Es la tierra de la que nació y en la que conserva una parte importante de sus activos. «Aquí están nuestras raíces», ha asegurado esta mañana el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán en Bilbao durante una conferencia que ha impartido en el fórum de la Universidad de Deusto. En su intervención ha insistido en que la apuesta por permanecer en el País Vasco, donde mantiene su sede social, es firme y prueba de ellos son los planes de inversiones establecido por la compañía para el periodo 2018-2022. En ese quinquenio la actividad prevista por Iberdrola se traduce en un impacto económico de casi 10.000 millones en el País Vasco.

Sánchez Galán ha afirmado que Iberdrola «se enorgullece» de ser vasca y que mantendrá su apuesta por este territorio, «tierra de oportunidades e innovación». Ha situado aquí «buena parte de nuestra perspectiva de futuro» y en particular del proceso de digitalización en marcha. Ha recordado que el centro neurálgico de la digitalización de Iberdrola está ubicado en Larraskitu, un barrio de la capital vizcaína y que es desde ahí desde donde se han iniciado y desarrollado las «redes inteligentes» en las que trabaja Iberdrola.

La compañía genera 14.000 empleos en el País Vasco, donde mantendrá su sede social

Sánchez Galán ha señalado que por el momento se han invertido ya 300 millones de euros en su desarrollo. Actualmente Iberdrola da trabajo en todo el País Vasco a cerca de 14.000 trabajadores

Junto a ello ha recordado que el Plan Estratégico diseñado por la compañía contempla para los próximos cuatro años compras a proveedores por un montante de casi 4.000 millones de euros sólo en Euskadi. También ha recordado que Iberdrola es hoy por hoy una de las empresas que más aporta a las arcas de la hacienda vasca cada año, sólo en el último ejercicio 2018 la compañía abonó alrededor de 700 millones en impuestos a la hacienda vizcaína.