Economía | Empresas

El mercado desconfía del futuro de Dia pese a los rumores de 'guerra' de ofertas

Las acciones del grupo español de supermercados se mantienen por debajo del precio ofrecido por LetterOne pese a la posibilidad de contraopas

logo
El mercado desconfía del futuro de Dia pese a los rumores de 'guerra' de ofertas
El mercado mantiene sus dudas sobre Dia pese a los rumores de 'guerra' de ofertas.

Interior de un supermercado La Plaza, del Grupo Dia.

Resumen:

El futuro de Dia sigue siendo incierto. Y cada día que pasa parece enrevesarse un poco más. La compañía de supermercados avanza actualmente bajo la hoja de ruta marcada por su actual consejo de administración dirigido por Borja de la Cierva, para lograr una refinanciación de sus deudas que permita la viabilidad de la compañía mientras comienza a aplicar un nuevo plan estratégico para revitalizar un negocio en horas bajas.

Este proyecto, sin embargo, aparece, a priori, amenazado por los movimientos del principal accionista de la compañía, LetterOne, que lanzó la semana pasada una opa para tomar el control del grupo. El proyecto del brazo inversor del empresario ruso Mikhail Fridman está supeditado a que la actual dirección del grupo renuncie a su intención de ampliar capital en los próximos meses -un requisito impuesto por la banca acreedora para acceder a refinanciar la deuda del grupo.

Ahora, mientras unos y otros entablan conversaciones para tratar de aunar ambos proyectos de salvación, aparecen nuevos actores que amenazan con hacer aún más compleja la historia. Este jueves, el diario Expansión publica que distintos competidores, como Carrefour, Lidl y Sonae estudian la posibilidad de competir con LetterOne, lanzando su propia oferta por Dia.

Pese a subir un 1,59% este jueves, las acciones de Dia cerraron por tercer día seguido por debajo de la oferta de Fridman

Al mismo tiempo, un grupo de accionistas minoritarios de Dia ha anunciado también este jueves su intención de «dar batalla» para hacerse con la compañía.

La sindicatura de accionistas formada por Naturinvest -firma de la familia Bountoux, vinculada a Carrefour-, Pedro Gómez-Pablos Calvo y Altocapital Inversiones, que anunciaron la semana pasada a la CNMV contar con algo más del 3% del capital de la firma de supermercados, han explicado que sus intenciones pasan por lanzar una oferta conciliadora, de forma que todas las partes implicadas (empleados, acreedores, equipo directivo, franquiciados y accionistas minoritarios) «no resulten damnificados de ninguna manera», y que la compañía pueda salir adelante «adecuadamente» reestableciendo su equilibrio patrimonial y aportando los fondos necesarios para la reestructuración de su deuda.

Todos esto se ha plasmado este jueves en continuos movimientos en bolsa de las acciones del Grupo Dia, que en su mejor momento del día llegaron a escalar por encima del 5%, superando los 0,67 euros por acción ofrecidos por Fridman, tras dos sesiones seguidas cerrando por debajo. Sin embargo, al cierre, los títulos de la compañía moderaban sus alzas al 1,59% y se situaban así en los 0,65 euros, evidenciando las dudas que mantiene el mercado sobre una batalla de ofertas que acabe encareciendo la compra.

Los expertos parecen dar más credibilidad a las posibilidades de un movimiento por parte de un grupo competidor. «Tanto en el caso de Carrefour (que fue dueña de Dia y que colocó en bolsa a valoraciones cercanas a 3 euros por acción) como Lidl, entendemos que una operación de este tipo podría tener sentido estratégico, ya que reforzaría su posición en el mercado español frente a Mercadona», explican los analistas de Sabadell.

Los expertos ven sentido al interés de Carrefour o Lidl, pero la presencia de LetterOne en el capital dificulta la operación

Sin embargo, cualquier movimiento de este tipo choca con un obstáculo que se antoja difícil de vencer. La fuerte posición con que cuenta ya LetterOne en el accionariado de Dia. «Entendemos que tampoco será fácil llevar a cabo una operación de este calado dado que L1 es el accionista mayoritario (29% del capital) y siempre ha mantenido su intención de no salir de la compañía, lo que podría dificultar la gestión», añaden en Sabadell.

Con todo, una oferta alternativa a mejores precios podría obligar a Fridman a mover ficha, elevando la suya, ya que para su éxito necesita que sea aceptada por, al menos, la mitad de los inversores a los que va dirigida, es decir, un 35% del capital de Dia.

Sin certezas sobre un movimiento de este tipo, en el mercado se sigue viendo el futuro de Dia en términos binarios, donde no se puede descartar el colapso de la compañía. «En nuestra opinión, Dia permanece en una situación binaria, ya que podría entrar en un procedimiento de insolvencia si no obtiene apoyo para su ampliación de capital, mientras que la oferta de Letterone también arroja dudas sobre la ejecución y el calendario del plan de recapitalización para Dia (también depende de el apoyo de los bancos prestamistas)», observan en Alantra.