Economía | Empresas

Vodafone España sufre por el fútbol: ingresa un 3% menos y baja 2.900 millones su valor

La operadora de telecomunicaciones pierde 98.000 clientes de televisión en seis meses por su decisión de no ofrecer El Partidazo y la Champions.

logo
Vodafone España sufre por el fútbol: ingresa un 3% menos y baja 2.900 millones su valor
La sede de Vodafone España en Madrid.

La sede de Vodafone España en Madrid. D. P. P.

Resumen:

Vodafone defiende su decisión de renunciar a parte de los contenidos de fútbol en televisión en España como una apuesta de futuro y de defensa de su rentabilidad. Pero de momento sufre las consecuencias en sus cuentas, en su cartera de clientes y en su balance contable.

Vodafone España sufrió una caída del 3,2% de sus ingresos totales en el primer semestre de su año fiscal (abril-septiembre), hasta los 2.421 millones de euros lastrado por la agresividad comercial desatada en el sector por la guerra del fútbol y por la pérdida acusada de clientes. La caída es más intensa en el segundo trimestre, justo cuando se intensifican los cambios de compañía por la oferta futbolística, con un descenso del 4,8%.

La caída de las ventas da un fuerte golpe a la rentabilidad de Vodafone España. El beneficio bruto de explotación (ebitda) de la filial española se quedó en 542 millones en la primera mitad de su  ejercicio fiscal, con un fuerte descenso del 27,8%. El margen de ebitda sufre una caída de 7,5 puntos porcentuales, hasta situarse en el 22,4%.

Ante esta situación, la previsión que maneja la compañía de flujos de caja es claramente menor y la dirección de la operadora de telecomunicaciones ha decidido rebajar en 2.900 millones de euros el valor de su filial española. Una provisión milmillonaria que revisa a la baja el valor en libros de los activos de la compañía española.

“Ante las difíciles condiciones comerciales y económicas actuales, la dirección ha llevado a cabo una revaloración del negocio futuro esperado en España. (…) Los flujos de efectivo proyectados son menores y esto ha llevado a un cargo por deterioro de 2.900 millones de euros”, explica la compañía.

Además de la provisión contable, la compañía sume un impacto de  1.048 millones de euros por dejarse de reconocer un crédito fiscal diferido relacionado en gran parte con lo pagado para la compra de ONO. Como los beneficios que se esperan generar a partir de ahora son inferiores a los previstos, la compañía no puede incluirlos en su balance para reducir la base imponible.

Vodafone ha sufrido claramente en su cartera de clientes su decisión de no renovar con Telefónica el acuerdo para ofrecer en su plataforma de televisión de pago El Partidazo (el mejor partido de la jornada de Liga) y la Champions League. Tras haber optado por tener esta temporada sólo un pequeño paquete de fútbol con ocho partidos de Liga, la Copa del Rey y la Segunda División, la compañía ha perdido 98.000 clientes de televisión en el semestre, de los que 66.000 se fueron entre julio y septiembre.

Vodafone, no obstante, ha subrayado que su negocio ha mostrado “resiliencia”, ya que ha sumado en el semestre 35.000 clientes de contrato de telefonía móvil y 32.000 de fibra, pese al descenso de 5.000 en este último segmento en su segundo trimestre fiscal. A 30 de septiembre, Vodafone España contaba con 14,02 millones de clientes móviles y 2,8 millones de usuarios de fibra (un 9,2 % más), mientras que los de televisión se situaron en 1,26 millones.

Vodafone España reconoce abiertamente que resultados de este primer semestre fiscal se han visto marcados por las iniciativas llevadas a cabo para mejorar la competitividad de la oferta (esto es, rebaja de tarifas y aumento de los servicios prestados) y la decisión de abandonar los contenidos de fútbol, “lo que provocó una fuerte batalla comercial”.

Según Vodafone, el impacto en las cuentas de la decisión de no adquirir El Partidazo y las competiciones europeas se verá más claramente en los próximos meses, ya que en lo que queda de temporada va seguir ofreciendo esta temporada coho partidos de primera división.

El impacto completo de la reducción de costes por no emitir el fútbol se recogerá en las cuentas de la compañía a partir de septiembre de 2019. Y es que la compañía siempre ha sostenido que el coste que debía pagar por los derechos del fútbol era mayor incluso que el golpe que supondría perder los 300.000 clientes de TV que tenían contratado algún contenido de fútbol.