La alcaldesa de Madrid Carmena quiere reunir a los grupos políticos de la oposición este martes para sondear la opción de un Pleno Extraordinario el jueves, esto es, a tres días de las elecciones municipales. El motivo es aprobar de manera muy urgente el último informe devuelto por la Comunidad este lunes -el informe de impacto medioambiental- relativo a la Operación Chamartín, la transformación urbanística del norte capitalino rebautizada como Madrid Nuevo Norte con 10.500 viviendas y un gran centro financiero, todo ello sobre un terreno edificable de 2,6 millones de metros cuadrados. «Mi voluntad», ha resaltado la regidora, «está en hacer todo lo posible porque sería maravilloso que se pudiera aprobar, pensar que tantos años sin que realmente se haya resuelto una planificación necesaria en el norte de Madrid».

Sin embargo, hay mucha extrañeza con las prisas del equipo de Gobierno para desatascar in extremis el proyecto iniciado hace 26 años: el Pleno extraordinario no supone la luz verde definitiva para Madrid Nuevo Norte, sino que solo dará una aprobación provisional. Después tendrá que remitir la operación a la Dirección General de Urbanismo y Suelo de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que es lo mismo que decir que se lo enviará a la Comunidad de Madrid.

De aprobarse el informe, la pelota estaría sobre la Consejería de Medio Ambiente

Será el Ejecutivo autonómico el que apruebe definitivamente el plan. De ahí saldrá un informe que pasará por la Comisión de Urbanismo y de ahí al Consejo de Gobierno. Y todo esto no podrá hacerlo en ningún caso en lo que queda de legislatura. El domingo son las elecciones autonómicas, además de las locales.

Así lo confirman todas las partes consultadas, ayuntamiento incluido. «No tiene sentido la urgencia. Es ridículo», señala una parte. «Después la pelota vuelve a la Comunidad de Madrid. Y la Región puede cambiar de color político tres días después del hipotético Pleno. Ciudadanos, por ejemplo, ha dicho que la va a cambiar. Unidad Podemos ha dicho que la va a paralizar. ¿Para qué tanta premura?», se pregunta esta persona.

La región puede cambiar de color político tras este trámite. No tiene sentido»

El domingo Carmena, que a sus 75 años disputa como favorita la reelección bajo la marca de Más Madrid, indicó que era «imposible» aprobar Nuevo Norte. En 24 horas la alcaldesa cambió radicalmente de parecer. El lunes el ayuntamiento recibió el informe de impacto medioambiental de la Comunidad, según adelantó El Mundo: un documento de 135 páginas que analizan en estos momentos los técnicos municipales. La idea de la alcaldesa es convocar una reunión informativa para explorar si cuenta con los votos favorables en el Pleno Extraordinario que convocaría el jueves; antes, el miércoles, tendría que reunirse la Comisión de Desarrollo Urbano Sostenible.

Martínez-Almeida mete prisa

La regidora ha atacado al Gobierno autonómico: «Parecería, no quiero decirlo, que no quieren que lo aprobemos». Por el contrario, el rival de Carmena José Luis Martínez-Almeida, del PP, ha acuciado a la alcaldesa a ir rápido: «Ya hemos expuesto nuestra opinión sobre Madrid Nuevo Norte. Emplazamos a la alcaldesa a cumplir con su compromiso», ha exhortado Martínez-Almeida. «Emplazamos a cerrar esta cuestión antes de que acabe la legislatura»

Carlos Sánchez Mato, que disputa la alcaldía a la izquierda con Carmena y ha hecho de la Operación Chamartín uno de sus arietes electorales, ha advertido que «Carmena va a intentar lo que ni siquiera hizo Ana Botella». Botella diseñó un proyecto con más de 17.000 viviendas pero no llevó su aprobación al Pleno. En el PSOE, cuyo candidato Pepu Hernández aboga por «revisar» la operación para construir más vivienda social, están a la espera de la reunión informativa. Sea como fuere, Madrid Nuevo Norte no estará definitivamente aprobado este jueves.