Economía

Wall Street sufre su mayor revés desde enero ante el resurgir de la guerra comercial

El temor se extiende por los mercados ante el intercambio de aranceles entre Estados Unidos y China, que vuelve a amenazar la economía global

logo
Wall Street sufre su mayor revés desde enero ante el resurgir de la guerra comercial
Operadores de bolsa en Wall Street.

Operadores de bolsa en Wall Street. EFE

Resumen:

La sombra de la guerra comercial vuelve a eclipsar los mercados financieros mundiales. El intercambio de aranceles entre Estados Unidos y China en los últimos días ha resquebrajado la confianza inversora en un próximo acuerdo y han vuelto a poner a la incertidumbre a regir el rumbo de los mercados.

Después de que la Administración del presidente estadounidense Donald Trump gravara el pasado viernes con una tarifa del 25% productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares, el Gobierno chino ha respondido este lunes con el anuncio de aranceles sobre productos de Estados Unidos valorados en 60.000 millones de euros.

La reacción de los mercados evidencia la inquietud con la que los inversores observan la situación. Wall Street ha registrado en la jornada recortes que han rozado el 2,5%, un castigo sin parangón desde el pasado 3 de enero, y han arrastrado al conjunto de las bolsas mundiales al que se ha convertido en su peor día del año. «Para los mercados financieros mundiales, esta es una inyección no deseada de más incertidumbre, cuando las expectativas de crecimiento económico mundial ya son débiles», observa Kim Catechis, gestor de Martin Currie, filial de Legg Mason.

El intercambio de aranceles entre EEUU y China resquebraja la confianza en un próximo pacto comercial entre ambos países

Grandes compañías estadounidenses con importantes intereses en el mercado chino, como Apple, Caterpillar o Boeing han sufrido el golpe de la incertidumbre con caídas que han llegado a rebasar la barrera del 5%. El sector tecnológico destaca en el lado de los recortes: Nvidia, Tesla, Netflix o Amazon firman recortes entre el 6,2 y el 3,5%.

Los expertos consideran que los últimos acontecimientos representan un jarro de agua fría para un mercado que había asumido que una tregua comercial tendría lugar antes del verano.

«Con la vista puesta en las elecciones de 2020, Trump parece estar preparado para arriesgar más daños a su base de votantes, a cambio de parecer fuerte en las negociaciones comerciales, lo que significa que seguirá exigiendo a China lo imposible. Xi está decidido a resistir y acelerará el desarrollo de otros mercados de exportación», añade Catechis.

El alivio de las tensiones comerciales había sido una de las claves que había permitido a las bolsas mundiales superar las tensiones que las azotaron a finales de 2018 y registrar un primer tramo de 2019 muy positivo. Ahora, sin embargo, el resurgir de los miedos amenaza con echar por tierra una confianza que, según señalan los expertos de Bank of America Merrill Lynch, ha sido clave en la incipiente mejora del clima económico internacional.

Aunque aún prima la sensación de que los movimientos de uno y otro gobierno forman parte de una estrategia de negociación tendente a buscar un acuerdo más favorable a sus respectivos intereses, entre los analistas preocupa que el auge de las incertidumbres vuelva a congelar el comercio y a aplazar decisiones de inversión, refrenando de nuevo una economía ya de por sí muy debilitada. Los cálculos de Axa IM hablan de un daño de entre 0,25 y 0,5 puntos porcentuales sobre el crecimiento del PIB de Estados Unidos en dos años y de hasta el 1,5% -si los aranceles se extendieran al total de sus exportaciones- para China. Y Bank of America advierte de que, en un caso de guerra comercial total, son muchas las probabilidades de que Europa caiga en recesión.

Esta perspectiva llega, además, con Wall Street cerca de máximos históricos y las bolsas europeas habiendo firmado un espectacular inicio de 2019. Desde que Trump anunció la semana pasada su intención de aplicar una subida de tarifas a las importaciones de productos chinos, las ventas se han ido intensificando en los mercados internacionales.

El Ibex ha perdido ya un 5,5% desde el inicio de mayo y se sitúa en sus niveles más bajos en tres meses

Sin duda, el mercado estadounidense y el chino han llevado la peor parte. En Wall Street es el índice Nasdaq el que, con sus caídas superiores al 3% en la jornada de este lunes, acumula un descalabro del 6,6% en solo seis sesiones, mientras que en China, el índice Shanghai Composite ha restado más de un 5,5% en ese periodo. Para el Stoxx 600 europeo, las pérdidas alcanzan ya el 4,5%, similares a las que ha registrado el Nikkei japonés. Para las bolsas emergentes, medidas por el índice Ftse Emerging Markets las caídas rozan ya el 6%.

En este escenario, la bolsa española no ha podido esquivar la incertidumbre. El Ibex 35 ha cerrado en negativo siete de las últimas ocho jornadas y se mueve ya en sus niveles más bajos en tres meses, al filo de los 9.000 puntos. Este lunes ha perdido cerca de un 0,8% y agrava al 5,5% sus pérdidas en el mes de mayo. Sectores como el de las materias primas, con ArcelorMittal cayendo alrededor de un 5%, o el de automoción -especialmente amenazado por el auge de las tarifas-, en el que Cie Automotive perdiendo un 4% en la jornada, se encuentran entre los principales damnificados de un escenario que amenaza con prolongar la incertidumbre sobre los parqués por un periodo amplio.

Sobre todo porque, con la Fed habiendo frenado la fase de endurecimiento de la política monetaria, Trump podría creer que el endurecimiento de su postura sobre el acuerdo comercial con China no tendrá un efecto tan gravoso sobre los mercados financieros como a finales del año pasado.