El Banco Santander logró un beneficio neto atribuido de 7.810 millones de euros en 2018, el 18% más que un año antes -más 32% sin el efecto divisa que le ha penalizado-, con el impulso de Brasil y España, ha informado la entidad a la CNMV. El grupo ha cumplido los objetivos de crecimiento que se había marcado y ha destacado que la integración de Popular avanza más rápido de lo previsto. En abril anunciará su nuevo plan estratégico.

Sólo en el cuarto trimestre del año, el grupo ganó 2.068 millones, un 34% más. Así, cerró 2018 con una ratio de capital CET1 fully loaded del 11,30%, mientras que la rentabilidad sobre el capital tangible (RoTE) se elevó hasta el 11,7 % y el RoTE ordinario aumentó hasta el 12,1%.

El margen de intereses se mantuvo estable con un ligero aumento del 0,1% en 34.341 millones; al igual que el bruto, en 48.424 millones, mientras que el neto se elevó ligeramente un 0,7%, hasta los 25.645 millones. La tasa de morosidad cerró a la baja, en el 3,73% frente al 4,08% de diciembre de 2017.

Las comisiones se redujeron un 1%, hasta 11.485 millones; los resultados por operaciones financeras (ROF) aumentaron un 5,5% y permitieron que los ingresos totales se situasen en 48.424 millones, lo que supone un alza del 9% sin efecto divisa, en un ejercicio en el que los costes bajaron un 0,6%, hasta 22.779 millones, y las provisiones ordinarias cayeron un 2,6%, hasta 8.873 millones. La entidad mejora su ratio de eficiencia -menor cuanto más baja- hasta el 47%.

Resultado, por regiones

Según los resultados, en 2018, Europa contribuyó un 52% al resultado del grupo y América, un 48%.

Brasil fue el país que más aportó a los resultados, con un 26% del beneficio ordinario, seguido de España, con un 17%, y el Reino Unido y Santander Consumer Finance (SCF), con un 13% en ambos casos.

En Brasil, el beneficio atribuido aumentó un 2%, hasta 2.605 millones de euros; mientras que en España, impulsada por la integración de Popular, ganó 1.458 millones, un 28% más.

En Reino Unido, el beneficio atribuido cayó un 9%, hasta 1.362 millones de euros, mientras que el de Santander Consumer Finance se incrementó hasta los 1.296 millones de euros.

En México, el beneficio aumentó un 7%, hasta 760 millones; en Chile, el 5%, hasta 614 millones, mientras que en EEUU ganó 552 millones de euros, el 35,3% más.

Santander también ha asegurado que dentro del cumplimiento de los objetivos marcados en su plan estratégico, ha alcanzado un crecimiento a doble dígito del beneficio por acción en 2018, con un incremento del 11,2 %, hasta 0,449 euros.

El valor tangible neto por acción aumentó un 1% en 2018, hasta 4,19 euros, mientras que el dividendo en efectivo por acción se incrementó un 9%, hasta 20 céntimos (sujeto a la aprobación del consejo de administración y la junta de accionistas de 2019).

Un año “excelente”

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha destacado que 2018 “ha sido un año excelente para el grupo”, al completarse “con éxito” su plan estratégico a tres años (2016-2018), y que para lograrlo ha sido “clave” el foco en ganarse la confianza de los clientes y en la transformación digital.

“Gracias a ello, continuamos como uno de los bancos más rentables y eficientes del mundo entre nuestros competidores”, ha dicho Botín, para quien la prioridad de la entidad de aumentar la vinculación de clientes ha sido “fundamental”.

Durante 2018, creció en 2,6 millones los clientes vinculados -aquellos que consideran a Santander su entidad principal- mientras que los digitales aumentaron en 6,6 millones, hasta situarse en 32 millones, según el Santander, que ha explicado que casi un tercio de las ventas totales se realizan actualmente a través de canales digitales.

Botín también ha destacado que Latinoamérica sigue siendo un motor importante de crecimiento del grupo, con buen progreso especialmente en Brasil y México, mientras que en España, la integración de Popular avanza “más rápido de lo previsto”.