La crisis de la peste porcina en China sacude al mercado español. El fabricante de envolturas para productos cárnicos Viscofan sufre este miércoles un descalabro en bolsa superior al 7% y lidera las caídas del Ibex 35, en lo que supone su mayor tropiezo desde el pasado octubre. La compañía corta así de forma tajante su buena racha reciente, que le había llevado a remontar hasta un 17% desde finales del pasado ejercicio.

El revés a las acciones de Viscofan se produce después de que la compañía comunicara sus resultados del primer trimestre del año, en el que registró un recorte de su beneficio de hasta el 28%. “El comienzo de año muestra unos volúmenes algo débiles y que se deben en su mayoría a la debilidad en Europa y Asia que contrasta con la fortaleza en Latinoamérica”, observan en Renta 4.

El negocio de la compañía se ha visto afectado en los últimos tiempos por la fuerte competencia, que ha tenido una incidencia notable en los márgenes del grupo. Contra esto, la compañía ha llevado a cabo recientemente una nueva estrategia comercial con la que ha tratado de sortear la guerra de precios. Sin embargo, el aumento de los costes de las materias primas, la energía y los aún elevados costes de su nueva planta en Caseda han seguido mermando la rentabilidad durante estos tres primeros meses.

En este escenario, firmas como Alantra han optado por recortar en hasta un 6% sus estimaciones de Ebitda y beneficio por acción para la compañía en el presente ejercicio, lo que ha también ha dado pie a una reducción del 3% del precio objetivo que le otorga. Y eso a pesar de que la dirección de Viscofan ha mantenido mantenido vigentes sus estimaciones de crecimiento para el presente ejercicio, evidenciando así su confianza en que los costes se normalizarán en los próximos trimestres, los volúmenes de venta se incrementarán y el aumento de los precios permitirá una mejora de los márgenes.

La estrategia de subida de precios de Viscofan no ha logrado evitar una nueva caída de márgenes, por los crecientes costes

Pero es que sobre estas buenas perspectivas pesa la sombra de la crisis porcina en China, que amenaza con lastrar los volúmenes de negocio en los próximos meses. “Creemos que Viscofan tiene el potencial de ofrecer un buen desempeño en los próximos trimestres, aunque la peste porcina africana agrega una capa de incertidumbre al crecimiento de los volúmenes”, confirman en Banco Santander.

Esta inquietud también está presente en el análisis de Renta 4, que resalta que “la fiebre porcina en Asia podría afectar a los volúmenes de la región, siendo el principal foco de incertidumbre para los próximos trimestres”.

La epidemia de peste porcina africana que se ha extendido en China en los últimos meses está teniendo consecuencias devastadoras para el mercado de la carne a nivel global. Aunque la enfermedad es inocua para el ser humano, el brote ha obligado ya al gobierno chino a sacrificar más de un millón de cerdos, según los datos oficiales. Y algunos analistas alertan de que será necesario sacrificar a cientos de millones de cerdos durante los próximos cinco años. Además, tras darse los primeros casos en Europa del Este hay ya informes que alertan de que la epidemia podría alcanzar Estados Unidos y convertirse en un problema global.

Los futuros de la carne de cerdo acumulan una subida próxima al 80% desde que se detectó el brote, el pasado agosto

Esto se ha reflejado en un repunte acelerado de los precios de la carne de cerdo en los mercados financieros, donde los futuros del porcino acumulan avances en torno al 80% desde que se detectaron los primeros casos de la epidemia, el pasado agosto.

Este encarecimiento y las crecientes restricciones al consumo de cerdo, que representa hasta el 50% del consumo de carne en China, supone un golpe evidente a las aspiraciones de Viscofan, que tiene en el gigante asiático una de sus principales fuentes de crecimiento.

Con la caída de este miércoles, la capitalización bursátil de Viscofan se reduce al entorno de los 2.250 millones de euros.