El Galaxy Fold de Samsung.

Economía

Así es el Galaxy Fold, el revolucionario móvil plegable que ha presentado Samsung

Este año no ha hecho falta esperar al Mobile World Congress de Barcelona para conocer al nuevo miembro de la familia Galaxy. Samsung ha presentado en sociedad, este mismo miércoles, su nuevo terminal franquicia con el que fortificar su posición dentro de la gama premium de dispositivos.

Es el décimo aniversario de la gama Galaxy, que le ha regalado a Samsung un puesto que ha rozado la hegemonía en el mercado de los móviles hasta que la aparición de los fabricantes chinos ha apretado la pelea.

https://www.youtube.com/watch?v=ISjiJQGJ72o

La gran apuesta para celebrar el cumpleaños de la familia Galaxy es el Galaxy Fold, el primer dispositivo que se dobla de Samsung. La pantalla de 4,8 pulgadas se va hasta las 7 pulgadas cuando abrimos las dos pantallas que, con el uso habitual, están cerradas.

El terminal tiene dos baterías, una detrás de cada uno de los paneles, que trabajan de forma conjunta para dar energía a un dispositivo que marca el camino de por dónde quiere ir Samsung. Es el primer dispositivo de este tipo que comercializa uno de los gigantes de la electrónica.

El gran atractivo del Fold es que se pueden utilizar hasta tres aplicaciones de manera simultánea. La pantalla es capaz de dividirse y permitir el uso de apps como Google Maps, Whatsapp o YouTube a la vez y, sobre todo, que se puedan utilizar de manera cómoda.

El precio, eso sí, va a evitar que se convierta en un teléfono de masas. Para tenerlo en el bolsillo habrá que desembolsar 1.980 dólares, y se empezará a vender desde el 26 de abril, aunque todavía está por ver cuando llegará a España.

Décimo aniversario

Por su parte, el Galaxy S10 es un modelo continuista en cuanto al diseño, pero tiene un par de novedades que sirven para ir un paso más allá de lo propuesto con la generación anterior.

Así, el S10 tiene como principal novedad estética su propio notch. La cámara frontal está colocada en el ángulo superior derecho en un pequeño agujero reducido a lo mínimo, ampliando así el tamaño de una pantalla de la que ya se puede decir que es (casi) infinita de verdad.

Samsung ha querido sorprender presentando hasta tres terminales diferentes, con un dispositivo con prestaciones algo inferiores pero que también rebaja su precio para quedarse por debajo de la barrera de los 1.000 euros que ya está siendo costumbre cuando hablamos de móviles de la más alta gama.

Potencia y memoria

El modelo con más argumentos para conquistar a los más exigentes es el S10. El diseño es similar a su antecesor, aunque la diferencia en la localización de la cámara le da una apariencia bastante novedosa.

El S10 tendrá, como ya es costumbre, al S10+ como hermano mayor. La especificaciones son más o menos similares, pero la versión plus tiene una pantalla de 6,3 pulgadas frente a las 6,1 que presenta la versión estándar. En ambos casos llegarán al bolsillo del usuario con opciones de 6GB y 8GB de memoria RAM, cada una de ellas con 128GB y 512GB de almacenamiento respectivamente. El S10+, además, tendrá una versión con todavía más potencia y más memoria: 12GB de RAM y 1TB de capacidad.

En cuanto a la batería, todo apunta a que todas las versiones tendrán carga rápida inalámbrica y Samsung lleva un tiempo trabajando en un sistema de doble dirección, que permita al teléfono cargar otros dispositivos wearables. En cualquier caso, las dos versiones del S10 tendrán 3.400 y 4.100 mAh de batería, una cantidad que parece algo corta para la opción estándar.

El Galaxy S10 de Samsung.

El Galaxy S10 también tiene incorpora el desbloqueo por huella dactilar en la pantalla SuperAMOLED, una funcionalidad bastante cómoda y que hace bastante rápida la operación

Samsung también se ha sumado a la corriente de hacer un dispositivo más barato para intentar conquistar a aquellos que buscan buenas prestaciones, pero que no están dispuestos a pagar más de 1.000 euros por su móvil.

El Galaxy S10e tiene todas las prestaciones de sus hermanos mayores, pero un poco peores. Una pantalla algo peor, dos cámaras en vez de tres en la parte trasera y pantalla de 5,8 pulgadas. En su interior tendrán un procesador Snapdragon 855 y las opciones en cuanto a memoria y a RAM serán idénticas a las del S10 normal.

¿Los precios? El S10+ se quedará en 999 euros, el S10 normal valdrá 100 euros menos, mientras que la versión más económica, el S10e, costará 749 euros.

Wearables para el deporte

Además de los móviles, que serán los protagonistas, Samsung ha preparado un buen equipo de reparte para apoyarles, enfocado sobre todo en el deporte. Llegarán al mercado dos pulseras de actividad, las Galaxy Fit, así como un nuevo smartwatch y una actualización de los Gear Icon X, bautizados como Galaxy Buds, los auriculares inalámbricos de la compañía surcoreana.

Galaxy Buds.

Los más interesantes serán esos accesorios para escuchar música, que vienen a competir directamente con los AirPods de Apple, todavía pendientes de una actualización dos años después de su aterrizaje en el mercado. La versión anterior, los Gear Icon, eran un buen punto de partida, pero Samsung tiene delante un mercado para conquistar en el que, a la espera de ese nuevo movimiento de su gran rival estadounidense, no hay competencia real.

Comentar ()