Renfe está teniendo problemas para contratar empleados en Cataluña la primera vez que premiaba por saber catalán: una oferta de empleo para contratar 80 operadores comerciales se ha quedado sin cubrir las plazas ofertadas, algo inédito en los últimos años. Hasta el punto que el fenómeno era el contrario: los aspirantes desbordaban las plazas ofertadas en los concursos, especialmente tras años sin convocarlas por la crisis. Para intentar completar los puestos, la empresa pública ha rebajado en un punto la nota de corte, otra decisión insólita.

En esta ocasión, el operador de trenes estatal pedía por primera vez acreditar nivel C1 de catalán: la Convocatoria de Ingreso de Personal Laboral Fijo en el Grupo Renfe para la cobertua de 80 puestos de Operador Comercial de Ingreso N2 en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Cataluña busca personal destinado a la atención al cliente. No era un requisito obligatorio para poder pasar el corte pero sí daba puntos extra de cara a la nota final. Y de paso se lanzaba a esta región desde el Grupo Fomento tras los días aciagos del conflictivo procés, especialmente en el otoño de 2017.

El idioma catalán no era un requisito obligatorio pero daba puntos

Pero la convocatoria ha fracasado estrepitosamente. De las 80 plazas ofertadas, solo 66 pasaron el corte antes de la última prueba, la entrevista personal. Se inscribieron 1.140. Tras una primera criba en la que entran los que renunciaron o quedaron excluidos por no cumplir los requisitos, fueron admitidas 709 personas. Y de estas, solo 119 certifican el nivel C1 de catalán (un nivel que equivale a haber cursado la ESO en Cataluña). Con todo, este idioma no excluye a los candidatos sino que solo da más puntos. El día del primer examen, celebrado en Barcelona, se presentan 384 personas (siempre hay admitidos que se ausentan). Las pruebas antes de la entrevista final han sido de conocimiento general, un test psicotécnico y la valoración de méritos en base a los estudios, la experiencia y el idioma.

En la web de Renfe se puede encontrar el aviso sobre la rebaja de la nota de corte del examen: «A la vista de los resultados obtenidos en la convocatoria de ámbito de la comunidad autónoma de Cataluña, primera que se resuelve, en la que han resultado aptas 66 personas (…) el Tribunal de las convocatorias acuerda por unanimidad, para garantizar la cobertura de todos los puestos, rebajar en un punto la nota de corte de cada una de las tres pruebas». La empresa «decide también aplicar este acuerdo a la convocatoria de ámbito estatal» como «criterio de homogeneidad».

«A la vista de los resultados»

Y es que simultáneamente a esta oferta, otra similar para el resto de España ha tenido lugar en Madrid. En este caso, Renfe ofertaba 145 plazas. Aquí se inscriben 4.967 personas. Entre exclusiones y renuncias, se presentan al examen 1.933 candidatos y aprueban 404. En estos momentos, tras bajar la nota de corte y antes del último paso (entrevista) quedan 435 aspirantes. Es decir, tres veces más que plazas.

En la misma oferta en Madrid para 145 plazas quedan 435 candidatos

¿Qué ha pasado? En Renfe rehuyen dar una respuesta al elevado número de suspensos y se explica que, tras la rebaja de la nota, quedan 96 candidatos. «Se ofrecían 80 plazas y se inscribieron 1.140. De ellos fueron admitidos 740, los que reunían los requisitos que se pedían. Pero al examen se presentaron 400 y fueron 66 los que superaron las pruebas teóricas, de conocimientos. Como las plazas ofertadas eran 80 se hizo una revisión de las puntuaciones lo que supuso que el número de aprobados subiera a 96, que son los que tienen que hacer la entrevista. Se espera que se cubran las 80 plazas de la oferta».

Este medio ha repreguntado sobre la alteración de las bases de la convocatoria. «No se han alterado las bases de la convocatoria. Se ha modificado la nota para garantizar la cobertura de todos los puestos según un acuerdo del tribunal con el objetivo de fomentar el empleo», indican en el gabinete de prensa de Renfe.

Renfe rehuye dar una explicación al elevado número de suspendidos e inadmitidos

Las fuentes consultadas apuntan a razones variopintas. Que si la catalanización del operador ha hecho aguas, y la prueba es que en Madrid se presentaron por cada plaza ofertada 34 candidatos frente a 14 por puesto en Cataluña (y además no había que pagar tasas del examen); que si ha habido falta de difusión de la oferta; que si el requisito del catalán ha causado mella; que si… De momento la compañía estatal calla y los problemas de Renfe para contratar en esta región son una incógnita.