Por primera vez, el Gobierno de Pedro Sánchez ha presentado un plan para liberalizar el AVE, es decir, para permitir la entrada de competidores privados y romper el monopolio del tren de Renfe Operadora. Dicho plan ha sido anunciado por la presidenta de Adif, Isabel Pardo, una empresa pública que pertenece al Grupo Fomento. Pardo ha realizado estas declaraciones durante una jornada organizada en Madrid por IE Business School.

“Adif está desarrollando una serie de procesos que facilitarán la entrada de nuevas operadoras en el mercado”, ha reconocido la presidenta del administrador de infraestructuras. “Se está trabajando en un estudio sobre la reorganización del tráfico actual, para que sea posible introducir los servicios de las nuevas empresas ferroviarias, garantizando globalmente la oferta que actualmente se viene prestando por Renfe”. Así, Pardo se ha referido a la firma de “acuerdos marco que garanticen la reserva de capacidad por un periodo de cinco años, que puede ser de duración superior en caso de existencia de compromiso de fuertes inversiones”.

Garantizar inversiones

En otras palabras, las empresas podrían firmar con Fomento o con Renfe un “acuerdo marco” por el cual transportarían viajeros en el mismo trayecto que el operador estatal, y a cambio se comprometerían a realizar inversiones de mantenimiento u otras. La fecha elegida es 2020, coincidiendo con la promulgación del IV Paquete Ferroviario (que no obliga a liberalizar pero sí hace recomendaciones en ese sentido a los Estados Miembros de la Unión Europea).

Isabel Pardo ha destacado que, según, “los análisis realizados por Adif” la liberalización “podría producir, en una primera etapa, un incremento del tráfico que rondaría entre el 30 y el 50%”. El proceso se basaría en el modelo italiano, donde la empresa Ferrari compite con la pública TrenItalia em corredores de alta velocidad desde abril de 2012. “En el caso de Italia, la liberalización del transporte ferroviario de viajeros, que se produjo en 2012, se ha revelado el más emblemático de nuestro entorno y un referente para Adif, con efectos muy beneficiosos para el conjunto del sector”, ha señalado la dirigente. “Así, el mercado de alta velocidad en ese país ha crecido un 80% desde su liberalización hasta 2016, pasando de 38 millones de viajeros a 68”.

El modelo italiano

“España avanzaría hacia un incremento en los índices de uso de de la red de alta velocidad, que es la que presenta un mayor atractivo comercial y donde el ferrocarril es más competitivo que otros modos de transporte. Actualmente, nuestra red se utiliza una quinta parte que en la francesa, y aproximadamente una tercera parte que en la alemana o la italiana”.

En otros pasajes, Isabel Pardo de Vera ha mencionado “la necesidad de maximizar el tráfico y asegurar la calidad y puntualidad del servicio, uno de los principales atributos de la red española de alta velocidad, al tiempo que se contribuye a incrementar la sostenibilidad económica de los administradores ferroviarios”.

La presidenta de Adif ha garantizado que “se consolidará un sistema de cánones por el uso de la red que aporte estabilidad y certidumbre a las empresas”. Igualmente, el administrador sopesa la posibilidad de efectuar la declaración de “línea especializada” para las principales líneas de alta velocidad, lo que daría prioridad a los tráficos que mejor se adapten a un uso más intenso de las mismas, en el conjunto de la longitud de cada una de ellas.

Ana Pastor aparcó el plan

Se trata de la primera vez que el actual Ejecutivo socialista se expresa en esta dirección. Las semanas anteriores el Congreso votó a favor de trasponer el IV Paquete Ferroviario en la legislación nacional. Pero lo de este lunes es un paso más concreto, porque traza un plan para abrir a la competencia privada líneas que son de uso exclusivo de Renfe.

El Gobierno del PP remó en la misma dirección en 2012, cuando la entonces ministra de Fomento Ana Pastor anunció un plan para liberalizar el AVE. En 2015, al comprobar que los grandes operadores ferroviarios europeos (Deutsche Bahn en Alemania, SNCF en Francia) no se movían hacia la liberalización, Fomento aparcó el proceso. Ahora el ministerio que dirige José Luis Ábalos probablemente vuelva a retomarlo y a introducir variaciones.