Economía | Empresas

Los sindicatos cargan contra la cúpula de Vodafone y la culpan del ERE por su “incompetencia”

logo
Los sindicatos cargan contra la cúpula de Vodafone y la culpan del ERE por su “incompetencia”
El consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra.

El consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra. Efe

Resumen:

Vodafone se prepara para ejecutar un recorte de empleo que afectará a una cuarta parte de su plantilla en España. La operadora ha comunicado este jueves a los sindicatos su intención de ejecutar un expediente de regulación de empleo (ERE) para un máximo de 1.200 empleados (de un total de 5.100), confirmando así la información adelantada en exclusiva por El Independiente.

Los sindicatos con representación en la compañía, UGT, STC y CCOO, rechazan “frontalmente” el ERE y acusan a la dirección de Vodafone España de querer “paliar los continuos errores de gestión y estratégicos” con recortes de plantilla, y han reclamado que no se adopten “medidas forzosas” que puedan afectar al empleo en la operadora.

En un comunicado conjunto tras la reunión celebrada con la empresa, las organizaciones sindicales han criticado que los responsables de la compañía buscan “solucionar de manera fácil su incapacidad demostrada y reiterada para la toma de decisiones estratégicas acertadas”, informa Europa Press.

En concreto, los tres sindicatos denuncian “la mala gestión de la compra de ONO, el proyecto frustrado de fusión societaria de ambas compañías, la renuncia al fútbol, el retraso en las instalaciones a clientes, el abandono del despliegue de fibra y la dependencia de Telefónica, la contratación de gran cantidad de personal a pesar de la situación y el desastre del cambio de sistemas”.

“En definitiva, los continuos errores de gestión y estratégicos cometidos a lo largo de estos tres últimos años, junto con la agresiva competitividad del sector, nos han llevado a esta situación que ahora se pretende paliar principalmente reduciendo plantilla”, han criticado los sindicatos. En esta línea, han incidido en que, de nuevo, la dirección demuestra su “incompetencia” para encontrar soluciones a la situación que ha generado y “elige el camino fácil, que es la reducción de personal”.

“Esta situación no es responsabilidad directa de la plantilla, sino de los gestores de la compañía y, por ello, nos parece indecente que se plantee de nuevo un recorte de personal cuando además hace apenas tres años se produjo el último”, ha insistido. Por todo ello, han defendido la reducción de personal “no es la solución” a los problemas de la empresas, sino que más bien parece utilizarse como “una forma rápida de reducir gastos de forma coyuntural para salir bien en la foto y, de paso, renovar la plantilla”.

En este contexto, los tres sindicatos han afirmado que se oponen a “cualquier medida forzosa que pueda afectar al empleo en Vodafone” y han solicitado que se busquen “otras soluciones” que cumplan las expectativas tanto de la plantilla como de la empresa.

Coimbra: “Medida difícil, pero necesaria”

El presidente y consejero delegado de Vodafone España, António Coimbra, reconoce en una carta remitida a la plantilla que el ERE “es una medida difícil pero necesaria” que busca revertir la “negativa” evolución del negocio, reforzar su sostenibilidad y su competitividad. Según el ejecutivo, el ajuste de plantilla se produce en un momento en el que el mercado de telecomunicaciones se enfrenta a “fuertes presiones” en los márgenes de negocio ya que, aunque la demanda de servicios sigue creciendo “de forma exponencial”, no lo hacen así los precios.

En este sentido, ha asegurado que cerca del 50 % de las altas brutas están asociadas con ofertas low y medium cost, lo que obliga a tener una estructura de costes preparada para competir “con éxito” en todos los segmentos que ha llevado a “sustanciales caídas” de los ingresos y del ebitda en el primer semestre del actual ejercicio.  A ello hay que añadir la evolución en las expectativas de los clientes, que demandan “cambios radicales” en la forma en la que se presta el servicio, y que obliga a buscar un modelo organizativo “más simplificado y que refuerce la coordinación y sinergias entre los equipos”.

Por todo ello, insiste en que el procedimiento anunciado esta mañana busca revertir la negativa evolución del negocio, reforzar su sostenibilidad, proteger la capacidad de inversión necesaria para asegurar el futuro de la compañía y diseñar una organización mejor alineada con las expectativas de los clientes y más competitiva.