El Banco Santander confirma su decidida apuesta por México, a pesar de la incertidumbre generada por la administración de Andrés Manuel López Obrador en torno a la limitación de las comisiones bancarias. Ofrecerá unos 2.600 millones de euros en nuevas acciones del grupo para hacerse con cerca del 25% de su filial azteca que no posee y pasar a controlar íntegramente la entidad, según ha anunciado este viernes.

La entidad ha anunciado su intención de lanzar una oferta para adquirir todas las acciones de Santander México que no son de su propiedad con la entrega de un máximo de 572 millones de títulos del grupo, valorados actualmente en unos 2.560 millones, ha señalado en un hecho relevante a la CNMV.

Botín aprovecha la caída de la acción y lanza una oferta con la que mejorará su capital en torno a 5 puntos básicos, según los analistas

Esta operación mejorará su capital en 5 puntos básicos, según calcula la firma de inversión Alantra, «ya que el grupo optimizará los umbrales de capital y las deducciones regulatorias de las participaciones minoritarias (a pesar de que suman hasta 300 millones de euros de fondo de comercio».

Teniendo en cuenta el tipo de cambio peso-euro y que la oferta se dirige a 1.700 millones de títulos de Santander México, que cerró este jueves a 28,40 pesos, supone ofrecer 48.280 millones de pesos o 2.268,51 millones de euros por ese 25 % de la filial. A esa cantidad se le suma una prima del 14%, que eleva el montante máximo a día de hoy de la compra hasta 55.039,2 millones de pesos o 2.586,10 millones de euros.

Alantra destaca que se trata de una «operación oportunista desde el punto de vista financiero, ya que las acciones de Santander México han tenido un rendimiento inferior al mercado con una caída de más del 30% desde la salida a Bolsa». En este contexto, «Santander está aprovechando para mejorar la asignación de capital hacia una de las unidades más rentables del grupo (ROTE del 20% en 2018) en un marco de bajo riesgo y de neutralidad financiera en términos generales».

El «momento» es el único problema que Alantra detecta, dado que todavía no está cerrada la legislación en México en torno a las comisiones de la banca, impulsada por la administración AMLO. Aun así, Santander no está esperando una mejor ecuación de intercambio de acciones.

El grupo asegura que no tiene intención de excluir a la filial de la bolsa de México ni de la de Nueva York

La oferta es una muestra de la confianza en México del Santander, que ofrece a los accionistas de su filial la oportunidad de canjear sus acciones con la citada prima del 14 % -se eleva al 22% con la media del último mes- o continuar como minoritarios.

El grupo que preside Ana Botín desvela que comprará todas las acciones de quienes acepten la oferta, y asegura que no tiene intención de excluir a la filial de la bolsa de México ni de la de Nueva York.

Los accionistas que acepten la oferta, que se espera esté culminada en la segunda mitad del año, recibirán 0,337 acciones nuevas del Banco Santander por cada título de Santander México y 1,685 ADS de Banco Santander por cada ADS de la filial mexicana.

Se espera que la transacción tenga un retorno sobre la inversión del 14,5%

Si acudiera la totalidad del capital en manos de inversores minoritarios, aproximadamente ese 25%, el grupo tendría que emitir 572 millones de acciones, lo que supondría ampliar un 3,5% su tamaño.

El banco asegura que la operación es consistente con su estrategia de incrementar su peso en mercados en crecimiento y destaca el potencial de crecimiento a largo plazo de su filial mexicana.

La operación, considera la entidad, es beneficiosa para todos los accionistas del Santander porque incrementa el perfil de crecimiento del grupo y su capacidad para generar capital orgánicamente.

Se espera que tenga un retorno sobre la inversión de aproximadamente el 14,5%, que sea neutral en beneficio por acción y que contribuya a mejorar el capital del grupo.

El inicio de la oferta estará sujeto al visto bueno de los reguladores bursátiles, la ausencia de cualquier cambio adverso en la situación financiera o las perspectivas de Santander México, así como a la aprobación en una futura junta general de accionistas.