Los mercados vivieron este lunes su particular jornada de reflexión. Tras la celebración de las elecciones regionales en España y al Parlamento Europeo, llegó el momento de que analistas e inversores ajustaran su visión del escenario a los resultados de los distintos comicios y lo cierto es que lo que vieron no pareció disgustarles.

Tanto bolsas como bonos experimentaron una sesión de ganancias generalizas que, aunque modestas, evidenciaron que para muchos el balance electoral había sido positivo. En las semanas precedentes, la mayor atención había estado centrado en las elecciones europeas y el previsible incremento de los partidos de corte populista y antieuropeo, observados como una amenaza para la evolución política de la unión.

Y lo cierto es que partidos como la Liga, de Matteo Salvini; o el Frente Nacional, de Matteo Salvini cosecharon victorias reseñables en sus respectivos países, que encabezaron el tirón de un populismo que también se mostró fuerte en países como Polonia o Hungría, pero que, sin embargo, quedó lejos de las expectativas generadas en los últimos meses, gracias al tirón de los verdes y los liberales, que compensaron el retroceso de los grandes grupos tradicionales, democristianos y socialdemócratas.

El resultado de los partidos euroescépticos, por debajo de las previsiones, alivia el temor a un bloqueo de las políticas europeas

«De este modo, el resultado es un Parlamento proeuropeo más fragmentado, en el que liberales y verdes han elevado su presencia, al igual que los partidos populistas y nacionalistas, pero estos últimos en menor medida de lo esperado. Por tanto, y a pesar que puede ser más complicado seguir avanzando en las reformas estructurales que necesita la UE para consolidarse, ya que serán más los partidos y las tendencias políticas las que deberán ponerse de acuerdo, creemos que los mercados recibirán los resultados con alivio y, por tanto, con alzas», explicaba Juan José Fernández-Figares, director de Análisis de Link Securities.

El alivio de los inversores al comprobar que los grupos euroescépticos no podrán alcanzar una mayoría capaz de bloquear las reformas y avances en las políticas de la Unión dejó entre sus consecuencias más evidentes una reducción generalizada de los costes de la deuda en los países europeos. El movimiento más notorio fue el de Grecia, donde el interés del bono a 10 años recortó hasta 20 puntos básicos, ante la perspectiva de que el gobierno de Alexis Tsipras esté próximo a su fin, tras su dura derrota de este domingo.

La cara opuesta la representó Italia, donde el interés del bono escaló 11 puntos básicos, hasta el 2,66%, mientras los analistas asumen que la fortaleza de la Liga y del resto de fuerzas de la derecha podría forzar una próxima crisis de gobierno y un anticipo electoral, para romper el pacto con el Movimiento 5 Estrellas y formar un ejecutivo más homogéneo.

En el resto de países, aunque más modestos, primaron los descensos de intereses, una tónica generalizada que permitió a España rebajar los costes de su deuda a un nuevo mínimo histórico. El interés del bono a 10 años ha llegado a rondar este lunes niveles inferiores al 0,8%, más de 60 puntos por debajo del 1,42% al que abrió el año.

La caída de Podemos, «una buena noticia»

En la evolución del mercado español, donde también resaltó el repunte del 0,46% que registró el Ibex 35, también tuvieron cierta incidencia los resultados de las elecciones locales de este domingo, en las que los analistas quisieron buscar pistas sobre la gobernabilidad del país.

En este sentido, los analistas de Alantra consideraron ligeramente positivo el balance electoral por diversas razones. Principalmente consideran «una buena noticia» el colapso de Podemos, ya que, consideran «reduce las posibilidades de que entren en un gobierno de coalición con el PSOE a nivel nacional», lo que habría implicado «políticas más populares y de izquierda y menos amigables para el mercado y la economía».

Alantra defiende que la victoria del centro-derecha en Madrid evitará una subida de impuestos negativa para la economía

Asimismo, la firma de inversión observa que «el hecho de que el centro-derecha mantenga Madrid también es una buena noticia, ya que un gobierno del PSOE habría elevado enormemente los impuestos en la región más rica de España y esto habría tenido impacto negativo en el crecimiento».

Alvise Lennkh, analista de Scope Ratings, también pone el foco sobre el hecho de que el PSOE acudirá a las probables negociaciones que mantenga con Podemos para formar gobierno en una posición mucho más reforzada tras la votación de este domingo. Además, observa, los resultados podrían abrirle una alternativa al Gobierno de Pedro Sánchez, dado que «el pobre resultado de Ciudadanos concede efectivamente la dirección de la oposición al conservador Partido Popular, lo que, sin embargo, puede aumentar la presión sobre Ciudadanos para que no cierre todas las puertas a la participación en un gobierno de coalición».