Economía | Empresas

Vodafone lanza otro ERE en España para 1.200 empleados, una cuarta parte de la plantilla

La compañía negociará con los sindicatos a partir de hoy su propuesta, que afectaría a la cuarta parte de la plantilla

logo
Vodafone lanza otro ERE en España para 1.200 empleados, una cuarta parte de la plantilla
Fachada de una tienda de Vodafone.

Fachada de una tienda de Vodafone. EP

Resumen:

Vodafone se dispone a arrancar el año con un nuevo plan de ajustes y de recorte de plantilla en España para reducir costes. La operadora de telecomunicaciones presentará un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a un máximo de 1.200 empleados. Es decir, la cuarta parte de la plantilla total, según avanzaron a El Independiente fuentes conocedoras del proceso.

La dirección de la compañía ha confirmado en la mañana de este jueves el plan de ajuste, en un comunicado oficial que ya tienen en su poder los responsables sindicales. «Esta decisión se justifica por razones económicas, productivas y organizativas», apunta el comunicado. «El procedimiento que hoy arranca persigue, por tanto, revertir la negativa evolución del negocio, reforzar su sostenibilidad, proteger la capacidad de inversión y diseñar una organización más competitiva y mejor adaptada a lo que piden los clientes», añade.

Vodafone España cuenta actualmente con una plantilla de unos 5.100 empleados, y ya ejecutado otros dos recortes de empleos en años anteriores. La compañía ya presentó un ERE en 2013 que afectó a 900 trabajadores y otro más en 2015 con 1.059 salidas de trabajadores.

El Grupo Vodafone, la matriz británica de la operadora,  ya desveló el pasado noviembre sus planes de ejecutar recortes de sus costes operativos en Europa de 1.200 millones de euros en los próximos tres años. La compañía no precisó cómo se repartiría entre sus diferentes mercados europeos el ajuste, pero se daba por hecho que la filial española –que registra caídas de ingresos y rentabilidad– estaría entre las afectadas.

Vodafone España sufrió una caída del 3,2% de sus ingresos totales en el primer semestre de su año fiscal (abril-septiembre), hasta los 2.421 millones de euros lastrado por la agresividad comercial desatada en el sector por la guerra del fútbol y por la pérdida acusada de clientes tras renunciar a gran parte de los contenidos futbolísticos. La caída fue más intensa en el segundo trimestre, justo cuando se concentran los cambios de compañía por la oferta deportiva, con un descenso del 4,8%.

La caída de las ventas da un fuerte golpe a la rentabilidad de Vodafone España. El beneficio bruto de explotación (ebitda) de la filial española se quedó en 542 millones en la primera mitad de su  ejercicio fiscal, con un fuerte descenso del 27,8%. El margen de ebitda sufre una caída de 7,5 puntos porcentuales, hasta situarse en el 22,4%.

«En el actual contexto de mercado, la demanda de servicios sigue creciendo de forma exponencial y no así los precios: cerca del 50% de las altas brutas están asociadas con ofertas low y medium cost, lo que obliga a Vodafone a tener una estructura de costes preparada para competir con éxito en todos los segmentos. Esta situación ha llevado ya a caídas de los ingresos y del EBITDA en el primer semestre del actual ejercicio», explica el comunicado oficial difundido este jueves.

Ante esta situación operativa, la previsión que maneja la compañía de flujos de caja es claramente menor y la dirección de la operadora de telecomunicaciones decidió rebajar en 2.900 millones de euros el valor de su filial española. Una provisión milmillonaria que revisa a la baja el valor en libros de los activos de la compañía española.

Además de la provisión contable, la compañía asumió un impacto de  1.048 millones de euros por dejarse de reconocer un crédito fiscal diferido relacionado en gran parte con lo pagado para la compra de ONO. Como los beneficios que se esperan generar a partir de ahora son inferiores a los previstos, la compañía no puede incluirlos en su balance para reducir la base imponible.

Vodafone ha sufrido claramente en su cartera de clientes su decisión de no renovar con Telefónica el acuerdo para ofrecer en su plataforma de televisión de pago El Partidazo (el mejor partido de la jornada de Liga) y la Champions League. Tras haber optado por tener esta temporada sólo un pequeño paquete de fútbol con ocho partidos de Liga, la Copa del Rey y la Segunda División, la compañía ha perdido 98.000 clientes de televisión en el semestre, de los que 66.000 se fueron entre julio y septiembre.

Según Vodafone, el impacto en las cuentas de la decisión de no adquirir El Partidazo y las competiciones europeas se verá más claramente en los próximos meses, ya que en lo que queda de temporada va seguir ofreciendo esta temporada ocho partidos de primera división.

El impacto completo de la reducción de costes por no emitir el fútbol se recogerá en las cuentas de la compañía a partir de septiembre de 2019. Y es que la compañía siempre ha sostenido que el coste que debía pagar por los derechos del fútbol era mayor incluso que el golpe que supondría perder los 300.000 clientes de TV que tenían contratado algún contenido de fútbol.