Economía | Empresas

Vodafone rompe con Telefónica y renuncia a emitir la Champions y ‘El Partidazo’

La operadora rechaza la oferta de su rival de venta de contenidos y sólo ofrecerá esta temporada ocho partidos de Liga, la Segunda División y la Copa del Rey.

logo
Vodafone rompe con Telefónica y renuncia a emitir la Champions y ‘El Partidazo’
Los jugadores del FC Barcelona Luis Suárez y Leo Messi.

Los jugadores del FC Barcelona Luis Suárez y Leo Messi. europa press

Resumen:

Vodafone se planta y renuncia a emitir en su oferta de televisión de pago tanto las competiciones europeas (Champions League y Europa League) y El Partidazo (el mejor partido de cada jornada de Liga y que es el que juega el FC Barcelona o el Real Madrid). Los derechos de ambos productos están en manos de Telefónica. “La continua subida del coste de los derechos y el modelo de reventa mayorista hace imposible realizar una oferta de estos contenidos a precios razonables a los clientes. De hacerlo, Vodafone tendría que compensar este esfuerzo con otras partidas distintas del fútbol”, explica la compañía. Vodafone ha decidido no aceptar la propuesta presentada por Telefónica basada en un precio de mínimos garantizados. La compañía se ofrece a para negociar con Movistar un acuerdo basado en costes variables por número de abonados, un modelo que la operadora roja viene defendiendo desde hace meses. La televisión de pago de Vodafone tan sólo retransmitirá la próxima temporada el paquete de ocho partidos de Liga, así como la Liga 1|2|3 (Segunda División) y la Copa del Rey, que son contenidos sobre los que ya tiene pactados los derechos el próximo año con Mediapro.  La suscripción a este pequeño paquete de fútbol será gratis para los clientes de fútbol actuales y tendrá un precio de 5 euros mensuales  para los nuevos clientes.

Vodafone rompe la baraja con el fútbol. La operadora rechaza seguir pagando precios desorbitados por los derechos del fútbol en televisión y renuncia a gran parte de los contenidos balompédicos la próxima temporada.

Vodafone se planta y renuncia a emitir en su oferta de televisión de pago tanto las competiciones europeas (Champions League y Europa League) y El Partidazo (el mejor partido de cada jornada de Liga y que es el que juega el FC Barcelona o el Real Madrid). Los derechos de ambos productos están en manos de Telefónica.

“La continua subida del coste de los derechos y el modelo de reventa mayorista hace imposible realizar una oferta de estos contenidos a precios razonables a los clientes. De hacerlo, Vodafone tendría que compensar este esfuerzo con otras partidas distintas del fútbol”, explica la compañía.

Vodafone ha decidido no aceptar la propuesta presentada por Telefónica basada en un precio de mínimos garantizados. La compañía se ofrece a para negociar con Movistar un acuerdo basado en costes variables por número de abonados, un modelo que la operadora roja viene defendiendo desde hace meses.

La televisión de pago de Vodafone tan sólo retransmitirá la próxima temporada el paquete de ocho partidos de Liga, así como la Liga 1|2|3 (Segunda División) y la Copa del Rey, que son contenidos sobre los que ya tiene pactados los derechos el próximo año con Mediapro.  La suscripción a este pequeño paquete de fútbol será gratis para los clientes de fútbol actuales y tendrá un precio de 5 euros mensuales  para los nuevos clientes.

Telefónica tiene en su poder todos los derechos del fútbol. Se impuso en la subasta para emitir los partidos de Liga, quedándose con los lotes más deseados de la puja (el Partidazo y otros ocho encuentros más por jornada) por 2.940 millones de euros por tres temporadas. Y también pactó con Mediapro la recompra de los derechos de la Champions League por otras tres temporadas por 1.080 millones más.

En total, el grupo destinará algo más de 4.000 millones para poder seguir ofreciendo en su televisión de pago, Movistar +, toda la oferta de fútbol. Telefónica está obligada legalmente –obligaciones derivadas de su fusión con Digital+- a compartir con sus rivales de telecomunicaciones contenidos premium críticos para no aprovecharse de su posición de dominio: el fútbol, motociclismo, automovilismo, las series y el cine de estreno. Del total de canales, los rivales tienen derecho a reclamarle la mitad de ellos.

Vodafone y Orange llevaban semanas negociando con Telefónica. El precio en principio está marcado: el precio que ha pagado Telefónica por el fútbol por cada año, se divide entre 12 por cada mes y los rivales deben pagar en función de su cuota de clientes de TV de pago. Pero con ese precio a Vodafone no le salen las cuentas, y por eso propone un modelo en que el montante variable que dependa del número de abonados que efectivamente tengan el fútbol (de sus 1,4 millones de abonados de TV, sólo unos 300.000 cuentan con algún paquete con contenidos de fútbol).

Apuesta por el cine y las series

La teleco roja ha sido la más crítica con el modelo económico del fútbol en TV. “De momento, todos contentos. Telefónica lo ha comprado todo, como le gusta. Mediapro lo ha vendido todo, y con margen. A LaLiga le ha ido de cine, y para los equipos de fútbol es una pasada lo que se van a llevar. Los clubes van a poder seguir pagando altos sueldos a sus estrellas, y mientras las telecos seguirán pagando la fiesta”, esgrimió Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España hace unos días. “A nosotros no nos salen las cuentas. Si lo vamos a comprar o no, ya veremos”. Al final lo que ha visto es que no.

Telefónica ha puesto a disposición de sus competidores una oferta mayorista de seis canals: Movistar Partidazo, Movistar Champions (y Europa League), Movistar estrenos, Movistar series, Movistar Moto GP y Movistar Fórmula 1. Vodafone ha decidido solo adquirir dos de ellos, el de cine y el de series, según ha confirmado el director general de Particulares de Vodafone España, Andrés Vicente.

Según las cifras que maneja Vodafone, el coste de los contenidos de fútbol es de unos 1.340 millones de euros a repartir entre todas las televisions de pago que quieran emitirlos, por lo que si uno de ellos renuncia, el importe que abona el resto subirá. Vodafone, con 300.000 clientes que tienen contratado algún paquete de fútbol, destinó el pasado año 250 millones en contenidos de fútbol y que ahora deberán ser cubiertos por las compañías que decidan emitirlos.