Economía

La incertidumbre por el Brexit paraliza los mercados financieros

Las grandes bolsas europeas amanecen con pocos cambios a la espera de mayor claridad sobre el rumbo que puede tomar el proceso de ruptura de Reino Unido con Europa

logo
La incertidumbre por el Brexit paraliza los mercados financieros
La incertidumbre por el Brexit paraliza a los mercados financieros.

Decenas de personas agitan banderas de la Unión Europea mientras miran en una pantalla gigante la intervención de la primera ministra británica Theresa May durante la votación del Brexit en el Parlamento este martes. EFE

Resumen:

En Londres y en todo el Reino Unido. En Bruselas. En toda Europa y aún fuera de sus fronteras. Pasados más de dos años y medio desde que se aprobó la decisión y a falta de dos meses y medio para que llegue el momento de su ejecución, por todas partes, todo lo que rodea al Brexit no hace sino alimentar preguntas que no encuentran aún respuestas mínimamente claras.

Ni siquiera las cuestiones más elementales (¿habrá Brexit? ¿cuándo? ¿de qué tipo?) aparecen hoy suficientemente definidas. El masivo rechazo -por otro lado esperado- que recibió en la tarde del martes, en el Parlamento británico, el plan acordado por la primera ministra británica, Theresa May, ha situado el proceso de ruptura de Reino Unido con la Unión Europea en un cruce de caminos en el que ninguna opción parece más viable que otra.

Para el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, la votación ha elevado sobremanera el riesgo de un Brexit caótico. En los mercados financieros, en cambio, el repentino repunte que firmó la libra esterlina evidenciaba que para muchos lo que se acercaba era una solución más afable para.

El repunte de la libra muestra que los inversores confían aún en una solución afable para el Brexit

“Parece que, por ahora, los participantes del mercado confían en la supuesta mayoría que existe para evitar un Brexit sin acuerdo, y están al menos un poco alentados por la posibilidad de que el caos provoque un retraso o una suavización del Brexit”, comenta Ranko Berich, jefe de análisis de Monex Europe.

Con este panorama y a las puertas de la moción de censura contra May que debe votarse en la tarde de este miércoles, entre los inversores prima la idea de esperar y ver. “El proceso se encuentra actualmente en una compleja encrucijada, lo que mantiene a muchos inversores al margen de los mercados, a la espera de acontecimientos”, corroboran en Link Securities.

Es por esto que las bolsas europeas abrían este miércoles con leves movimientos, que oscilaban entre las alzas del 0,5% del índice Mib italiano y las leves caídas, que ni siquiera alcanzaban el 0,2% transcurrida la primera media hora de negociación, del Ftse 100 británico.

En el Ibex, que apenas repuntaba un 0,1% en estos primeros compases, era significativo que entre los valores más alcistas se abrían hueco compañías como IAG o Sabadell, que se encuentran entre los más expuestos a todos los avatares del Brexit.

La libra, por su parte, proseguía su tímido repunte frente al euro, situando el valor de la moneda comunitaria en 0,88 libras.

Sobre los parqués es tal el grado de confusión que los expertos ni siquiera parecen ver claro qué opciones serían las deseables. Al fin y al cabo, unas elecciones que acerquen una victoria electoral del laborismo de Jeremy Corbyn no parece la antesala de la solución al conflicto. Pero como observa, Stephanie Kelly, economista política de Aberdeen Standard Investments, “si May gana la moción de censura, vamos a estar esencialmente en el mismo lugar, como si la votación hubiera tenido lugar hace cuatro semanas, pero con un plazo más ajustado hasta el final de plazo del Artículo 50”.

El escaso plazo y la ausencia de alternativas conducen a los expertos a apostar por las soluciones más extremas. En Macroyield advierten de que la contundente derrota sufrida por el plan de May aleja la posibilidad de un ajuste del mismo con Bruselas que lo hiciera algo más aceptable. Así, desde la firma de estrategia dirigida por Antonio Zamora y Patricia García observan que los escenarios más probables son una salida sin acuerdo o la celebración de un nuevo referéndum (más preguntas: ¿qué tipo de referéndum? ¿con qué objetivo?), que conllevaría un aplazamiento de la fecha del Brexit.

El riesgo de una ruptura sin acuerdo es el que más atemoriza a los inversores

Si este último sería quizás el panorama preferido por los mercados que verían cómo después de años de incertidumbres la temida ruptura podría acabar por evaporarse, el otro, el divorcio sin acuerdo supondría, sin duda, la materialización de las peores pesadillas de los inversores, por sus cuantiosas repercusiones económicas (negativas, obviamente) para la economía británica y, también, para una economía europea que encara este desafío en una posición de preocupante debilidad.

De este modo, a los inversores les queda poco más que moverse con cautela a la espera de un escenario algo más claro. “Desde el punto de vista del inversor, lo aconsejable es mantener la cautela, pues previsiblemente se prolongue en el tiempo la incertidumbre. El mercado podría recibir con alegría que hoy fracasara la moción de censura de Corbyn, pues eliminaría uno de los elementos dilatadores de la incertidumbre. Por otro lado, no vemos inminente que el desenlace sea la salida sin acuerdo y pensamos que desde el Parlamento, e incluso desde el Gobierno, se mantendrá la lucha por evitar esa opción”, sostienen en Macroyield.

En resumen, y a pesar de la agitación del momento, lo cierto es que en el panorama inversor los últimos acontecimientos apenas han supuesto cambio alguno. “Vale la pena recordar que nada fundamental ha cambiado anoche. Lo más sabio que pueden hacer los inversores a corto plazo es nada”, apunta Kelly.