ING cambia radicalmente su política comercial en España para adaptarse a un entorno de mercado con tipos de interés en mínimos históricos y con pocos visos de cambiar a corto plazo.

El banco naranja da un paso al frente para decir en voz alta una realidad dolorosa en el sector financiero: «En España hay 800.000 millones en depósitos sin remunerar que pierden poder adquisitivo por la inflación». En este contexto, el grupo líder online anima a sus clientes a mover el dinero que tienen en la Cuenta y el Depósito Naranja al nuevo producto que acaba de estrenar: Inversión Naranja+.

El consejero delegado de ING, César González Bueno, ha reconocido que «los 27.000 millones de euros que los clientes tienen en cuentas y depósitos no son rentables y pierden valor por la inflación». Ha subrayado que ING pondrá «énfasis en la comercialización de Inversión Naranja+» y admite que habrá «canibalización con otros productos». González Bueno puntualiza que no todo el dinero colocado en productos de ahorro a plazo y a la vista debería moverse, pero sí una buena parte, el que está paralizado a largo plazo. Y añade: «Hay que conseguir que los ahorradores sean inversores para democratizar la inversión».

Señala que 10.000 euros depositados en una cuenta o en un depósito a un año han perdido el 18% de su valor en los últimos 16 años

La nueva apuesta de ING sigue una estrategia de inversión basada en tres pilares – largo plazo, diversificación y gestión pasiva a través de fondos índice y ETF–.  Además, impulsa un modelo de relación que, por un lado, ayuda a elegir la mejor opción de inversión según el perfil de cada cliente y ofrece siete carteras constituidas en función del nivel de riesgo. El coste del producto, incluyendo todas las comisiones, es del 0,99%.

Jan Van Sande, Director de Ahorro e Inversión de ING España, señala que “para la mayor parte de los españoles invertir es una decisión difícil que produce mucha incertidumbre». Por ello, añade, ING ha optado por «productos sencillos y transparentes, al alcance de todos -no hay un mínimo de inversión-, que permite a los clientes tener exposición a los principales mercados del mundo para beneficiarse del crecimiento de la economía mundial en el largo plazo”.

Ofrece carteras que invierten en fondos indexados y ETF, en función del perfil de riesgo del cliente, con una comisión del 0,99%

La entidad, con 3,6 millones de clientes, pone el foco en el asesoramiento personalizado y en la educación financiera, y apalancándose en productos de gestión pasiva carga comisiones comeidas. De hecho, como reclamo de Inversión Naranja+, asegura que los clientes pueden ahorrar casi 3.400 euros en comisiones en siete años, según una simulación realizada a partir de una inversión de 50.000 euros en una cartera que invierta 50% en Bolsa y 50% en deuda.

ING, para animar a sus clientes a traspasar su dinero desde productos de ahorro a productos de inversión, destaca varios datos elocuentes y desmonta falsas creencias en torno al mundo de la inversión.

Falsas creencias

Francisco Quintana, director de Estrategia e Inversión de ING España, manifiesta que en contra de lo que comúnmente se cree, mantener los ahorros en la cuenta corriente, en lugar de hacer que el dinero esté más seguro evitando su pérdida, provoca el efecto contrario. «Debido a la inflación, los ahorros pierden valor de forma constante a lo largo del tiempo. Por ejemplo, 10.000 euros depositados en una cuenta o en un depósito a un año han perdido el 18% de su valor en los últimos 16 años. De este modo, el dinero en la cuenta pierde valor constantemente», lamenta el ejecutivo.

Por otro lado, ING indica que es erróneo pensar que solo se puede invertir siguiendo las recomendaciones de los expertos. «El 98,5% de los fondos globales de gestión activa no logran batir al índice global en 10 años, por lo que es preferible optar por la gestión pasiva e invertir directamente en índices. Además, hay que tener en cuenta que la gestión activa implica también comisiones mayores que lastran la rentabilidad final de la inversión», asegura Quintana.

ING apuesta por «democratizar la inversión», ofreciendo un producto que da acceso a cualquier activo del mundo

Además, explican que los datos de entradas y salidas netas del Ibex 35 desde 2013 demuestran que la mayoría de los inversores no acertaron con el momento más adecuado de su inversión. Es decir, compraron caro y vendieron barato. «Por ello, lo más recomendable es invertir en el largo plazo sin tomar decisiones puntuales ante los vaivenes inevitables del mercado», opina el directivo.

Subraya que otra de las grandes convicciones es que invertir en Bolsa es arriesgado. «Es otra falsedad dado que, en el largo plazo, el riesgo de pérdida desaparece casi por completo cuando se invierte a través de índices globales», apunta. «Nunca nadie en periodos de 10 años ha perdido dinero invirtiendo en el índice global MSCI o en otros índices. Tomando como referencia el periodo de entre 1987 y 2018, a partir de 10 años, incluso entrando y saliendo en el peor momento, se logran beneficios», asegura.

Otro aspecto clave son las comisiones. «De media, los fondos de Bolsa mixta aplican una comisión media del 2,05% por lo que lastran la rentabilidad. Frente a esta tasa, Inversión Naranja+ carga una comisión del 0,99%», indica.