Economía | Empresas

BBVA respira en México: la ley bancaria no se comerá sus 1.200 millones en comisiones

El Gobierno azteca y los bancos han llegado a un acuerdo sobre la regulación de las comisiones que podría aprobarse el 21 de marzo

Edificio BBVA Bancomer en Ciudad de México.

Sede de BBVA en México. EFE

México -el primer mercado de BBVA– y los bancos que operan en la región han llegado a un acuerdo que permite avanzar en una normativa para regular las comisiones bancarias en el país azteca.

La nueva versión del proyecto de ley, que podría aprobarse en el Senado el próximo 21 de marzo, es más benévola para las entidades que el primer borrador, ya que elimina la prohibición generalizada de muchas comisiones que planteaba la propuesta original, según ha señalado un portavoz del senador mexicano Ricardo Monreal en una entrevista a Bloomberg. 

Así, la trascendencia del pacto entre las entidades y la Administración de Andrés Manuel López Obrador que se alcanzó el viernes impulsó la cotización en Bolsa de las entidades y la apreciación del peso. En noviembre, cuando Monreal lanzó su propuesta, las acciones de BBVA sufrieron un severo varapalo. 

La erradicación total de las comisiones hubiera costado al grupo que lidera Carlos Torres Vila cientos de millones de euros. En 2018, la entidad registró en este mercado comisiones netas por importe de más de 1.200 millones de euros, equivale al 17% de los ingresos totales del banco.

Fuentes de BBVA explican que la banca se ha integrado en un grupo de trabajo con el Senado y las autoridades financieras para estudiar mecanismos que puedan resultar en menores comisiones. «Creemos que el mayor uso de tecnologías digitales, una mayor competencia y mayores niveles de transparencia y educación financiera resultarán en menores niveles de comisiones. Prohibirlas no es el camino adecuado ya que esto desincentivaría la inversión en infraestructura bancaria, lo que a su vez impactaría de forma negativa en la bancarización», explica la entidad.

En 2005 las comisiones bancarias en México representaban el 45% de los ingresos de operación de los bancos; en septiembre, el 17%

La nueva versión de la iniciativa de ley promueve que los bancos ofrezcan cuentas gratuitas a los clientes de bajos ingresos, al tiempo que prohíbe el cobro por la extracción de dinero de cajeros.

Monreal, artífice de la propuesta, señaló que “el propósito es disminuir el número de comisiones que actualmente existen en el sistema financiero nacional, beneficiar la transparencia de las prestaciones de servicios que brindan las instituciones de crédito, asegurar una política económica que garantice una justa distribución del ingreso y la riqueza y brindar mayor seguridad a los pequeños actores del sistema financiero”.

México es un mercado clave para BBVA, ya que la mitad de su beneficio procede de ahí. En 2018 ganó 2.384 millones de euros, un 16,1% más que un año antes.  Precisamente, destacó el buen desempeño de las comisiones netas en la región, que presentaron un aumento del 5,1%, por la mayor actividad en fondos de inversión, volumen de transacciones con clientes de banca electrónica y tarjetas de crédito.

Carlos Serrano Herrera, economista en jefe de BBVA Bancomer, publicó hace unas semanas un artículo en el periódico mexicano El Financiero analizando las comisiones que se aplican en el país.

«Mientras en 2005 las comisiones representaban el 45% de los ingresos de operación de los bancos, a septiembre de este año este porcentaje fue de 17%, una reducción considerable que no fue fruto del azar sino de una serie de cambios regulatorios que han fomentado un mayor nivel de competencia (en 2005 había 29 bancos en operación y ahora hay 52) y de esfuerzos del Banco de México, entidad encargada de regular en esta materia», indica el economista.

Herrera añade que «las comisiones en México tampoco son altas frente a las de otros países. Las comisiones como proporción de los ingresos son menores en México que en países avanzados como Alemania, Francia y Estados Unidos o en desarrollo como Chile, Colombia e India. Viendo a un grupo amplio de países, México está a media tabla».

Prohibir el cobro de los servicios constituye un control de precios que invariablemente resulta en restricciones de oferta», dice BBVA

Apunta algunos datos elocuentes. «El costo máximo para una persona física de hacer una transferencia bancaria electrónica entre bancos, es decir un SPEI, uno de los conceptos por los que se propone prohibir el cobro de comisiones, es de ocho pesos (y menos de cinco para la gran mayoría de bancos), que solamente se cobran a la persona que hace el envío, mientras que en el caso de Estados Unidos la mayoría de los bancos cobra 20 dólares (más de 400 pesos) tanto a quien envía como a quien recibe; al menos 50 veces más caro», apunta.

En su opinión, «lo anterior no significa que no exista espacio para que las comisiones bancarias puedan continuar bajando, lo cual es, desde luego, deseable». Pero subraya que «prohibir su cobro no es la mejor forma de lograrlo», ya que «constituye un control de precios lo cual invariablemente resulta en restricciones de oferta».

«Creo que para obtener que las comisiones sigan bajando es necesario lograr mayores ganancias en eficiencia. Ello se puede alcanzar con un mayor uso de tecnologías digitales que ostentan costos sustancialmente más bajos», añade.

«Para ello sería deseable que se puedan seguir cobrando comisiones para el uso de infraestructura física para así incentivar el uso de la digital. Además, se debe seguir fomentando la competencia bancaria y mejorar la educación financiera para que los usuarios puedan tomar mejores decisiones financieras. La iniciativa de ley tiene un buen objetivo, pero podría lograrse mediante otros mecanismos», considera el economista en jefe de BBVA Bancomer,

Comentar ()