Economía | Empresas

CCOO amenaza la paz laboral en CaixaBank al descolgarse del acuerdo el ERE

El sindicato con mayor representación en el banco denuncia que una movilidad forzosa de 75 km es dar carta blanca a una purga

logo
CCOO amenaza la paz laboral en CaixaBank al descolgarse del acuerdo el ERE
Protestas de CCOO en la junta general de accionistas de CaixaBank.

Protestas de CCOO en la junta general de accionistas de CaixaBank. CCOO

Resumen:

CCOO, el principal sindicato de CaixaBank, ha rechazado sumarse al principio de acuerdo al que han llegado el grupo y el resto de grupos de representantes de los trabajadores.

Después de cuatro meses de negociaciones, la dirección y los sindicatos han alcanzado esta madrugada un preacuerdo sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que ha presentado la entidad bancaria para 2.157 empleados. El preacuerdo, al que las dos partes han llegado sobre las 03.40 horas de la madrugada, recoge gran parte de las demandas planteadas por los sindicatos, como un incremento de las primas por extinciones y por movilidad forzosa.

Fuentes de CCOO descartan firmar un acuerdo que supone «la purga de la plantilla». Señalan que «CCOO, con el 40,58% de representación, hemos mantenido desde un primer momento que no aceptaríamos ni extinciones forzosas ni movilidad geográfica forzosa».

Según relatan, «el acuerdo que se ha firmado por SECB, UGT, SIB, FEC y CIC precisamente contempla esos puntos: tanto movilidad geográfica forzosa como extinciones forzosas, ya que en el supuesto de no aceptar movilidad geográfica forzosa queda abierta una extinción».

En este sentido, la fuerza mayoritaria asegura que «una movilidad forzosa de 75 km es dar carta blanca a una purga». Explica que «cada extinción puede provocar una movilidad -y otras indirectas- y estamos hablando de 2000 extinciones». Además, añade, «vincular las movilidades al DIM (herramienta que maneja la empresa en base a criterios desconocidos, variables y opacos) y dejar la aplicación en manos de recursos humanos es dejarlo a discreción de la empresa. Y sobre todo, implica una continua amenaza de un traslado forzoso si no se cumplen los retos marcados unilateralmente por la empresa».

En un comunicado, CCOO se compromete a «no firmar un acuerdo en que la plantilla no gana absolutamente nada y que implica pérdida de promoción eliminando la figura de la subdirección, pérdida de expectativas, dificultades para mantener el horario general, quedarse como único empleado en una oficina, un traslado lejos de tu familia».

El sindicato manifiesta que ha intentado hasta el último momento mejorar las condiciones y denuncia que otras fuerzas sindicales se han plegado a otros intereses. «Nos hubiera gustado que se firmara un acuerdo que mejorase las condiciones de la plantilla y no las empeorara. En CCOO lo hemos dicho claro desde el principio de esta negociación, nos hemos mantenido firmes y solos en la mesa, aunque otros intereses han primado sobre los de la plantilla», lamenta.