, hasta que el valor fuera expulsado del mercado donde cotizaba, dado que no cumplían los requisitos para estar en el mercado. “Por este motivo ejercitaban una presión atroz a sus clientes para que comprasen más”, señalan las mismas fuentes.

Cuando los clientes comprobaban que el valor caía, los gestores aumentaban la presión con el fin de que el cliente comprase más y de este modo “recuperase las pérdidas”. Finalmente, cuando el valor dejaba de cotizar, los gestores explicaban que la empresa estaba haciendo una OPA sobre otra y el regulador había suspendido la cotización, o que estaba habiendo rumores de fusión, explican fuentes cercanas a los afectados.

Un informe pericial, contra Euronext

En el periodo de diligencias, uno de los abogados de las víctimas, Alvaro García-Graells, especialista en derecho bancario, confirmó a este medio que presentó en el Juzgado de Instrucción una  prueba pericial a cargo del catedrático de Economía Financiera, Prosper Lamothe, que señala la responsabilidad de Euronext. Lamothe participa habitualmente el procesos judiciales, entre los que destacan algunos vinculados a Bankia y Popular.

El citado informe pericial motivó la petición de diversas Comisiones Rogatorias a Francia que se encuentran en trámite, con el fin de poder obtener documentos sensibles, como la información analizada por el listing sponsor, el auditor y el folleto que permitió la cotización momentánea de las acciones sobre las que se llevó a cabo el supuesto fraude.

Según el perito, el reglamento relativo a la información que tiene que publicar todo emisor en los mercados franceses indica que una sociedad cotizada en el Marché Libre tiene que dar al público una información exacta, precisa y sincera y tiene que hacer saber al público lo antes posible todo hecho importante susceptible de tener alguna incidencia significativa en la cotización de la acción.

“Los estados financieros contables publicados cada año o el acontecimiento, según la dirección de DYH, de movimientos inusuales en la acción, se podrían considerar según el perito, hechos con una notable incidencia en el precio de la acción”, consta en el informe pericial al que ha tenido acceso este medio. “Es obvio que este reglamente no ha sido aplicado por la dirección de DYH con el beneplácito de Euronext”, añade.

Junto ello, indica que el segundo componente de responsabilidad de Euronext radica en el conflicto de interés que se produce en estos mercados no regulados por el esquema de ingresos de la plataforma.

“Desde el momento que una empresa anuncia su inscripción en el Marché Libre, Euronext recibe 3.800 euros, así como una comisión del 0,1% de la capitalización total de la empresa, sea cual sea el grado de éxito y la cuantía de la colocación de esas acciones”, explica el informe pericial. “Es por eso bastante lógico que los requisitos que fije Euronext para cotizar en el Marché Libre sean los más laxos posibles, puesto que su interés va a radicar en que el número de empresas que coticen en el mercado sea muy alto con independencia de lo peligroso que puede ser para los intereses de los inversores comprar acciones de esas compañía”, asevera.