Economía | Empresas

La compra de Hispasat aviva los recelos del mercado sobre los planes de Red Eléctrica

Los analistas dudan del encaje estratégico de Hispasat y se cuestionan la influencia que ha tenido el Gobierno en la decisión

logo
La compra de Hispasat aviva los recelos del mercado sobre los planes de Red Eléctrica
Oficinas de Red Eléctrica en Sevilla.

Oficinas de Red Eléctrica en Sevilla.

Resumen:

«Ni nos ha obligado nadie ni nos ha dejado de obligar nadie». Los desmentidos de Juan Lasala, consejero delegado de Red Eléctrica de España (REE), a los rumores de que el Gobierno habría forzado a la compañía a adquirir Hispasat apenas se mostraron, este miércoles, eficaces a la hora de despejar los recelos del mercado.

La adquisición del operador de satélites por parte de la empresa que dirige Jordi Sevilla ha generado una avalancha de dudas en torno a las intenciones de Red Eléctrica. Y el papel jugado por el Gobierno en la gestión de la compañía no es la menor.

La opción de que el gestor de la red de transporte del sistema eléctrico español se hiciera con Hispasat ha estado sobre la mesa desde que las intenciones de Atlantia de hacerse con el control de Abertis provocaron la reacción del Gobierno, temeroso de que un negocio estratégico, como la gestión de los satélites, cayera en manos de una empresa extranjera. En esa tesitura, el nombre de REE, cuyo principal accionista es el Estado (controla un 20% del capital a través de la SEPI), no tardó en aparecer como el candidato ideal para tomar las riendas de Hispasat.

Las acciones de Red Eléctrica cayeron este miércoles un 1,6%, pese a que la compra le permite mejorar su Ebitda un 10%

Sin embargo, tras el cambio de Gobierno, acompañado por un cambio en la dirección de Red Eléctrica, la operación parecía haber quedado aparcada, después de que el presidente del grupo, Jordi Sevilla, la calificara como no estratégica el pasado noviembre. Por eso, en cierto modo, el anuncio de la transacción lanzado en la noche del martes ha generado cierta sorpresa entre analistas e inversores. Y no del todo agradable.

«No nos gusta el acuerdo ya que, aunque Hispasat parece ser un negocio razonable, no es un área estratégica (o central) para REE, no hay sinergias con su negocio actual y es difícil ver qué puede aportar REE a Hispasat o viceversa», señalan los analistas de Alantra, quienes agregan a su preocupación que «el acuerdo aumenta el apalancamiento y podría generar preocupación sobre el intervencionismo del gobierno en REE, ya que la motivación del acuerdo parece haber sido mantener una Hispasat española».

Lo cierto es que la compañía eléctrica ha planteado la adquisición como una pieza clave en su objetivo de convertirse en un operador de infraestructuras más diversificado y con menor exposición a los negocios regulados. El impacto positivo sobre su Ebitda (de hasta el 10% según las primeras estimaciones) y beneficios (en torno al 4%) también parece respaldar la compra de Hispasat.

Y sin embargo, los expertos siguen resaltando las múltiples incógnitas que deja una operación que no termina de convencerles y que este miércoles fue acogida en bolsa con caídas por encima del 1,6%.

«Nos cuesta ver la complementariedad de los negocios entre ambas compañías, no vemos sinergias entre las actividades aunque REE tenga una pequeña actividad de telecomunicaciones y creemos que la compañía podría destinar estos recursos a su negocio core«, observan en Ahorro Corporación, donde también consideran que la presencia de la SEPI en el capital del grupo eléctrico ha sido clave en la operación.

La compra del 89% de Hispasat se ha cerrado en unos 949 millones de euros (supone valorar la compañía en 1.058 millones), unas valoraciones que, pese a situarse por debajo de las planteadas con anterioridad, siguen sin convencer al mercado. «No vemos que el precio haya sido particularmente beneficioso para la compañía. Nos sale un PER medio de 2013-2016 de 22 veces frente a las 15 veces de REE», observan en Ahorro, mientras que en Renta 4 subrayan que el precio pagado es superior a la valoración de activos comparables como Eutelsat.

Los expertos de Ahorro creen que REE podría haber destinado el dinero de la operación a su negocio core

REE tiene previsto presentar el próximo 20 de febrero, cuando hará públicos sus resultados de 2018, un nuevo plan estratégico en el que se espera que se aporten respuestas sobre cuál será el encaje estratégico de Hispasat en su negocio. Los expertos reconocen que se trata de una buena compañía, pero con un negocio muy diferente al del gestor de redes eléctricas, con lo que la posibilidad de obtener sinergias es muy limitada.

Con todo esto, los analistas de Sabadell se cuestionan si la compra de Hispasat puede representar una patada hacia adelante de una empresa que se enfrenta a la amenaza de una rebaja en la retribución que puede ser muy nociva para su negocio.

«¿Adquiere REE Hispasat para darle contenido a un plan estratégico a presentar en febrero de 2019 que lo que traía era tendencias negativas en beneficios por los recortes esperados en retribución? ¿Patada hacia adelante? Aunque nos repitamos, reiteramos que nos siguen sin gustar los fundamentales de REE y creemos que el mercado infravalora los recortes en retribución previstos desde 2020, que para nosotros restan hasta un 20% en valoración», advierten.

Todo esto le llega, además, a Red Eléctrica en un momento en que el mercado se muestra especialmente sensible a cualquier desliz, dadas las elevadas valoraciones alcanzadas. Tras escalar más de un 26% en los últimos 11 meses, los títulos de la compañía presidida por Jordi Sevilla han rebasado la mayor parte de los precios objetivos que le otorgan los analistas y cotizan con prima respecto a sus comparables. En esta situación, los consejos de venta sobre la compañía han alcanzado ya niveles históricamente elevados.