Economía | Empresas

El Gobierno refuerza su control sobre la compra de empresas de REE y Enagás

logo
El Gobierno refuerza su control sobre la compra de empresas de REE y Enagás
El presidente de Enagás, Antonio Llardén, y la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, y la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. ep

Resumen:

El Gobierno quiere ampliar su control sobre las adquisiciones de compañías que realizan los grupos encargados de gestionar los sistemas eléctrico y de gas en España. El Ministerio para la Transición Ecológica maniobra para poder reforzar la vigilancia previa de las operaciones de expansión mediante compras tanto de Red Eléctrica de España (REE) y de Enagás.

La legislación actual ya obliga a REE y a Enagás, como operadores de los mercados eléctrico y gasista y también como gestores de las respectivas redes de transporte de luz y gas, a informar previamente al Gobierno de todas sus operaciones de compra de otras sociedades. Una obligación que sólo afectada a las adquisiciones realizadas específicamente por las compañías encargadas de estas funciones.

El Ministerio por la Transición Ecológica, que trabaja en la que será la futura Ley de Cambio Climático, pretende ampliar esa labor de supervisión a todas las operaciones corporativas que ejecuten también las empresas matrices de REE y Enagás, y no sólo a las sociedades encargadas de las actividades energéticas reguladas.

Y lo hace justo después de que ambas compañías estén creciendo con grandes adquisiciones. Red Eléctrica acaba de cerrar la adquisición del grupo de satélites de Hispasat por casi 949 millones de euros, y ahora busca un socio al que ceder una parte minoritaria del capital del grupo. Y Enagás ha entrado en el capital en la estadounidense Tallgrass Energy junto a los gigantes Blackstone y GIC.

Tanto Red Eléctrica como Enagás cuentan actualmente con una estructura corporativa de holding, con una empresa matriz que sirve de paraguas. Red Eléctrica Corporación las sociedades encargadas de gestionar la red de alta tensión, gestor del sistema eléctrico y otras múltiples empresas con las que desarrolla su entrada de lleno en el sector de telecomunicaciones (tras la compra de la compañía de satélites Hispasat) o su expansión internacional.

Y Enagás S.A. ejerce como matriz bajo la que se encuentran varias compañías, la que controla la red de gasoductos españoles, el gestor técnico del sistema gasista, la que agrupa las participaciones en compañías internacionales y un batallón de filiales más locales y de otras actividades.

Según se recoge en una nueva versión modificada del proyecto de Ley de Cambio Climático, que de momento sigue siendo un documento de trabajo susceptible de más cambios, el Ejecutivo quiere que no sean sólo concretamente las empresas encargadas de actividades reguladas las que tengan que informar previamente al Ministerio, sino también sus matrices.

“Se deberán comunicar igualmente las adquisiciones que realicen las sociedades matrices de los grupos de sociedades designadas como gestor de la red de transporte de electricidad y gas natural, así como cualesquiera otras sociedades que formen parte de dichos grupos”, es la nueva redacción que prepara el Gobierno para retocar la Ley 3/2013 de creación de la CNMC. Un cambio legislativo que se incluye en una disposición final del nuevo borrador de Ley de Cambio Climático, al que ha tenido acceso El Independiente.

La nueva medida, la de ampliar el control sobre las adquisiciones de los grupos de REE y de Enagás, que el departamento dirigido por Teresa Ribera justifica por su “posible impacto en la seguridad de suministro de los sistemas gasista y eléctrico” y lo hace con el objetivo de “reforzar la obligación de informar al órgano competente”. Y es que el Ministerio pretende que ninguno de los nuevos negocios en los que entran ambas compañías puedan tener impacto alguno en us actividades críticas reguladas.